Hoy más que nunca, es altamente demandado que los ejecutivos de las corporaciones, proporcionen información contundente y clara del desempeño de la organización, el de los competidores, así como de las necesidades de sus clientes actuales y de su mercado objetivo. Dicha información debe presentarse en un formato claro, en términos que toda lo organización pueda comprender, de tal forma que se proporcione a cada área, la información necesaria (insights) para orientar las estrategias y tácticas de la compañía, facilitando la toma de decisiones efectiva.

El volumen creciente de los datos, la diversidad de las fuentes y la complejidad de los análisis, pueden representar un reto importante para lograr su adecuada interpretación; pero la creciente oferta de herramientas de modelado, interpretación, visualización y enriquecimiento de información, contribuyen a mejorar considerablemente la capacidad de las áreas de una empresa, para contar historias que transmitan los mensajes con la claridad que se necesita, para tomar decisiones estratégicas.

La claridad tiene entonces un rol fundamental. Si un elemento gráfico tiene que explicarse, significa que de principio su diseño es pobre y que no se dedicó ni el tiempo ni la creatividad suficiente.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Para delimitar lo que es un diseño óptimo en cada organización, cada función debe comenzar por preguntarse quiénes son sus audiencias objetivo, para qué requieren los datos y cómo presentar la información. Por ejemplo, cabe cuestionarse si es adecuado para la audiencia “leer” la información que se proporciona en una gráfica o en una tabla.

Adicionalmente, es igual de importante considerar el grado de interactividad que requieren, el tipo de dispositivo que utilizarán (tableta, laptop, teléfono, notebook) y el nivel de detalle que se necesita, además de determinar cómo los insights ayudarán a tomar decisiones, generar mejores discusiones o educar al usuario final (actionable insights).

Mientras se desarrollan éstos analíticos, es importante tener siempre en cuenta que el propósito es diseñar un front-end para diversas fuentes de datos, a fin de simplificar el acceso a sistemas dispares y crear una interfaz analítica mucho más intuitiva, que nos permita interpretar la información y distribuirla, a lo largo y ancho de nuestra organización.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

A medida que se logre una madurez en la interpretación de los datos, podremos avanzar a nuevas dimensiones, en las que incorporando herramientas que enriquezcan nuestra información, como las de inteligencia artificial y machine learning, podremos avanzar de la interpretación a la predicción, y obtener de nuestros análisis, las recomendaciones que requiere nuestra organización, para estar un paso adelante en el mercado.

Las preguntas a responder entonces son: ¿Estamos aprovechando el gran volumen de datos (internos y externos) que están a nuestro alcance? ¿Contamos con modelos para interpretar dichos datos y responder las preguntas clave que tiene nuestra organización? ¿Utilizamos ya la información para la toma de decisiones estratégica? ¿Estamos aprovechando las tecnologías disponibles, para obtener recomendaciones a fin de mejorar el desempeño de nuestra organización y ganar participación de mercado?

Si para alguna o para varias de estas preguntas la respuesta es no, lo siguiente es: ¿Mis competidores ya lo están haciendo?

Suscríbete a Forbes México

Jesús Cuenca, Socio Líder de Transformación Digital y Analytics en Consultoría, Deloitte México*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.