“La mayoría de los hombres no carecen de fuerza, sino de constancia” -Victor Hugo.

Esta sería la forma más coherente de razonar cuando contemplamos a las empresas mas legendarias. Ser tenaz y tener disciplina eran las bases del éxito. Con esas premisas podías obtener tus metas. Tendrías las bases para estudiar una carrera y llegar a ser el presidente de una multinacional, si te lo proponías. Sin embargo, en nuestros días el ser constate no es suficiente ya que hemos añadido muchas más capas de complejidad.

La complejidad está tanto en nuestra empresa como en el exterior. La complejidad ha pasado de estar en nuestra esfera inmediata a ser global. El mundo ha sufrido eventos drásticos y por lo tanto, nuestro ambiente es cambiante y vulnerable. La incertidumbre está servida. Ante lo desconocido precisamos ser flexibles y moldeables hasta el punto de adaptarnos con gran rapidez sin sufrir secuelas.

Es más, en muchos casos, los ejecutivos deben provocar ese cambio dentro del cambio, siendo una especie de espiral donde la reacción a las circunstancias externas tiene aún más potencia. Se puede incluso describir este comportamiento como la reacción a la circunstancia externa que emana del doble cambio. Y es justo en ese punto donde muchos empresarios se quedan estancados y prefieren no experimentar. Muchos ejecutivos deciden tomar decisiones mas conservadores y seguras, quedando a la espera de lo que las circunstancias les dicten. De tal forma que se quedan paralizados observado al mercado y a la competencia.  Por el contrario, las empresas que apuestan, arriesgan y avanzan tienen que ser conscientes de que tanto sus ejecutivos como empleados, pueden sufrir el “aftershock” de esa decisión.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Poniendo como ejemplo, el Silicon Valley. Este año 2021, a través de cientos de horas de coaching a ejecutivos de las empresas mas grandes del mundo de la tecnología y las start ups más innovadoras, observamos los cambios en los empleados y ejecutivos del Valle del Silicio. Cambios externos que han afectado internamente. Por un lado, las empresas están cambiando el rumbo, siendo más exigentes y estirando todas las posibilidades estratégicamente viables hasta el máximo, apoyándose en la idea de que los empleados van a reaccionar de la misma manera que antes. Incluso me atrevería a decir que las empresas como Apple,  Google, Amazon, están exigiendo a sus ejecutivos a ir al mismo ritmo que las decisiones. El resultado son metas mas ambiciosas, mayor innovación, métricas mas inclusivas y políticas más eficientes. Añadiendo a este matrix, la nueva forma de trabajo híbrido y la flexibilidad de equipos que en estos momentos se anhela.

La resiliencia es crítica en estos momentos tanto para los ejecutivos como para los empleados. En muchos casos puede ser un don o una actitud innata pero en la mayoría de los casos, se trabaja, se identifica y se potencia. La resiliencia yo la defino como la perseverancia y tenacidad con facilidad. Cuando la conseguimos, nos sentimos centrados, con claridad y fuerza para seguir, sin pensar en como estábamos en el pasado.

Por definición, la resiliencia proviene del Latin “resilire”, que significa “retroceso” siendo este el mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido. Sin embargo la resiliencia es mas amplia y compleja que lo expuesto.  Por consiguiente, el punto de vista desde donde lo suelo trabajar es más espinoso que tan solo centrarse en la capacidad para reponerse ante la dificultad.

Siguiendo con el simbolismo y raíces latinas, la resiliencia la tenemos que ver como un sinónimo de “saltar hacia delante ante la adversidad”. Los ingredientes para eso son  “commits” la apertura y  flexibilidad, “clementia” gentileza y “firmitas” firmeza, tenacidad y fuerza para ser fiel a nuestro propósito.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Estos componentes imprescindibles los podemos ver en la esfera de México. Especialmente en las empresas emergentes durante la pandemia.  Me gustaría resaltar un caso donde se “ha saltado hacia delante ante la adversidad”. El ejemplo de Carlos García Ottati, Founder y CEO de Kavak, donde LinkedIn lo nombró como una de las top Startups 2020 de México más prometedoras y resilientes.  Empresa que ha sido ejemplo de resiliencia – perseverancia y tenacidad con facilidad, tanto su caso personal como profesional.

Su gerente general, ante la adversidad, reinventó su necesidad personal, la forma de llevar un caso concreto a una visión empresarial, y llegó a modificar el ecosistema con una dinámica empresarial nueva en el mercado de México.

¿Como podemos entender mejor la resiliencia en primera persona?

Primero a través de nuestro Propósito.  Como en el ejemplo expuesto, tenemos que tener claro cual es nuestro propósito y el por qué del mismo. Hay que tener claro la visión a largo plazo para que los obstáculos del presente no nublen el futuro.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

Como segunda característica, debemos tener claridad mental de lo que nos va a suponer llegar a conseguir nuestra visión y la forma con la que nos tenemos que involucrar con la causa. Saber que no va a ser fácil y tener claro cuales son los puntos que no son negociables. Los cuales pueden estar ligados a nuestros valores.

Por último, moldear la cultura. Saber qué partes del ambiente tengo que modificar. Saber cuáles son los componentes externos que puedo cambiar, y cuáles deben ser cambiados. Bien porque son necesarios para conseguir los objetivos o porque no son beneficiosos para los equipos.

Cuando nos proponemos estar alineados a estas premisas, el seguir nuestro camino a pesar de la dificultad nos hace resilientes y por lo tanto contribuimos a crecer empresas resilientes  y a la vez,  ayudamos a los empleados a que ellos también los sean.

Como siempre digo, podemos “Do Better. Get Better. Be Better.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Lucrecia Iruela. Abogada, Coach ejecutivo, empresaria. Liderazgo visión 360. Silicon Valley advocate. Marshall Goldsmith 100 coaches*

Twitter: lucreciart

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/lucreciai/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.