Las elecciones celebradas el pasado domingo 6 de junio -en la que se eligieron 20 mil 415 cargos de elección popular, de los cuales, 500 fueron diputados federales, 15 gobernadores y mil 63 diputados locales, el resto funcionarios municipales- fue una muestra más de cómo los ciudadanos están ocupados y preocupados por mejorar las condiciones de vida en el país.

Los ciudadanos han visto en la alternancia -desde las elecciones del año 2000- una forma de buscar opciones diferentes de cambio y mejora en cada elección celebrada. Así se ha plasmado en los avances de los resultados del mapa electoral a nivel nacional, local y en la Cámara de Diputados.

Esta composición en los diferentes estados, congresos locales, ayuntamientos y Ciudad de México debe ser una llamada de atención a todas las fuerzas políticas, debemos entender y leer lo que los ciudadanos nos están diciendo a través de las urnas. Ellos están cada vez más involucrados en el quehacer de la vida pública, ellos ahora están más informados, dispuestos a “poner y quitar” o bien, a no darle el poder absoluto a un solo partido político, sin importar cuál sea.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

A través de ésta, la piedra angular de la democracia y participación ciudadana, los electores alzaron la voz para manifestar no solo su hartazgo y su cansancio de ver raquíticas propuestas en diversas fuerzas políticas, sino su inconformidad de ver a candidatos que nada tienen que ver con la vida pública, política o social.  

La nueva configuración en el mapa electoral es una muestra más de la madurez de nuestro sistema democrático, ahora somos nosotros los políticos los que debemos atender y entender las necesidades prioritarias de lo sociedad, somos nosotros los que debemos estar a altura de una sociedad altamente participativa e involucrada en los temas de la agenda nacional.

De acuerdo con las cifras que dio a conocer el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, de las más de 93 millones de personas que pudieron ejercer el voto el pasado 6 de junio, el porcentaje de participación fue de entre el 51.7 y 52.5 por ciento. Una cifra alta para ser elecciones intermedias en las cuales históricamente los porcentajes se registran a la baja.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Tal fue la fuerza de la participación que la renovación dio revés y sorpresas a todas las fuerzas políticas. De las 15 gubernaturas en disputa, en 11 de ellas triunfó Morena, es decir, su presencia se duplicó en los gobiernos estatales. El PAN gobernará dos entidades, el PVEM un estado y Movimiento Ciudadano gobernará una entidad.

En tanto, para la elección en la Cámara de Diputados el partido gobernante logró entre 34.9 y 35.8 por ciento de la votación y entre 190 y 203 diputados, un ligero retroceso respecto a la elección de 2018, y le dio mayor representación al PAN. En la Ciudad de México el partido gobernante perdió seis alcaldías, las cuales quedaron en manos de la Alianza va por México conformada por PRI, PAN y PRD.

La alta afluencia en las casillas de votación en todo el país son la evidencia de que la renovación del poder público es la única vía de cambio. La consolidación de las instituciones y la participación de los ciudadanos debe ir más allá del 6 de junio, es la ruta para la transformación del país.

Suscríbete a Forbes México

Israel Zamora, Senador de la República*

Twitter: @IsraelZamora_

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

JAXA y su robot “transformer” que enviará a la Luna en el 2022
Por

No será un robot gigantesco como aquellos en los que se podría pensar al hablar de transformers. En realidad se trata de...