Por: Alan Gómez

El enfoque de México para la recuperación económica por el Covid-19 tiene importantes implicaciones para el mercado global. Cuando miramos hacia la reconstrucción de una economía más resiliente que pueda sortear las crisis futuras, debemos poner el riesgo y la oportunidad del cambio climático, en el centro de nuestras acciones corporativas.

En la economía mexicana, que está orientada a la exportación, muchas industrias enfrentan claros riesgos por la crisis climática. Estos incluyen tanto riesgos físicos, como el clima extremo que amenaza a las exportaciones agrícolas, así como los llamados riesgos de transición, como lo es el futuro de la distribución de gas natural en un mundo que se encamina hacia la descarbonización.

Los participantes del mercado financiero reconocen cada vez más al cambio climático como un riesgo. Sin embargo, para considerarlo como un factor en la toma de decisiones financieras, necesitan información sobre cómo las empresas se están preparando para enfrentar un futuro incierto, aumentando la resiliencia a los impactos físicos del futuro y adaptándose a la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono. El Banco de México, publicó recientemente su primera evaluación de las prácticas de gestión de riesgos ambientales en 60 instituciones financieras mexicanas y cómo pueden capitalizar las oportunidades de la transición climática.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Las empresas mexicanas deben comenzar por identificar y divulgar los riesgos que el cambio climático representa para sus negocios de manera clara y consistente usando el estándar global de las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés).

El TCFD se creó en el marco del G20 para comprender mejor cómo impactan los riesgos financieros y las oportunidades del cambio climático al sistema financiero global. La tarea de TCFD es desarrollar directrices voluntarias para que las empresas divulguen los impactos financieros actuales y potenciales del cambio climático en las empresas.

Dirigido por el empresario y filántropo Michael R. Bloomberg, y compuesto por más de 30 miembros internacionales, el Grupo de Trabajo desarrolló sus recomendaciones sobre divulgaciones en junio de 2017 para que las empresas de cualquier industria y geografía, puedan implementar y compartir información financiera relevante sobre el manejo y gestión del cambio climático en torno a cuatro áreas temáticas: gobierno corporativo, estrategia, gestión de riesgos y métricas y objetivos.

Hoy en día, más de mil 400 organizaciones en todo el mundo, incluidas corporaciones mexicanas como CEMEX y Orbia, han respaldado y están implementando las recomendaciones del TCFD en sus informes financieros regulares.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

En Citibanamex operamos en el marco de nuestra Estrategia de Ciudadanía Corporativa y la Estrategia de Progreso Sostenible de Citigroup 2025, reconociendo el gran desafío que el cambio climático plantea a la sociedad en México y el mundo. Este compromiso se refleja en la meta de financiamiento global de prestar, facilitar y colocar 250 millones de dólares para 2025 en proyectos amigables con el medio ambiente y evaluar rigurosamente los créditos otorgados conforme a estándares internacionales. Asimismo, desde 2018 colaboramos con la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) en proyectos piloto del TCFD con más de 40 instituciones financieras.

Mientras tanto, más inversionistas están exigiendo este tipo de divulgación: BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo anunció a principios de este año que quiere que las empresas de su cartera integren las recomendaciones del TCFD. Esto también fue confirmado recientemente por más de 80 inversionistas, que representan el 25.5% del PIB nacional, quienes firmaron la reciente declaración del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV) en pro de la transparencia de la materialidad de temas climáticos, ambientales, sociales y de gobierno.

Para las empresas en México, América Latina y otras economías de mercados emergentes, adoptar la divulgación relacionada con el cambio climático presenta importantes beneficios potenciales. Las empresas que comprenden mejor los riesgos y oportunidades relacionados con el clima probablemente estarán preparadas para llevar a cabo una planificación estratégica y financiera, integral y más eficaz.

Suscríbete a Forbes México

Tras el daño a los mercados financieros causado por Covid-19, tanto las empresas como los gobiernos de los países latinoamericanos están trabajando para reconstruir las economías de nuestra región y debemos hacerlo de una manera más resiliente. Después de la pandemia, atraer inversiones dependerá de que las empresas demuestren a los inversionistas su preparación para hacer frente a las principales amenazas, como el cambio climático. La adopción de las recomendaciones del TCFD es una base poderosa para hacer precisamente eso.

*Subdirector de Banca Sostenible de Citibanamex y miembro del Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras relacionadas con el Clima (TCFD). Las opiniones expresadas por el autor son personales e independientes de sus funciones en Grupo Financiero Citibanamex.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

autos eléctricos
Las oportunidades de la industria minera y manufacturera
Por

La visión de una economía que no dependa del petróleo, del gas y del carbón estriba más en el desarrollo de los suminist...