En la actualidad, el concepto de “valor agregado” en un tema común en el mundo de los negocios; sin embargo, entre más se habla de él, su definición se hace más confusa. Muchos incluso creen que este concepto es una especie de “ciencia oculta o impuesto”; pero lejos de ser producto de alquimistas, el valor es el resultado de prestar atención a los detalles.

En otras palabras, el darle valor agregado a tu negocio podría consistir, por ejemplo, en construir estructuras internas que lo consoliden, tener bien integrado tu Consejo de Administración (el cual definiremos más adelante), que los consejeros que lo conforman participen activamente, y un área de dirección que implemente la estrategia corporativa.
 
¿Qué es el gobierno corporativo?

La definición original e internacionalmente aceptada explica que el gobierno corporativo es el “sistema bajo el cual las sociedades son dirigidas y controladas”; en éste deben tomarse en cuenta los lineamientos establecidos por los accionistas de la sociedad, así como las recomendaciones de las mejores prácticas corporativas.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) amplía un poco el concepto y considera que el gobierno corporativo implica un conjunto de relaciones entre la administración de la sociedad, su Consejo, sus accionistas y los terceros interesados; el gobierno corporativo también provee la estructura mediante la cual son determinados los objetivos de la sociedad y se monitorea su desempeño y cumplimiento.

Principios básicos de gobierno corporativo

¿Cómo lograr que el sistema de gobierno corporativo funcione de manera eficiente? Es esencial adoptar una serie de principios básicos y prácticas derivadas de éstos como parte de la cultura de la sociedad, observados desde los altos niveles de la administración y transmitidos a todo el personal de la misma. Te sugiero tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Procura tener un trato igualitario y proteger los intereses de todos y cada uno de los accionistas.
  2. Reconoce la existencia de terceros interesados en la marcha y permanencia de la sociedad.
  3. Emite y revela de manera responsable la información, y procura mantener la mayor transparencia en la administración.
  4. Asegúrate de que existan guías estratégicas en la sociedad, un efectivo monitoreo de la administración y de la responsabilidad fiduciaria del Consejo de Administración.
  5. Identifica bien y procura controlar los riesgos a los que está sujeta la sociedad.
  6. Procura que exista una declaración de principios éticos y de responsabilidad social empresarial.
  7. Prevén las operaciones ilícitas y conflictos de interés.
  8. Permite la revelación de hechos indebidos y garantiza la protección a los informantes.
  9. Esfuérzate por lograr el cumplimiento de las regulaciones a las que esté sujeta la sociedad.
  10. Y, sobre todo, brinda certidumbre y confianza a los inversionistas y terceros interesados sobre la conducción honesta y responsable de los negocios de la empresa.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

La asamblea de accionistas

Para que todos estos consejos rindan frutos, tu empresa debe estar bien definida, lo mismo que los roles de cada uno de sus departamentos.

La asamblea de accionistas constituye el órgano supremo de la sociedad; en la mayor parte de los casos se reúne en forma anual, y es importante que actúe con formalidad, transparencia y eficacia, ya que es un órgano de decisión y control básico para su vida, así como para la protección de los intereses de todos los accionistas.

El Consejo de Administración

Si la gestión, conducción y ejecución de los negocios en una sociedad es responsabilidad del director general y de su equipo de dirección, la labor del Consejo de Administración consiste en definir la visión estratégica de la compañía, vigilar su operación y aprobar su gestión, y estos lineamientos son a lo que el director debe sujetarse.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

Todos los miembros del Consejo tienen responsabilidad fiduciaria, ya sea que estén actuando de forma individual o colegiada (es decir, que todos los involucrados participan simultáneamente en la actividad); para que el Consejo cumpla con su objetivo, debe contar con miembros que no estén involucrados en la operación diaria de la sociedad y que puedan aportar su visión, externa e independiente.

Asimismo, el Consejo puede apoyarse en órganos intermedios que se dediquen a analizar información y proponer acciones en temas específicos para facilitar sus tareas, de manera que éste cuente con mayor y mejor información para hacer más eficiente su proceso de toma de decisiones. Además, debe asegurarse de que existan reglas claras respecto a la operación y al funcionamiento del consejo y sus órganos intermedios.

 Lo recomendable es que el Consejo de Administración esté integrado por entre tres y 9 personas; cada consejero puede proponer a un consejero suplente o sustituto, y es imprescindible establecer un proceso de comunicación que permitirá que todos participen de manera más efectiva. Es recomendable que los consejeros independientes representen, cuando menos, el 25 por ciento del total, y es conveniente que los accionistas de la sociedad participen en el Consejo, en particular los que no forman parte del equipo de dirección; estos accionistas son los llamados “consejeros patrimoniales”.

Sigue la información sobre el mundo en nuestra sección internacional

¿Cómo agregamos valor?

Para darle un valor añadido a tu sociedad, debes incluir miembros externos al Consejo de Administración, cuya experiencia permita implementar mejores estrategias y cuyos puntos de vista y objetivos libres de conflictos de interés aporten otro enfoque de la situación de la empresa, permitiendo que el Consejo participe en el desempeño de sus diferentes roles: enlace, coordinación, control estratégico, mantenimiento y soporte.

¿Deseas que tu empresa genere valor a largo plazo? Entonces es necesario que consideres los roles de aquéllos que participan en el desarrollo de su estrategia corporativa; para lograrlo, es importante no confundir las funciones del Consejo con las de la Dirección al primero le compete la administración desde el punto de vista estratégico, mientras que, al segundo, la ejecución “gestión”.

Encuentra aquí las noticias más destacadas de la política mexicana

La mejor forma de agregar valor en una empresa es que sus consejeros participen en él de manera activa: en la definición de la estrategia, en el establecimiento de una dirección que ejecute de manera efectiva las decisiones del Consejo, y en la definición eficiente de roles. Por todo lo anterior, podemos concluir precisamente eso: el valor agregado está en los pequeños pero importantes detalles. Identifícalos y aplica una serie de acciones para usarlos en tu negocio, y así comienza a abrir esas puertas inmensas que te llevarán a más crecimiento y a una mayor rentabilidad en las operaciones de tu compañía y lo más importante su continuidad a largo plazo.

Finalmente cierro con esta reflexión: “El Gobierno corporativo es un componente estratégico que tiene como propósito principal potenciar el crecimiento sostenido de la empresa y otorgarle una ventaja competitiva, vigilando su cumplimiento y fomentando la confianza de los inversionistas”. 

Suscríbete a Forbes México 

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Ejército
Soldados hasta en la sopa
Por

Los soldados ajustan su estructura para enfrentar las múltiples tareas que el poder civil les encarga. Es un cambio prof...