Apenas han transcurrido ocho meses desde la irrupción de la crisis mundial ocasionada por la pandemia, y ya sabemos que grandes cambios se están produciendo para quedarse de modo permanente entre nosotros. El pasado 5 de abril nuestro compañero Louis Columbus publicaba un extenso reportaje en Forbes-USA recogiendo las predicciones de diversas consultoras especializadas y titulado “2020 Roundup Of Cybersecurity Forecasts And Market Estimates”.

En él los expertos coincidían en que la aceleración ocasionada por el incremento en la dependencia y el consumo de servicios digitales, tales como el teletrabajo, la teleeducación, el ocio digital, las aplicaciones de videochat o el comercio electrónico en general, iban a empujar la inversión mundial de las empresas en ciberseguridad.

En el lado positivo, debemos reconocer la resiliencia que han mostrado las operadoras de telecomunicaciones que han facilitado un acceso prácticamente continuo e ininterrumpido a los usuarios, como ha resultado en el caso de México, e incluso en los peores meses del confinamiento cuando el consumo de datos de internet llegó a alcanzar picos de consumo de hasta un 80% superiores a los de tiempos de pre-Covid-19.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Tampoco las empresas y proveedores de plataformas como las de comercio electrónico han fallado a la hora de mantener sus servicios online, con puntuales caídas por saturación de accesos por los clientes, que se restauraron siempre de modo satisfactorio.

Especialmente positivo resulta el balance del crecimiento que, en términos de economía digital, se ha producido respecto a la economía y comercio tradicionales, que se han visto muy afectados. Y este crecimiento de la economía digital se mantendrá tras la recuperación de la llamada “nueva normalidad”.

Esperamos que aproximadamente el 40% de los nuevos clientes de determinados servicios como el comercio online o el ocio digital se abonarán a estas prácticas para siempre. Además, las empresas que se han visto impulsadas a dotarse de plataformas digitales para sus clientes, proveedores y empleados, necesitarán continuar con su inversión tecnológica, siendo la ciberseguridad de su infraestructura, de sus servicios en la nube, etc., una parte consustancial de sus futuros costos tecnológicos.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Pero, en el lado negativo, también sabemos que los cibercriminales han multiplicado sus intentos de lanzar ataques cibernéticos, aprovecharse de la precipitación y vulnerabilidades de tantos nuevos inmigrantes digitales.

Sólo en el mes de abril, el Instituto SANS alertaba de que los ciberdelincuentes habían incrementado en un 30% las búsquedas en la red de empresas que tuvieran plataformas de teletrabajo con posibles configuraciones vulnerables. Esta presión de los criminales ha hecho que, en promedio, el 60% de las empresas de Latinoamérica han sufrido al menos un ciberincidente en el último año.

Especialmente preocupante resultarán los efectos de las oleadas de ataques sufridas en los últimos ocho meses, ya que, en general, las empresas tardan una media de hasta 170 días en descubrir intrusiones de los ciberatacantes a sus sistemas, y muchos ciudadanos han sufrido el ciberespionaje en sus redes de internet domésticas, de sus videochats y navegaciones privadas, por carecer de un adecuado nivel de protección en su ciberseguridad.

Suscríbete a Forbes México

Finalmente, se requerirán urgentes acciones de la administración para apoyar a las pequeñas y medianas empresas, que representan aproximadamente el 45% de las organizaciones atacadas, y necesitarán de ayuda para dotarse de sistemas de protección cibernética que les permita sobrevivir a un mundo más dependiente que nunca de la tecnología y las redes de comunicación.

Contacto:

*Félix A. Barrio Juárez. Director del Hub de Ciberseguridad del Tec de Monterrey

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

empleo-laboral-oficina
Reestructura, salida y bancarrota
Por

No es nada nuevo decir que estamos pasando por una coyuntura que ha tenido diferentes impactos en las compañías en Méxic...