Los tiempos difíciles requieren de nuevas maneras de afrontar los negocios. Innovar es una filosofía de la transformación a través de la creatividad que cada vez amplía más su aplicación: desde la ciencia hasta los negocios, desde moda o tendencias del mercado hasta la forma de vivir cotidianamente.

En estas fechas uno tiende a echar la vista atrás, analizar lo acontecido hasta el momento y mirar hacia el futuro. Hoy más que nunca no debemos dejarnos llevar por el pesimismo y la apatía, y tenemos que seguir innovando para diseñar un futuro con éxito de la empresa.

La innovación es considerada como una de las claves del éxito empresarial gracias a que se convierte en una fuente de ventaja competitiva “La innovación constante es la única forma de mantenerse competitivo, porque ninguna ventaja es sostenible en el largo plazo”. Jorge González Moore.

Según un reciente estudio de IBM, la creatividad es la cualidad de liderazgo más importante para los próximos 5 años. “La innovación no tiene nada que ver con cuantos dólares has invertido en I+D. Cuando Apple apareció con el Mac, IBM gastaba al menos 100 veces más en I+D. No es un tema de cantidades, sino de la gente que posees, cómo les guías y cuánto obtienes”. – Steve Jobs

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Con base en estas dos premisas podemos concluir que la innovación y creatividad son factores clave de competitividad y liderazgo para lograr la continuidad con rentabilidad de la empresa familiar.

No hay una sola fórmula para innovar e introducir una innovación no garantiza que siempre se logre el éxito, sin embargo, tampoco se necesitan capacidades especiales ni acontecimientos extraordinarios para ser un gran innovador: tener hábitos que fomenten la creatividad, no ser conformista, estar atento a las oportunidades y atreverse a correr riesgos son requisitos mínimos para lograrlo.

Todos conocemos a alguna empresa familiar que opera como si fuese 1970, aferrada a la idea de que, si algo no está roto, ¿para qué cambiarlo? Empresas como esta ofrecen los mismos productos y servicios generación tras generación. Cuesta dejar atrás el pasado, especialmente porque el futuro trae consigo su buena dosis de incertidumbre.

Pero el futuro no espera

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

De acuerdo con la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), en 2020 desaparecieron 1 millón de empresas en México. ¿Cuál es la diferencia entre los negocios que sobrevivieron a la crisis del Covid y aquellos que ya no están? Responder a esta pregunta da para muchas páginas, pero lo que nos ocupa hoy tiene que ver con un factor fundamental: el ingenio de las empresas familiares. En otras palabras, la capacidad para generar nuevas ideas, uno de los grandes catalizadores de la innovación.

Aunque son organizaciones fundamentalmente tradicionales, la creatividad puede florecer en las empresas familiares de dos maneras: 1) como intraemprendimientos (es decir, unidades de negocio concebidas dentro de la organización) y 2) mejoras a procesos operativos y al modelo de negocios existente.

Que caigan en tierra fértil

Las ideas no crecen en un ambiente hostil, pero ¿cómo lograr lo contrario? Un paso que toda empresa debe dar para poder innovar es dar espacio para que sus colaboradores puedan equivocarse.

Las mejores ideas nacen de la experimentación. Ed Catmull, fundador de Pixar, nos da un gran ejemplo de “aprender echando a perder” en su libro “Creativity Inc.”, donde explica cómo crearon un ambiente en el que caben las ideas buenas y las malas, y donde el director en turno puede escuchar a todos y decidir qué ideas son aplicables a su proyecto.

Sigue aquí el avance contra la pandemia en México y el mundo

Ese es tu reto como líder: establecer una cultura de trabajo donde tu equipo sepa que una  idea no los meterá en aprietos. Estar dispuesto a escucharlos y darles espacio para cometer errores ayudará a que pierdan el miedo a pensar fuera de la caja.

Metodología para florecer

Tener buenas ideas no es un talento, es una disciplina. Tú y tus colaboradores necesitan un marco teórico que les dé las bases para innovar. Existen muchas metodologías para establecer esta base; una que yo te recomiendo es el design thinking.

Esta herramienta te ayudará a unir las fortalezas de tus empleados por medio del trabajo en equipo, fomentando la generación de ideas, su análisis y perfeccionamiento para al final ponerlas en práctica.

Los expertos pueden ayudarte a encontrar técnicas compatibles con tu estilo de dirección; así como un atleta aprende a correr corriendo, tu equipo puede aprender a innovar con un empujón en la dirección correcta.Como dijo Picasso, cuando la inspiración llegue, que te encuentre trabajando.

No te escondas en tu oficina

Sigue la información de los Negocios en nuestra sección especializada

Henry Ford decía que si hubiera preguntado qué querían sus clientes, hubieran pedido caballos más rápidos; nadie le pidió el iPhone a Steve Jobs, él escuchó al mercado e inventó una herramienta que cambió al mundo.

Escuchar y observar te dará el norte para desarrollar los productos que tus clientes realmente quieren: sal a la calle y busca qué puedes ofrecer a tu mercado. Esto también aplica al final del ciclo; la retroalimentación te ayudará a ver qué estás haciendo bien y dónde puedes mejorar. No dejes todo a la memoria: organiza y clasifica la información para tenerla a la mano cuando la necesites. “El hombre no puede descubrir nuevos océanos a menos que tenga el coraje de perder de vista la costa”. Andre Gide

Identifica las áreas de mejora

Te recomiendo que revises el modelo creado por Sawhney, Wolcott y Arroniz, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), puede señalarte áreas de oportunidad en tu empresa como la oferta (qué vendes), los clientes (a quién le vendes), tus procesos (cómo vendes) y tu presencia (dónde vendes). Analiza sus 12 dimensiones, seguro encontrarás una o más donde poner manos a la obra.

No puedes forzar la creatividad…

Sigue la información sobre el mundo en nuestra sección internacional

… y tratar de hacerlo podría apagar el ingenio de tu equipo. Para que las ideas fluyan, hay que fijar una meta y luego, dar un paso de lado para que ellos caminen libremente.

Da miedo innovar, pero en ese viaje de mil millas siempre hay que dar un primer paso. Los mexicanos somos ingeniosos, solo hay que combinar ese gran don con disciplina, enfoque y compromiso ¡y conquistaremos el mundo!

Para tenerlo presente: no es suficiente con tener una idea; las buenas intenciones no trascienden sin compromiso y trabajo, pues ellas son únicamente el inicio de un proceso de transformación que debe concretarse en estrategias y en mucho trabajo para llevarlas a cabo.

“La mejor manera de empezar algo es dejar de hablar de ello y empezar a hacerlo”.

Walt Disney  

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Senado de EU se prepara para aprobar este sábado el plan de estímulo de Joe Biden
Rescate económico de Biden post Covid y sus riesgos para México
Por

La administración Biden en Estados Unidos ha anunciado un ambicioso plan de rescate económico para su país.