El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha especializado en dar informes sobre el estado que guarda su administración, prácticamente todos los días, por lo que el tercer informe oficial es solo uno más, claro con una producción más elaborada, que el resto de los informes que ha dado desde que ganó la elección en el año 2018. En esta ocasión, el informe viene precedido de diversos acontecimientos que parecen relevantes, para comprender la segunda parte de su mandato que comenzó prácticamente después de la elección intermedia de 2021.

¿Qué informó el presidente de la República? En general nada que no hubiera dicho en los días anteriores, aunque se tomó el tiempo de resaltar “logros” económicos, como el incremento de las remesas que vienen del exterior, mismas que en sí mismas reflejarían más el fracaso de una administración que su éxito; así como la fortaleza del peso mexicano y el incremento de reservas internacionales, mismas que tampoco reflejan las acciones de una administración, sino que son el resultado del comportamiento de variables internacionales, así como por las decisiones del Banco de México, entre otros aspectos.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Lo que el presidente ha buscado hacer es encuadrar el discurso que da todos los días, en torno a supuestos logros que se van convirtiendo en verdades, mismas que sirven de base para articular la narrativa de la transformación que se ha planteado para esta administración. En el contexto de un discurso con bases nacionalistas que son referente para algunas generaciones en México, como la autosuficiencia, el mercado controlado por el Estado, la generación de infraestructura con financiamiento público, el rechazo a lo privado, la contraposición a los Estados Unidos, etc., estos elementos se articulan cotidianamente para mover la emoción nacionalista en que descansa el proyecto de esta administración.

Cuando revisamos el cumplimiento de las promesas presidenciales más relevantes, pues vemos que los resultados no son tan presumibles, como en el tema de seguridad o los casos de corrupción que se han ventilado en torno a personas vinculadas a esta administración, pero sobre las que no se han iniciado acusaciones y, al contrario, se han exonerado a varias de ellas. Los precios de la gasolina se mantienen estables de manera artificial por el movimiento de los impuestos asociados a ellas, mientras que la electricidad se encarece en su producción, cerrando el paso a la generación de energías limpias, en que ya nos hemos quedado atrasados como país. Qué decir del avión presidencial que no ha sido vendido u otros símbolos presidenciales que absorben la mayor parte de los recursos.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Hay aspectos que no son parte del informe pero que tendrían que incluirse, como el estado que guarda la administración pública como tal. La pauperización del servicio público ha generado diversos conflictos de operación, e incluso legalidad, que han impactado a las dependencias en el cumplimiento de sus metas, con excepción de las que interesan al presidente. Los procesos de modernización de las estructuras y los servicios públicos se han visto afectados por la falta de recursos para incidir en su profesionalización y mejora continua.

En buena medida, este tercer informe repite lo que ya se había dicho en los informes anteriores, por lo que el contexto resulta más relevante. El cambio en la secretaría de gobernación, la no renuncia del consejero jurídico de la presidencia, la pugna por la sucesión presidencial al interior de Morena, la reconfiguración de las relaciones de poder al interior del congreso pero, sobre todo, el endurecimiento de las posiciones del presidente con respecto a sus opositores y sus aliados. Las filtraciones sobre posibles acusaciones contra Enrique Peña Nieto, aquellas que se han generado contra Ricardo Anaya y otras que se han mencionado a lo largo de las últimas semanas, dejan ver el uso una herramienta que elimina espacios de oposición. Esto nos lleva a la pregunta sobre si el presidente está sintiendo que pierde poder, en un contexto donde la oposición y sus aliados en el congreso le obligan a negociar, donde la confrontación por la sucesión se intensifica y amenaza con salir de control.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

LinkedIn: Gustavo Lopez Montiel

Twitter: @aglopezm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

plataformas-de-streaming
Streaming impulsa a la industria de entretenimiento y medios en México
Por

Para 2021, se proyecta que los ingresos de este sector alcancen los 925 mdd y para 2025 supere los mil 400 mdd.