Rompiendo todos los estereotipos de género, la Doctora en Química Cuántica, Angela Merkel, en 2005 iniciaba una larga y fructífera carrera política como quien inicia un proyecto personal, con la dedicación y lo sueños por delante.

A lo largo de sus dieciséis años de gobierno, enfrentó varias crisis y en todas ellas sus habilidades de gran negociadora lograron posicionarla como una de las mujeres más poderosas de la historia.

Al igual que Margaret Thatcher, Merkel tuvo que vivir la resistencia de un parlamento rígido que reaciamente le ayudó paulatinamente a formar gobierno. En los ojos de la excanciller alemana, la vida en un país unificado, sin polarizaciones ni fracturas sociales era uno de los proyectos de Estado más importantes.

Viviendo casi toda su vida las duras consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, en un país dividido y con amplias disparidades, a Angela Merkel la austeridad le venía natural, sin poses políticas, pero con gran contundencia.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Nació y creció en el lado comunista de Alemania, hija de un pastor de la iglesia luterana, bartender durante su época universitaria y con aspiraciones docentes, fue recogiendo a lo largo de su vida el pulso de una sociedad a la que le urgía sensibilidad, unidad nacional y empatía hacia el otro.

Celebró discretamente la caída del muro de Berlín a los 35 años, pues su sentido de la responsabilidad y el deber siempre fue primero. Una mujer llena de fortalezas y de valentía y a la que no le interesó estar sentada en la oficina de Vladimir Putin rodeado de sus perros, aún a sabiendas del temor que ella le tiene a los canes.

Muchos quisieron intimidarla, pero su astucia política y su sentido de Estado siempre le acompañó.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Firme ante los momentos más complejos de la vida económica y política de la Unión Europea, Merkel logró poner a Alemania en el centro del desarrollo regional con políticas progresistas e incluyentes. Aunque tuvo altibajos en temas climáticos, hoy deja compromisos claros e importantes a los que su sucesor deberá dar seguimiento para cumplir lo pactado en la COP26.

Desde 2005 a la fecha, su gobierno se fortaleció con los hitos que en casi dos décadas delinearon el perfil del desarrollo global; el quiebre del sistema financiero mundial de 2008, la inestabilidad que amenazó la continuidad de la Unión Europea, la crisis migratoria hacia Europa de 2015 y la crisis sanitaria causada por el Covid-19 desde hace un par de años. Con los vaivenes de la historia, su popularidad fluctuó reiteradamente, pero sin lugar a duda la constante fue su consolidación como la líder europea por excelencia y la mujer en torno a quien los grandes acuerdos globales se construyeron.

El legado de Angela Merkel es muy grande, un gran ejemplo de humildad y de quien seguramente las niñas de las próximas generaciones aprenderán que pueden construir sus sueños y su vida sin los pesados estigmas de género que nos han limitado por siglos. Aprenderán también “ a mirar el mundo desde los ojos de otros”, como lo dijo Merkel en su discurso de despedida.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Correo: [email protected]om

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tecnología móvil smartphones
Los algoritmos espejo o empáticos
Por

Los algoritmos espejo o empáticos, nos reflejan digitalmente, ya sea en forma de recomendación de un producto, una notic...