A lo largo de la historia de la humanidad, el ser humano ha mostrado una alta capacidad de resiliencia y supervivencia que le han puesto en posiciones de ventaja ante escenarios adversos, pero nunca había enfrentado una crisis de proporciones globales bajo la influencia de los medios digitales y la tecnología.

La batalla contra la pandemia que actualmente seguimos librando tiene varios frentes, potenciados a gran escala por las redes sociales, la infodemia y la incapacidad de los gobiernos para regular todo lo que llega desde y hacia el ciberespacio.

Los múltiples esfuerzos a nivel local, regional y global por mitigar el impacto del Covid en la sociedad actual parecieran escasos ante la sobreabundancia de información, los intentos premeditados de difundir información imprecisa, engañosa o manipulada con el objetivo de privilegiar agendas políticas más que de salud pública.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La mala calidad de la información que se difunde, incluso desde los púlpitos presidenciales a lo largo y ancho del planeta, así como la desinformación de segmentos marginados y altamente vulnerables de la población, en definitiva, pueden socavar el estado de bienestar de la población en su conjunto y poner en riesgo esfuerzos serios y contundentes para poner fin a una de las crisis más profundas y multicausales que ha vivido la humanidad.

Los movimientos anti vacunas, anti confinamiento, anti cubrebocas y anti restriciones parecen alimentarse de la falta de certidumbre en las políticas locales y las estrategias económicas, pero sobre todo de la desinformación.

Ante un panorama por demás estresante y poco alentador, la población global ha disminuido considerablemente su nivel de confianza en los liderazgos que además de hacer frente a los riesgos sanitarios deben garantizar el acceso a condiciones óptimas que permitan la reactivación económica, la recuperación del desarrollo humano y el acceso a información fidedigna, precisa y actualizada que conlleve la promoción de estrategias de vacunación eficaces, medidas preventivas sostenibles y esquemas sustentables bajo esquemas de bienestar integral que eviten que el el virus seguirá prosperando.

Es una realidad que tanto la desinformación como la difusión de noticias falsas polarizan a la ciudadanía digital y acalora el debate sobre las estrategias y escenarios anti Covid; dispersando discursos de odio, profundizando la discriminación y aumentando las posibilidades de violencia y conflictos asociados a violaciones a los derechos humanos que generarán daños al tejido social, a los procesos democráticos post pandemia y retrasarán el desarrollo y la recuperación económica.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Bajo este escenario, es urgente que los gobiernos desarrollen estrategias para combatir la otra pandemia, aquella que viene acompañada de información falsa y manipulada sin censurar ni violentar el derecho a la expresión ni al acceso a la información.

Debido al gran avance en los procesos de transformación digital y desarrollo de tecnologías de la información, es urgente cambiar el enfoque de los discursos oficiales respecto a las medidas que se implementarán como parte de la transición hacia la era post pandemia en la que la coordinación entre la sociedad civil, los organismos internacionales especializados y los gobiernos tomen acción y responsabilidad respecto a la difusión que agregue valor promoviendo esquemas de comunicación asertiva, efectiva y empática, con enfoques precisos y confiables basados puramente en los hallazgos científicos y quitando el sesgo de los intereses políticos, clientelares, populistas y/o partidistas.

Combatir la desinformación y la difusión de noticias tendenciosas y falsas ayudará a fortalecer la resiliencia y las soluciones propuestas para regresos planeados, verdaderamente ordenados y congruentes tanto a las aulas como a los centros de trabajo.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Inclusión financiera contra el fraude
Por

Acortar la brecha de inclusión financiera es indispensable para generar beneficios de acceso y uso de herramientas digit...