Ni siquiera Nostradamus o lXs más aguzadXs brujos y videntes hubieran considerado que una turba enardecida y alentada por el propio POTUS asaltara el Capitolio; la más burda ofensa a las instituciones y el crepúsculo más melodramático para un termino de periodo presidencial en la historia de los EU.

Sin embargo, el super ego de una personalidad multipolar y radicalizada tenía que imprimir su sello característico. Las horas de interminable insomnio paranoico y las voces internas que siguieron a la oficialización de su derrota en las urnas terminaron estallando y desbordando la lógica, la moderación y el criterio, arrastrando a su paso muchos de los conceptos medulares de la política americana.

Terrorismo interior, extremismo, exacerbación, violencia y alucinaciones autoritarias; un coctel peligroso, impulsado y radicalizado. A Donald Trump (DT) no le importó encender y alimentar la llama. Capricho, berrinche, desquite y castigo al más puro estilo neronesco (sic).

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Además de la tragedia en curso, incertidumbre y la emergencia derivadas del Covid-19; los EU entraron en una alerta de seguridad nacional muy delicada, muchos de los monstruos que se manifestaron son apenas algunas de las facetas más sensibles de una combinación peligrosa y negativa en los tiempos actuales.

A la enorme y compleja agenda económica se suma entonces la de la unidad, reconciliación y estabilización política. En un contexto de desempleo, bajos salarios, cierre de empresas y pauperización; las condiciones están dadas para generar oleadas de divisionismo, fanatismo, sedición, sectarismo y turbulencia. Todo el mundo está pendiente y la tensión se percibe.

La herencia que deja Trump para la nueva administración era un tanto esperada, pero nadie hubiera creído que prevalecerían el narcisismo y el absolutismo; esos malos consejeros fueron los motores de su régimen y ahora son el impulso del desconcierto y la polarización extremista. Un país dividido y enfrentado para sortear la mayor tormenta en la historia reciente.  

Desde que se postulo a la presidencia, dejo muy claro que era un político muy diferente, inusual, peculiar, pero muy hábil, burdo pero efectivo y -sobre todo- capaz de conectarse con la base promedio, con las grandes masas, con el ser y esencia de los electores perfilados por el discurso y las tradiciones americanas de la superioridad, discriminación, acoso, manipulación y vestimenta de paladines globales.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Su reputación empresarial no fue construida como la de un emprendedor, trabajador, inventor o creativo; se acercaba más al perfil de un manipulador despiadado, abusivo, respaldado por un equipo legal aplastante y progresando en los negocios gracias a ventajas, agandalle, complicidades y acuerdos turbios, opacos y bajo presión.

Su estilo personal convenció y atrajo a una buena parte de todos aquellos que se imprimieron la etiqueta de “auténticos americanos”; capitalistas, conservadores, dueños de todo y de todos; triunfadores absolutos, referentes del mundo; una sociedad de moral acomodaticia capaz de generar los más grandes héroes de comic: patriotas, generosos y sensibles, pero -al mismo tiempo- de producir sus contrapartes traumáticas, quebradas, sucias y perversas.

La incursión en el Congreso hizo evidente las facetas de la sociedad americana que le son vergonzosas. El acto fue bien producido, la segmentación, el discurso, la propaganda, el perfil y los movimientos de los activistas fue muy coincidente con las huestes de Trump. Ahí estuvieron representadas y presentes sus bases, sus lealtades, sus características y sus motivaciones.

Sigue en esta sección el avance contra la pandemia en México y el mundo

Ese evento constituye el legado de los excesos verbales, el encono y al mismo tiempo exhibe la fragilidad de la democracia. Queda vigente la imagen de congresistas, senadores y funcionarios de primer nivel copados, en riesgo, buscando refugio y sorteando las salidas estrechas.

Una pisca hollywoodense no podía faltar, las imágenes del edificio icónico del debate, el seno del consenso, la transparencia y la participación popular sitiado y destruido por golpistas que recorrieron el mundo aun en plena pandemia serán parte de los saldos de la administración saliente y el epílogo de sus legajos de egoísmo, nepotismo, populismo y mesianismo.

Por primera vez, el conflicto escalo a las redes sociales, censura y bloqueo a la principal arma de comunicación del POTUS, un hecho inédito mayúsculo y significativo. Un descontón digital, peor que una dieta impuesta, más terrible que la abstinencia, un castigo semejante al enclaustramiento, la inanición de la consola de juegos o el secuestro expiatorio para un piromaníaco cibernético. 

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Días de tensión, una pandemia imparable, una ceremonia sin uno de los participantes centrales, morbo e interés, la atención mediática global. Ni el recorrido, ni el baile ni el protocolo serán lo mismo de siempre. Si había nubes de tormenta para el gobierno naciente, hoy se vislumbran huracanes, sismos y erupciones.

Sin embargo, la fe queda depositada en la parte de la sociedad que sea capaz de sumarse al nuevo gobierno con la fuerza de la razón, la ética y la confianza tan necesarias. El urgente cambio de juego requiere de un liderazgo fuerte y solido en los EU, un ajuste de fondo y enormes transformaciones políticas, sociales y económicas.

La sociedad americana tiene muchas heridas que curar y cicatrizar, existe una tremenda agenda y no hay espacio para demoras y arrastres. A partir de ahora el mensaje debe ser claro a todos los actores, moderación, consensos, seriedad, participación, solidaridad para hacer frente a un futuro de cambio climático, inteligencia artificial, big data, desigualdad, recuperación y solidaridad internacional.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

fracking
Prevenir y sancionar delitos de hidrocarburos
Por

Resulta interesante el contenido, alcances y efectos de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos e...