Los sistemas de radio televisión públicos de México realizan cada día una labor fundamental en la promoción de la educación y la cultura, además de llevar a cabo una tarea informativa y de servicio social.

Durante muchos años se ha venido discutiendo y analizando el uso y abuso de los medios de servicio público, aquellos que durante los vaivenes gubernamentales han brindado infinidad de tentaciones al gobernante en turno de pretender usarlos a su favor, venderlos por considerarlos costosos cuando la injerencia gubernamental ha sido rechazada por las audiencias o bien, ha habido gobernantes que han optado mejor por ignorarlos y congraciarse económicamente con los medios comerciales, lo cual siempre ha resultado en que al fin de un mandato igualmente cual bumerang esa guillotina que pretendieron comprar con sumas millonarias les corte la cabeza.

En nuestro país existen muy diversas modalidades de medios públicos, los cuales la mayor parte de las veces definen su futuro a partir de lo que debería ser su acta de nacimiento, es decir, bajo que marco de ley han obtenido su título de concesión (en este caso ante el IFT) y la modalidad de explotación que dicho título permita.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En palabras mas sencillas de entender, el Canal Once, El Canal 22, Tv UNAM o la DGTVE , bien podrían ser primos hermanos, con algunos rasgos de similitud pero todos de padre distinto, igual pasa con la radio,  El IMER,  Radio Educación y todos los medios públicos propiedad de las universidades, de los gobiernos de los estados, así como los medios comunitarios e indigenistas,  la gran mayoría de ellos agrupados en la Red México, todos ellos hacen un esfuerzo por presentarse ante las audiencias como medios democráticos y de amplia libertad de expresión, también son atractivos ante esas audiencias al ser presentados como un foro para el fortalecimiento en el acceso a la información de los ciudadanos.

Algunos medios públicos de México han emprendido con énfasis una transformación de contenidos, de derechos de las audiencias, de códigos deontológicos, de defensores de la audiencia, de códigos de ética y de la conformación real y no simulada de consejos ciudadanos conformados por expertos en la materia de radio y televisión.

Estos medios que en su mayoría se han encargado no solo de reconquistar audiencias,  a través de una serie de programas de usos social, bien pueden ser de orientación médica, jurídica o de emprendimiento, o bien de entretenimiento ahora deben ir por el siguiente paso:  convertirse en los instrumentos de reflexión y de libre tránsito de ideas, es decir que permitan que  esas audiencias reflexivas, capaces de opinar, juzgar y pensar, lleven a cabo una participación ciudadana real y transversal, ha llegado el momento de que a través de estos medios de servicio público, abiertos y plurales se fomente un dialogo respetuoso, inteligente e incluyente, que fortalezca la democracia.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Si los medios de servicio público tienen interés de permanecer vigentes, deben considerar que hoy las multiplataformas presentan un crecimiento exponencial en manos de ciudadanos comunes que han decidido abrir sus propios canales de comunicación, los cuales logran de manera magistral comunicarse de ciudadano a ciudadano, los grandes medios de comunicación hoy están librando una batalla enorme en contra de los generadores de contenidos independientes, y la razón es simple, este tipo de medios son auto gestionables, los generan desde casa, tampoco tienen filtro editorial;  es decir no requieren de un cadenero de antro que permita o no el ingreso a las audiencias y mucho menos quien censure su forma de hablar o su libertad de expresión.

Hoy los medios de servicio público enfrentan como siempre un tema de carácter presupuestal, muchos de ellos se encuentran a su suerte y en absoluta orfandad, poniendo un dilema ético en la balanza: la exigencia de volverse gobernistas a cambio de absolutamente nada congraciarse con los actores políticos en turno, o caer en la terrible tentación de asemejar sus contenidos a los formatos de televisión comercial con lo cual lo único que harían sería hacer una pobre copia de ideas muy vistas, afortunadamente los medios públicos pueden tomar la alternativa y  atreverse a proponer formatos disruptivos, creativos, e inclusive transitar por la banqueta de enfrente y en sentido contrario… finalmente los medios de servicio público tiene una sola premisa, no insultar la inteligencia de sus audiencias y logrando esto serán muy bien acompañados y fortalecidos por ellas mismas.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Creador de diversos canales de televisión para la industria de televisión por cable. En los últimos años ha dirigido medios de comunicación como Radio y Televisión de Guanajuato, Canal Once del Instituto Politécnico Nacional y PCTV.*

Mail: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Actividad en semaforo verde CDMX 10
Economía de Mercado con Desarrollo Inclusivo
Por

En un mundo donde el desarrollo económico y el acceso a oportunidades no ha sido equitativo, es importante construir eco...