Por Luis López

En este punto de la pandemia muchas personas volvieron a la oficina de forma presencial, algunas en esquema híbrido y otras se mantienen a distancia. Sin embargo, las organizaciones enfrentan un nuevo reto: la falta de seguridad psicológica.

¿Qué significa esto? Poder preguntar, cuestionar o proponer con libertad en persona o a distancia. Parece más simple de lo que es en realidad.

En la columna titulada El futuro del trabajo es emocional, abordé la importancia de que las empresas comiencen a centrarse en cómo hacen sentir a las personas que trabajan en su equipo, sobre todo cuando la necesidad de innovar y cumplir objetivos ambiciosos pone sobre ellas una presión constante. En esta ocasión quiero ahondar en la importancia de la seguridad psicológica, y cómo esta se construye mediante la cultura laboral que pone a las y los colaboradores en el centro, tanto en experiencias cara a cara, como en el entorno digital.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Antes de hablar de cómo construir una cultura laboral segura, es importante definir qué es la seguridad psicológica. De acuerdo con la profesora de Harvard Amy Edmondson, se entiende como la creencia de que tu trabajo es un lugar seguro para expresar tus ideas, preguntas, preocupaciones e incluso para equivocarse. La seguridad psicológica en tu trabajo te da la confianza de saber que tu voz es valiosa.

“Hay que resaltar que no se trata de ser ‘amable’ o contener una idea que puede ser incómoda para alguien, es más bien lo contrario, se trata de apertura y franqueza, se trata de enfrentar el conflicto de manera considerada, todo con la visión de encontrar las ideas más adecuadas para alcanzar la excelencia en la empresa”, asegura Edmondson.

La clave, de acuerdo con la profesora, es equilibrar la seguridad psicológica con la búsqueda de excelencia, porque una sin la otra deriva en escenarios que queremos evitar. Por ejemplo, innovar sin cuidar el bienestar de las personas; o no innovar por miedo a no cuestionar y caer en la zona de confort.

Encontrar ese equilibrio requiere de valores bien definidos que guíen las prácticas internas y externas de una empresa u organización. Asimismo, es importante diseñar iniciativas, tanto presenciales como digitales, que transmitan dichos valores a los empleados y donde se promueva la seguridad psicológica.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

Al ayudar a otras empresas a crear organizaciones más innovadoras, he descubierto la importancia de generar rituales que permitan reafirmar los valores del equipo, así como promover espacios donde todas las personas puedan expresarse sin temor a la represión o humillación.

Estos rituales ayudan a romper el hielo y facilitar la colaboración, pero, sobre todo, fortalecen la conexión entre las personas que integran un equipo, permiten reconocer sus logros e impulsar el aprendizaje.

Un ejemplo de estos rituales es el ‘team leap’. Al inicio de cada proyecto, esta actividad nos ayuda a conocer las metas personales, objetivos de aprendizaje y cómo trabajar como equipo.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Con esta dinámica, establecemos una buena relación entre quienes colaboran en equipo por primera vez. Otra forma en la que empujamos la innovación es promoviendo la cultura de la crítica, que más allá de retroalimentar el trabajo del equipo, busca mejorar diseños, ideas y productos de forma constructiva.

Desde luego, crear una cultura de trabajo donde prevalezca la seguridad psicológica toma tiempo. En nuestra experiencia, retomando las mejores prácticas, hemos encontrado cuatro factores que empoderan a los equipos y a la cultura de las organizaciones donde trabajan:

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

  • Cuidar la experiencia de las personas en el trabajo: ya sea de manera presencial o digital, el ambiente, los procesos y las herramientas que tienen los empleados son reflejo de los valores de una empresa. Nuevos rituales y esquemas para conectar con los trabajadores, especialmente con las personas que trabajan de forma  remota, pueden promover una fuerte cultura laboral independientemente del lugar.
  • Fomentar el bienestar integral: es importante que los lugares de trabajo fomenten el movimiento, y den a los empleados elección y control, así como oportunidades virtuales y físicas para la colaboración. Más luz natural, mejorar la calidad del aire interior y favorecer el movimiento y la ergonomía adecuada son ingredientes para crear un entorno físico que favorezca el bienestar.
  • Descentralizar el lugar de trabajo y considerar las necesidades de movilidad: Los modelos híbridos permiten a las empresas eliminar espacios redundantes y reconfigurar otros para proporcionar los servicios y comodidades que los empleados requieren. Asimismo, reconocer los cambios en las realidades de los empleados permite, por ejemplo, brindarles opciones de transporte alternativas y seguras.
  • Utilizar tecnología centrada en mejorar la experiencia de trabajo: Los empleados se inspiran en los servicios que utilizan en su vida personal y esperan lo mismo en el trabajo. La tendencia SMAC (social, mobile, analytics y cloud) permiten que las personas exploren su creatividad y potencial con el uso de procesos y herramientas adecuadas.

Las y los líderes debemos priorizar la seguridad psicológica de las personas que trabajan en nuestros equipos. Ellas serán más felices y los beneficios a mediano y largo plazo se verán reflejados en innovación acelerada, mayor diversidad y capacidad para adaptarse mejor a los cambios del mercado.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Luis López, Lulo, es Design Director en frog, consultora líder en diseño, innovación y estrategia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

negociaciones Ucrania Rusia
Una guerra sin vencedores
Por

La historia de la invasión de Rusia a Ucrania es ya una tragedia humanitaria que junto a otros conflictos internacionale...