Este es un periodo difícil para las empresas. Muchas de ellas han enfrentado retos significativos durante los últimos meses. Debido a la pandemia, y de la noche a la mañana, todas las organizaciones del mundo tuvieron que empezar a pensar en su cultura.

Se vieron forzadas a enfrentar algo que simplemente no era obvio para la mayoría de sus líderes: la cultura y la conexión pueden sentirse como elementos adicionales que son agradables tener en tiempos normales, pero que son esenciales en tiempos difíciles. Esto es especialmente cierto para pequeños negocios y compañías en México y Latinoamérica que cuentan con muchos empleados de primera línea y que ahora deben planear para el presente, pero también para lo que sigue.

En este contexto, la tecnología puede ser usada para unir a decenas de miles de empleados de manera virtual, de un día para otro con pocos o ningún problema: sin fricciones, y de manera rápida y segura.

Para esto se han usado diferentes alternativas de comunicación durante los últimos cuatro o cinco años, pero el enfoque principal de estas plataformas estaba en convertirse en un lugar para descubrir y compartir información. Eran espacios para conectar con colegas y ponerse al día con las noticias que eran importantes para todos.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Y cuando las compañías experimentaron la magia de estar conectadas, entendieron el beneficio de inmediato. Una vez que “hizo clic”, no había vuelta atrás. Pero no fue fácil. ¿Cómo explicas el poder de una organización conectada a los líderes de TI y a los CEOs que nunca lo han experimentado? 99% de las compañías no quieren hablar de conexión, quieren hablar de retorno de inversión.

Pero la pandemia cambió esto, y puedo decirles por qué: la Cultura es la receta ganadora para el éxito de una compañía en el mundo remoto post pandemia. Cuando las cosas cambian para mal, no serán tus accionistas, ni tus procesos, ni tu tecnología, ni siquiera tus clientes quienes te ayuden a superar la adversidad. Será tu gente.

¿Por qué es tan importante la experiencia laboral a través de la tecnología? Es importante porque las personas están en el centro de las compañías. Son ellas las que están en la primera línea hablando con los clientes, quienes crean los productos, quienes se aseguran de que la compañía funcione. Y con el cambio repentino al trabajo remoto, mantener a los empleados felices, conectados y motivados se ha convertido en la mayor prioridad.

Así que tu cultura (que realmente es solo una manera de describir cómo tratas a tu gente, cómo la cuidas y cómo la empoderas) lo es todo.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Y la situación ya está cambiando. De acuerdo a una nueva investigación, realizada en medio de la pandemia por la consultora global Willis Tower Watson, 90% de las compañías creen que su cultura ha mejorado, 83% cree que las experiencias de sus empleados son mejores y 84% cree que el compromiso de estos se incrementó.

Ahora la pregunta para estas compañías es ¿cómo pueden mantener esta tendencia? ¿Cómo hacer de este cambio algo permanente?

Existen verdaderos beneficios para aquellos negocios que logren esto. Investigaciones muestran que las organizaciones que cumplen positivamente con la experiencia laboral reportan una satisfacción de los clientes más alta, tienen más ingresos y son más innovadoras. Pero más que eso, la experiencia laboral es una inversión en tu gente. Y si la pandemia nos ha enseñado algo, es que cuidar a las personas es un buen negocio.

Para lograr esto, las compañías deben moverse de la comunicación “arriba hacia abajo” hacia la comunicación impulsada por los empleados, basada en la conexión y que sea dinámica. Significa dar una voz a todos, y no solo a aquellos que se sientan (o solían sentarse) en los corporativos. La experiencia laboral debe aplicarse a todas las personas que son parte del negocio, desde los trabajadores de oficina, pasando por los empleados de primera línea y los pasantes y hasta llegar al liderazgo.

Suscríbete a Forbes México

Pero, para poder conectar a todas esas personas, no se puede depender de tecnología costosa que requiere de implementación y entrenamiento intensivos. Se necesitan herramientas que sean fácilmente democratizadas a lo largo de la organización y que las personas puedan usar de inmediato y en cualquier lugar, sin importar si lo hacen desde un escritorio o a través de un dispositivo móvil.  

Entonces, ¿cuál es el futuro del trabajo? Se ve como una mayor demanda de apoyo emocional y social para los empleados. Mayor demanda de comunicación bilateral. Mayor demanda de acceso fácil a la información más importante. Mayor demanda de flexibilidad. Mayor demanda de herramientas móviles. Mayor demanda de eficiencia e integración.

Una verdadera colaboración que haga a todos sentirse apoyados, informados y empoderados para aprovechar por completo su potencial. Un cambio fundamental que no solo se vea reflejado en cómo sirve la tecnología empresarial, sino también para quién está hecha. Vemos el fin de una era de la construcción de herramientas para los pocos, y el inicio del software como servicio para todos.

Sigue las noticias de la política mexicana en este enlace

¿Qué significa esto? Significa construir software para más personas que para aquellos que se sientan en un escritorio y usan computadoras. Adoptar lo móvil. Crear tecnología que no requiera de un título en ciencias de la computación para siquiera encenderla. Significa entregar proyectos de transformación digital que no tengan una tasa de error del 90%.

Pasar de tecnología que fue construida alrededor del descubrimiento de contenido “arriba hacia abajo” a verdaderas soluciones de software para cada trabajador y que combine contenido estático y dinámico, comunicación síncrona y asíncrona, además de integrar la inmediatez del chat y las inversiones de largo plazo en presencia remota que ayudarán a las compañías a combinar las capacidades de los líderes de recursos humanos y de información.

Todos merecen acceso a la tecnología que pueda mejorar significativamente su experiencia en el trabajo, y que les permita pasar de móvil a fijo y viceversa, de manera inmediata y sin importar quiénes sean o su rol. Para esto, debemos tener soluciones completas que conecten a todos quienes forman parte de un negocio.

Sigue la información de Tecnología en nuestra sección especializada

Lo que hemos aprendido de los últimos meses es que, en muchas ocasiones, no se necesita que las personas estén en el mismo lugar para completar su trabajo. Este es el momento de comprometerse y solidificar a la cultura y a la comunicación como el corazón de las empresas.

La cultura importa. La conexión importa. La comunidad importa. Empoderemos a las personas para que aprovechen su potencial completo y que hagan lo que solo ellas pueden hacer. La tecnología nos puede entregar ese futuro.

*Adriano Marcandali, director en Latinoamérica para Workplace from Facebook 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5G_suecia_china_huawei_prohibición
El estado del 5G en 2020: la innovación surge de las necesidades cambiantes
Por

La adopción de la tecnología 5G ha sido más rápida que la de la 4G, ya que las empresas tecnológicas y los actores de la...