En los últimos años, el estado de Guerrero se ha convertido en el termómetro del país y en la némesis de nuestra endeble clase gobernante. Lo anterior no es producto de la casualidad, en Guerrero como en México se vive una desigualdad atroz, la seguridad se ha convertido en un mito, el crimen organizado ha secuestrando una parte considerable de su economía y retrata a su vez de forma fidedigna, nuestra miopía crónica hacia los pueblos indígenas originarios. De igual forma goza de recursos naturales abundantes, es un gran receptor de remesas y tiene una infraestructura turística competente. 

Asimismo, esta entidad federativa ha tenido una gran ingerencia en la historia nacional, fue ocupada por la primera civilización mesoamericana de la que tenemos conocimiento (olmecas), por su orografía y su cercanía con el centro, se constituyó como una región estratégica para la consumación de la independencia, la revolución y el surgimiento de la guerrilla anti sistémica, encabezada por el legendario Lucio Cabañas. 

En ésta también denominada “tierra caliente” (región conformada por los estados de Guerrero y Michoacán y donde las temperaturas oscilan entre los 34 hasta los 50 grados) fue el lugar en el que  comenzó el presidente Felipe Calderón, su fallida guerra contra el narcotráfico, con el famoso “Michoacanzo”,  ahí mismo se hizo visible una práctica que sucede todos los días en este país, me refiero a  la “noche de iguala” donde 43 jóvenes estudiantes del municipio de Ayotzinapa fueron asesinados y calcinados por el crimen organizado en comparsa con el gobierno. Esa crisis y su pésimo manejo, significaron el golpe del que no ha podido aún recuperarse el sexenio ya póstumo del presidente Enrique Peña Nieto. 

En ese sentido, llama la atención cómo en pleno auge global de empoderamiento femenino, el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, respaldó la postulación de un presunto violador (reiteradamente acusado) al cargo de gobernador de Guerrero. Parece absurdo a simple vista, pero en el contexto del presente análisis, se intuye predecible.

Sin embargo, este sí será el tema que, de no modificar su postura, le cueste al presidente su popularidad y signifique el inicio del fin de su administración, porque éste hecho le asestará un golpe en el único terreno que el presidente logra avances; en el de lo simbólico

Lo retrógrado de este gobierno en materia democrática, económica, energética, educativa y de  asistencia a la salud, no van a ser más evidentes que el hecho que un hombre defienda a otro hombre que ha abusado de varias mujeres. Ese es un arquetipo del que será difícil desprenderse. 

En el show de las seis de la mañana, uno de los pocos periodistas asistentes, cuestionó al presidente sobre esta designación de su partido, a lo que el mandatario respondió con el conocido; #YaChole, evadiendo y avalando así, la candidatura de Felix Salgado Macedonio.

Este tropiezo guarda en su propia sintaxis el despropósito de la expresión, ya que “Chole” es el diminutivo del nombre “Soledad”, que sin duda debe ser el sentimiento que en este momento embarga a la mayoría de las mujeres mexicanas ante este vergonzoso y reprobable hecho que las ha llevado a exigirle al mandatario que rompa el pacto patriarcal.

El tajante rechazo social que se ha generado al respecto, ha obligado al grupo en el poder a revocar y dejar en suspenso dicha candidatura, no obstante, si no existe una reivindicación contundente por parte del presidente, la percepción quedará instalada en la colectividad como una reacción, y no como una convicción.

La historia tiene la particularidad de repetirse,  pero también la mala costumbre de olvidarse. Al presidente que le gusta la historia de México, también se le está olvidando. 

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

El autor es maestro en políticas públicas por la Universidad Panamericana, actualmente se desempeña como consultor político y ha ocupado cargos directivos en el sector público, la iniciativa privada y en los medios de comunicación.*

Twitter: @jorgeivand

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Dólar Peso Economía
¿Recuperación económica? ¿Para quién?
Por

El FMI, así como muchos otros organismos, siguen avisando sobre una desigualdad que podría acentuarse en la era poscovid...