Han sido muchas las formas y las excusas con que los hombres e incluso algunas mujeres han defendido la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura del estado de Guerrero. Tanto que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, decidió reponer el proceso de elección de candidato, aun cuando consideraron infundados e injustificados “los agravios”.

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los privilegios que tanto se dice que ellos tienen? Aquí un claro ejemplo, veamos un poco más detenidamente la situación.

Uno de los argumentos que han usado es la presunción de inocencia, ahora si esgrimen y voltean hacia los derechos humanos ¿por qué? porque les conviene, ya que, de manera curiosa ese grupo es el que ha incrementado la prisión preventiva oficiosa, la privación automática, violando desde el congreso un derecho humano fundamental.

Nadie pide que priven de la libertad de forma automática a Félix Salgado por la acusación de violación, lo que pedimos millones de mujeres es que no se le nombre candidato, que se le desafuere y se lleve a cabo un juicio justo, que no se le proteja desde el poder porque se hacerlo así se invalida, una vez más, la voz de quienes denuncian y de las personas que pedimos romper la protección a los agresores desde el poder machista.

Sabemos que México es el país de la impunidad por excelencia, ¿cómo podemos invocar en este caso el principio de inocencia cuando el presunto agresor no ha dejado de tener fuero y poder?

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

De acuerdo con un estudio de México Evalúa, de junio a diciembre de 2019, año sin pandemia, el 99.7%, de los delitos de violencia sexual contra las mujeres no fueron denunciados, es decir, que más de seis millones fueron víctimas de estos delitos durante ese periodo.

La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todos y Todas” (Red TDT) en su estudio Impunidad feminicida; radiografía de los datos oficiales sobre violencia contra las mujeres (2017-2019), refiere que la impunidad, en cuanto a sentencias condenatorias por estas denuncias, es básicamente del 99%, es decir, de los delitos denunciados solo uno de cada 100 llega a sentencia.

El 2.7% de los delitos por abuso sexual acabaron en una sentencia a favor de la víctima, el resto continúan impunes, para el delito de violación solo el 11% de las denuncias lograron sentencia. Estas escalofriantes cifras ponen al descubierto la impunidad que existe en nuestro país y el abandono en el que se encuentra la seguridad, así como la impartición de justicia para las mujeres.

Seguro alguna vez te has cuestionado ¿por qué las mujeres no denuncian? No lo hacemos porque el proceso es un verdadero calvario, en muchos lugares no existen fiscalías especializadas para delitos contra las mujeres y en los que sí existen el trato es humillante y de revictimización, por decir lo menos.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

¿De qué sirve ir a un lugar donde no te van a creer, se van a burlar de ti, te van a humillar y al final del día solo el 1% de las denuncias van a terminar en una sentencia?; ¿Qué caso tiene someterte a este proceso? Al parecer ninguno.

Ahora, imagínate, si esto sucede con hombres que no tienen poder, ¿cuál piensas que sea la realidad con un hombre con el poder que ha demostrado tener Félix Salgado Macedonio?

No nos confundamos, no se trata de presunción de inocencia, se trata de protección e impunidad lisa y llana, desde el poder máximo de este país.

Justicia sería desaforar a este personaje, dejar que se investigue y se juzgue en un tribunal imparcial, si y solo si ocurriera de esa manera, entonces podremos hablar de presunción de inocencia, de debido proceso y de justicia para ambas partes. Lo demás es mera complicidad.

Suscríbete a Forbes México

Sobre la autora:

Jimena Cándano, actualmente es la Directora Ejecutiva de la Fundación Reintegra.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

8 de marzo: Historias, cifras y el grito de justicia
Por

8 de marzo existe y es necesario porque hoy más que nunca, las mujeres piden a gritos acceso a la justicia.