El próximo 11 de febrero se conmemora el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, y para mí es un momento de detenerme, mirar a mi alrededor para meditar y ser consciente de la importancia de conmemorar este día.  

Para empezar, es importante reconocer que en México y el mundo, las mujeres no tenemos suficiente representación en disciplinas que tienen que ver con la ciencia, la tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés); desafortunadamente en 2021, solo el 38% de las mujeres en el país estudian carreras STEM, acuerdo con el Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección.

Cuando inicié mi carrera, era poco común que las mujeres nos inscribiéramos a carreras relacionadas con la ciencia, las matemáticas o la ingeniería. Hoy puedo reconocer que ha habido un avance, de hecho, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) reportó que de 2012 a 2021 hubo un incremento de 42% de mujeres profesionistas de carreras STEM pero, aun así, seguimos siendo minoría y todavía tenemos mucho por hacer.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Recuerdo que cuando era niña me encantaba jugar y experimentar con distintos elementos que encontraba en casa; desde la primaria tenía facilidad para las matemáticas y en la secundaria, por supuesto que la materia de química era de mis preferidas. Hoy en día, en México, las niñas de primaria han mostrado mejores resultados en matemáticas que los niños, esto durante pruebas del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA). Sin embargo, para las etapas ya de profesión, en 2021 solo un 13.5% de las profesionistas fueron egresadas de las carreras STEM, de acuerdo con datos del INEGI.

Entonces, ¿qué sucede en el camino? Si las niñas destacan por su desempeño en ciencias, ¿por qué un porcentaje tan bajo se gradúa de alguna de estas carreras? Se trata de un rezago histórico que se relaciona con el acceso a la educación que hemos tenido las mujeres y con la igualdad de género. Y para comenzar a resarcir esta situación, considero debemos fomentar habilidades en las niñas, no solo en la escuela sino en casa, inspirarlas y mostrarles el abanico de posibilidades que ofrecen una carrera en estas áreas del conocimiento.

Es importante recalcar que no solo se trata de guiar a niñas y adolescentes, porque en el campo laboral también se enfrentarán a limitantes para ascender a puestos de liderazgo, y a otras barreras que continúan existiendo y que, por ejemplo, ahora con la pandemia derivada del Covid-19, seguimos notando.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Con la pandemia hubo un retraimiento de las mujeres en el mercado laboral a nivel mundial, esto ya sea por una salida total o por una reducción en el número de horas trabajadas. De acuerdo con la COPRED y su estudio, “Impactos diferenciadores – Efectos de la pandemia Covid-19 en la situación laboral de las mujeres en México”, esta salida de las mujeres del mercado laboral se debió, a la contracción en la actividad de los sectores altamente feminizados[1]. En aquellos estudios en donde se analizó el efecto de la presencia de niños en el hogar, los resultados coinciden en que las mujeres con hijos experimentaron una mayor probabilidad de ser expulsadas del mercado laboral, y de incrementar su carga de trabajo de cuidados con respecto a la de sus pares sin hijos. Entonces seguimos viendo que la mujer continúa en gran desventaja cuando hablamos del mercado laboral.

En México, a nivel nacional se tuvo una reducción del 5% de la población ocupada respecto al valor base para el tercer trimestre de 2020. En el caso de las mujeres, la reducción experimentada fue mayor, siendo de cerca del 7% respecto al valor base.

Lo anterior me hace reflexionar aún más en la importancia de los esfuerzos que como sociedad, debemos impulsar para que nuestras niñas y mujeres tengan más posibilidades de conseguir oportunidades laborales en distintos sectores y que estas no sean vulneradas.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Ahora como presidenta de Dow para la Región Norte de América Latina, participo activamente en proyectos que promueven soluciones en favor de la igualdad e inclusión en la industria; y me gustaría que hubiera más historias de mujeres en México y América Latina aportando desde las ciencias.

Según datos del Banco Mundial, en 16 países de la región menos del 10% de los egresados de las carreras STEM son mujeres; por lo que fomentar la integración de las niñas a estas carreras podría impulsar la innovación a nivel mundial, así como el bienestar y el desarrollo sostenible.

De igual modo, en un mundo donde la tecnología es cada vez más relevante en todos los sectores de la sociedad, tener niñas preparadas para esta realidad se vuelve esencial. De acuerdo con ONU Mujeres, los trabajos del futuro requerirán competencias STEM y en unos años, aproximadamente el 75% de los empleos estarán relacionados con este campo.

Con este futuro revelado, propongo entonces no conmemorar sino seguir accionando para contrarrestar esta realidad para seguir cambiándola y sea una motivación verdadera para las niñas y jóvenes. Desde la trinchera en la que nos encontremos, sea en el plano de la investigación, académico, corporativo, en cualquier rubro de la industria, es vital tomar acciones que aceleren este cambio.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

Por esta razón, es importante que, desde las empresas, sigamos impulsando la equidad a través de diversas iniciativas laborales, sociales y personales. Desde mi rol, busco impulsar ideas y acciones que favorezcan al sector femenino, donde también contamos con pilares rectores siendo el de la “inclusión” el más importante, pues la fuerza laboral femenina es fundamental en todos nuestros procesos.

La inclusión no es solo lo correcto en términos sociales, sino también económicos. Mayores mujeres en la industria nos permitirá seguir trayendo más y mejor innovación y a la vez, resolver las brechas e impulsar un futuro mejor para ellas, las ciencias y nuestro país.


[1] Se considera a un sector feminizado si las mujeres ocupadas en él representan más del 50 % de toda la fuerza laboral del sector. De acuerdo con el mismo estudio de la COPRED.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Verónica Pérez, ingeniera química, presidenta de Dow para México, Colombia, Perú, Ecuador, Centro América y el Caribe.*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

outsourcing T-MEC industria automotriz
La importancia de escuchar a la industria
Por

El sector genera más de 960 mil empleos, entre los cuales poco más de 100 mil corresponden a la industria automotriz ter...