El diseño nos diseña. Esta es la premisa del diseño ontológico; un concepto que contempla como el diseño de nuestro ambiente y nuestros procesos influencian nuestras acciones y nuestro comportamiento. El filósofo canadiense Marshall McLuhan decía que “nos convertimos en lo que contemplamos. Damos forma a nuestras herramientas y luego nuestras herramientas nos forman.”

Nuestras herramientas tienen la capacidad de moldearnos como personas y sociedad no solamente en el uso de tecnología sino también en nuestras relaciones interpersonales, acciones, hábitos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno. De hecho tenemos la responsabilidad de diseñar las experiencias que queremos cultivar en nuestra organización y la sociedad. Cuando miramos al mundo alrededor, ¿vemos sistemas y procesos tejidos al servicio del ser humano, de las organizaciones y de la sociedad?

Reflexionando sobre el concepto de McLuhan y las herramientas que moldeen las actividades de la persona y organización, ¿cómo lograremos que estos procesos sean positivos en el año 2022? ¿Cómo podemos diseñar sistemas flexibles al servicio de las necesidades de nuestros stakeholders en un mundo en constante cambio? Existen unos fundamentos del diseño ontológico que no sólo caracteriza el diseño subjetivo sino también una organización innovadora con relevancia para sus miembros y su mercado.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

EMPATÍA. El diseño ontológico se trata de una experiencia cognitiva y de percepción; es decir, cómo cada persona entiende su mundo. La empatía es un ejercicio mental constante de reflexión, creatividad, juicio e intuición. Podemos diseñar mejores sistemas cuando compartimos experiencias – y puntos de vista – diversos y subjetivos.

CONCEPTOS DE DISEÑO. El diseño ontológico no es solamente un tema estético o ergonómico. Sin embargo, como en el “Design Thinking”, el diseño ontológico se basa en principios de diseño. Conocer los conceptos relacionados con el diseño es imprescindible para desarrollar un proyecto de diseño ontológico y diseñar experiencias subjetivas.

VISIÓN Y CLARIDAD. Nuestra realidad es personalizada de acuerdo a nuestras propias experiencias, valores y conocimientos. Es importante, entonces, dejar clara la visión del proyecto (y las metas organizacionales) para dar espacio a la complejidad y personalización inherente en el diseño ontológico.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

FLEXIBILIDAD. Una visión clara es importante para dejar que otros aspectos de diseño – y procesos de diseño – tengan flexibilidad. Cuando algo no funciona, es simplemente una oportunidad de diseñar algo mejor. Un aspecto clave del diseño ontológico es la estructura social y las relaciones interpersonales. La flexibilidad y las oportunidades de experimentar dentro de espacios de juego, de interacción y creación, y de áreas verdes resultan en diseños que responden a, y afectan, cambios en sistemas y comportamientos.

Podemos considerar el diseño como un guión para crear experiencias subjetivas para miembros dentro y fuera de nuestra organización. Experiencias que, poco a poco, impactan la cultura, los hábitos y los stakeholders de nuestra organización. En 1986, los filósofos Winograd y Flores explicaron que el diseño ontológico implica preguntar no solo lo que podemos construir sino comprometernos con un discurso filosófico sobre uno mismo – lo que podemos hacer y lo que podemos ser. Efectivamente, el diseño nos diseña y esto presenta una gran oportunidad para las empresas innovadoras y los innovadores en el año 2022.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ClarkEsther

Blog: Hipona Consulting

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Hijos pródigos en la empresa familiar?
Por

¿Cómo hacer para identificar si existe un hijo pródigo en potencia en nuestra empresa familiar? Hay cinco síntomas que l...