Estimado empresario, podría ser que tu empresa ya sea millonaria y aun no lo sepas. A través de los activos intangibles de tu compañía, esto es muy factible. Y es que, a pesar de que estos activos no se pueden ver ni tocar, son capaces de generar un gran valor para las empresas y son un elemento clave para enfrentar la nueva realidad y el reacomodo de los mercados. De hecho, estudios revelan que, en la mayoría de los casos, hasta el 90% del valor de una empresa sus activos son intangibles, los cuales le permiten a una organización obtener mayores ingresos.

Es una realidad que la mayoría de las empresas aún consideran a la Propiedad Intelectual (PI) como un trámite exclusivamente para el registro de sus marcas o patentes, para evitar que alguien les robe su idea o para blindarse de la piratería. Sin subestimar lo anterior, para mí es muy relevante descartar esta única visión y promover que las empresas abracen y consideren a la PI con una visión estratégica y de acompañamiento para explotar al máximo sus activos intangibles -pues éste es el valor agregado que ofrece la PI.

Ahora bien, para que estos activos intangibles puedan monetizarse, es necesario que cumplan con al menos dos características esenciales: lo primero es que se debe comprobar su existencia, lo cual se puede hacer a través de un registro que demuestra que esa invención, marca, diseño y/o conocimiento es de tu propiedad. A partir de aquí es posible generar ingresos con diversas estrategias que pueden implementarse, solo deberás considerar hacer antes un análisis de evaluación de activos para saber cuál es su valor, pero, sobre todo, cuál es la mejor estrategia para su monetización.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Por ejemplo, cuando una empresa quiere llevar su innovación hacia otros países, mediante transferencia de tecnología u otro modelo de monetización, el contar con una estrategia de PI puede ofrecerle la seguridad de conocer previamente qué barreras de entrada o competencia existe hacia los mismos, y darle la certeza de que no hay otro producto que pueda ocasionarle algún problema. Una estrategia bien cimentada de PI, asegura que tu innovación va a tener éxito en un mercado específico gracias al  buen manejo de sus activos intangibles.

Ahora, una estrategia así no solo es para que la consideren los directivos de una nueva empresa, sino que también funciona en las organizaciones que ya tienen un producto, marca o innovación posicionada en el mercado y quieren darle continuidad a ese liderazgo. Verán, como el mundo se mueve a velocidades impresionantes en cuestiones de tecnología, de nuevas invenciones y tendencias, es importante mantenerse al día, asegurando su diferenciación, por ejemplo, a través de la adopción de invenciones tecnológicas, mecánicas o científicas para conservar esa continuidad

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

La innovación no para y siempre pueden presentarse novedades tecnológicas que muchas veces las empresas no están monitoreando por sí solas. Es por ello que esta tarea, propia de una consultoría en temas de PI, además de monitorear todas estas oportunidades permite preverlas y analizarlas oportunamente.

Otro de sus grandes beneficios es que puede identificar oportunidades de financiamiento a partir de sus activos intangibles con el fin de expandir y definir nuevos modelos de negocio.

Hoy en día, contar con los beneficios de la PI, prácticamente es sinónimo de cristalizar un éxito comercial y financiero. Sin duda considero que los directivos de grandes empresas deben asegurar una gestión estratégica de la PI como un gran diferenciador en el éxito perseguido.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Lorena Rodríguez, Directora General de ClarkeModet México*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Assange no escuchará mariachis
Por

El asilo no ocurrirá, pero revela fallas en la política exterior, donde imperan más las filas y las fobias que los cálcu...