El pronóstico de lo que sucedería en el mundo después de que la vacuna contra Covid-19 hubiera sido aplicada a la mayoría de la población económicamente activa, era que se desataría una euforia de consumo. No obstante, las cadenas de suministro están rotas y las preferencias del mercado están cambiando. De acuerdo con McKinsey, en los próximos diez años, el ochenta por ciento del crecimiento del consumo cambiará su composición. Esto debe poner a empresarios y a emprendedores en una actitud de alerta para entender qué segmentos de su negocio están en peligro, cuáles deben modificarse y adaptarse y qué nuevos terrenos se deben explorar.

Siempre he sostenido que los negocios no inician con una buena idea, empiezan cuando se detecta una necesidad en el mercado y arrancan cuando un cliente quiere pagar por ese bien o servicio. Una buena idea que no da a sus consumidores una solución es una ocurrencia. Una iniciativa que no encuentra un cliente que concrete una transacción es una quimera. En el terreno del emprendimiento, se necesita una de dos cosas: o ver una oportunidad en donde otros no ven nada o que alguien se tope con una ventana de oportunidad y la aproveche.

Según McKinsey, existen ocho ventanas de oportunidad que pueden servir de inspiración a estos espíritus emprendedores que anden inquietos:

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

  1. Hogares más pequeños. La sociedad está cambiando en su composición. Las familias son más pequeñas que en el pasado y necesitan menos espacio para vivir. Si antes la gente vivía en casas, ahora la mayor parte de la gente vive en departamentos con áreas menores a cien metros cuadrados. Un emprendedor que se ofrezca productos que maximicen el aprovechamiento del espacio tendrá grandes oportunidades. Muebles más pequeños, enseres domésticos que sean más fáciles de guardar, artefactos plegables serán preferidos.
  2. Adultos mayores. La población del mundo está envejeciendo. Este segmento tiene dos características interesantes: tienen disposición de tiempo y dinero, requieren de muchos servicios especializados y están dispuestos a pagar por ellos. La gama es muy amplia y va desde servicios de salud y cuidado hasta entretenimiento especializado, pasando por comida, dieta, enseres como ropa, calzado, bastones o aparatos ortopédicos, sólo por mencionar algunas ideas. Los adultos mayores quieren confort y es un segmento muy poco atendido.
  3. Mujeres económicamente activas. Según el último estudio de la consultora, el nivel de consumo de mujeres, así como su grado de toma de deuda se ha incrementado en un treinta por ciento. El mercado especializado en mujeres no es una novedad, no obstante, se abre una categoría que va creciendo en forma vertiginosa: productos ejecutivos dirigidos al sector femenino. Las mujeres estamos cambiando nuestras preferencias. En esta condición, este sub-segmento tiene gran variedad de posibilidades: artículos de oficina con diseños especializados en las necesidades femeninas, servicios para madres que trabajan, productos financieros sensibles a las etapas de vida de ejecutivas y emprendedoras, entre tantos otros.
  4. Nativos digitales. El ser humano se ha convertido en nativo digital con independencia de la generación a la que pertenezca. Lo mismo un baby boomer que una persona de Generación Z, las personas se desenvuelven con mayor frecuencia en escenarios digitales. Las comodidades de la banca digital, del comercio electrónico, del entretenimiento en streaming han atraído a los individuos que antes iban a la sucursal, al súper o no se habían enganchado con alguna serie de televisión.
  5. Mezclas de canales. Hasta hace pocos años, los canales estaban bien distribuidos y sus fronteras eran líneas muy delimitadas. Hoy, estos hitos se han desdibujado y la pureza de canal ya se ha hibridado. En el mundo post-pandémico, muchos negocios han mezclado sus fórmulas B2B con B2C y está disrupción está generando mutaciones en la forma de hacer negocio que resultan muy interesantes.
  6. Responsabilidad ecológica. El mundo está cansado del abuso ecológico que hemos hecho del planeta. Aunque quisiéramos que fuera a una velocidad mayor, el mercado está tomando conciencia y responsabilidad sobre el tema. Por lo tanto, las compañías que ensucian irán desapareciendo, dejándole su lugar a aquellas que sean amigables con el ecosistema.
  7. Segmento unipersonal. El mercado está demandando bienes y servicios que se concentren en el consumo personal. Cada vez, son más las personas que viven solas y que necesitan empaques, presentaciones, servicios en los que se les consideren estos requerimientos. Mesas para uno en restaurantes, en los autobuses de viaje, en el diseño de transporte. En regiones como China, India, Tailandia y Europa se estima un crecimiento del segmento superior al treinta y cinco por ciento.
  8. Productos asiáticos. Asia está de moda. Las marcas asiáticas están creciendo a ritmos entre el sesenta y cinco al noventa y cinco por ciento, dependiendo de la industria de la que se trate. En entretenimiento, los grupos de música coreana están gozando los índices de popularidad más altos de la historia y lo mismo sucede con autos, electrodomésticos, comida, empaque, etcétera.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

El mercado está cambiando rápidamente, unos grupos crecen y generan oportunidades que los emprendedores pueden aprovechar. Por otro lado, se prenden focos de alerta.  Algunas categorías también pueden disminuir en algunos mercados. A medida que las tasas de fertilidad disminuyen y hay menos niños en los hogares, muchos segmentos de pueden experimentar vientos en contra. Algunas compañías han abandonado categorías antes de que esta tendencia los elimine. Por ejemplo, Godrej Consumer e Hindustan Unilever están desinvirtiendo del mercado de pañales para bebés.

Cada emprendedor debe tener un mapa de crecimiento, pero a menos de que el proyecto y las empresas establecidas hagan un esfuerzo concertado para comprender y rastrear los mercados que cambian dinámicamente, su mapa puede quedar obsoleto con demasiada facilidad.

Es posible que las empresas deban repensar cómo es probable que evolucione la demanda de sus productos y servicios, y deben analizar cuidadosamente qué nuevos ángulos de crecimiento son relevantes para sus negocios. Los emprendedores pueden tener éxito ajustando su cartera de productos a las grandes transformaciones demográficas que se están desarrollando en el mundo, por ejemplo, creando ofertas para personas mayores u hogares más pequeños, especializándose en mujeres. Otros pueden optar por apostar por la gran convergencia o localizar marcas a los gustos de los consumidores. Se trata de poner atención. Aquí hay algunas ideas.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Correo[email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los desafíos de la nueva variante del Coronavirus “Ómicron”
Por

La incertidumbre en torno al desempeño de la pandemia se ha incrementado desde la semana pasada cuando se descubrió una...