Actualmente nos enfrentamos a un panorama incierto donde se conjuntan problemáticas preexistentes y un nuevo entorno altamente desafiante, la situación económica del país cambia y requiere de ser analizada constantemente pues es sumamente importante planear estratégicamente los siguientes pasos que contemplan desde cómo vamos a concluir de mejor forma el 2020 hasta cómo haremos frente al 2021 para lograr la ansiada recuperación.

Un aspecto clave para la economía mexicana es la asignación del gasto público, ya que representa las inversiones que llevará a cabo año con año el Gobierno Federal, así como los recursos con los que contarán los Estados para realizar todos sus proyectos como los económicos, sociales y educativos e incluso culminar proyectos que han quedado pendientes; también representa la asignación de los recursos para poder operar y cubrir salarios y prestaciones de todos los servidores públicos, es por ello el gran nivel de importancia que posee.

Para el siguiente año se presupuestó y aprobó un gasto bruto de 7 billones 230 mil millones de pesos y un gasto neto total de 6 billones 295,736 millones de pesos [1], estos niveles de gasto reflejan un crecimiento del 3.1% respecto al presupuesto del año 2020, sin embargo, es importante destacar que es el menor crecimiento que se ha presentado en los últimos cuatro años.


Fuente: Datos del Observatorio del Gasto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sin duda alguna, es un año retador, pero en la búsqueda de una mejor distribución de los ingresos sobresale el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) dentro de las instituciones, ya que es una forma altamente efectiva de generar valor agregado y mejores servicios hacia la ciudadanía, disminuir costos y tiempos, automatizar procesos e impulsar una cultura digital entre funcionarios y ciudadanos.

Específicamente el presupuesto del gasto relacionado al uso de estas tecnologías para 2021 en el Gobierno Federal es de 27 mil 942 millones de pesos, que representa un crecimiento del 10.8% respecto al proyecto de presupuesto del año anterior pero solo un crecimiento del 2.1% respecto al gasto TIC[2]  presupuestado en 2018 que pertenece a la pasada administración.


Fuente: Datos del Observatorio del Gasto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)

Cuando observamos las dos gráficas anteriores se percibe el impacto que tuvo la política de austeridad establecida desde el inicio de la actual administración, con una disminución del crecimiento del gasto neto y de los niveles de gasto TIC, donde éste último apenas supera el aprobado en 2018. Si bien aún no regresamos a los niveles que teníamos en 2018 como proporción del PPEF del 0.52%, sí se observa una recuperación, ya que en 2019 solo representó el 0.39% del presupuesto y en 2020 aumentó al 0.41%, para llegar a 0.44% en 2021.

Pero los cambios importantes vienen en la reestructuración interna del presupuesto TIC, algunas consideraciones para el gasto correspondiente solo a las Tecnologías de la Información (gasto TI que excluye Telecom) son:

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

  1. El gasto TI en 2021 será de 11,258 millones de pesos y presentará un crecimiento del 10.8% respecto al presupuesto de 2020 y 2.1% respecto al presupuesto de 2018 que corresponde a la administración pasada.
  2. El rubro de Hardware TI será el más favorecido pues en el 2020 significó apenas un 5.5% del presupuesto TIC pero para 2021 tendrá un crecimiento anual del 114% respecto al año anterior, lo que lo llevará a representar ya el 10.8% del gasto para 2021 y aunque se mantiene por debajo de la mitad de los niveles de gasto TI en Hardware de 2018, se observa una recuperación favorable.
  3. En el caso de Software también se observa un incremento de doble dígito, del 42% respecto a 2020, con lo que pasará a representar el 0.8% de 2018 a 2.2% del presupuesto TI para 2021.
  4. Para Servicios TI en el presupuesto de 2021 se prevé un crecimiento del 8.3% respecto al presupuesto de 2020, siendo el más relevante para las Tecnologías de la Información y   representa el 27.3% del gasto TIC de 2021, ligeramente por debajo del 28% de 2018.

Fuente: Datos del Observatorio del Gasto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)

Ahora bien, si incluimos la partida correspondiente al gasto en Telecomunicaciones que son 16,684 millones de pesos, podemos observar que ésta representa casi el 60% del gasto TIC, además de que tuvo un crecimiento del 2.1% respecto al presupuesto del 2020. Sin embargo, internamente observamos ajustes importantes en sus categorías:

  1. Servicios orientados a Telecomunicaciones; que representa el 73.7% dentro del presupuesto Telecom, pero enfrenta una disminución del -11.7% vs 2020.
  2. Hardware de Telecomunicaciones; representa el 23.3% de este gasto y presenta un ambicioso crecimiento del 80.9% vs. 2020 representando incluso 6 veces más lo presupuestado para esta categoría en el 2018, pasando de 728 millones de pesos a 4,382 millones de pesos para 2021.

Fuente: Datos del Observatorio del Gasto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)

Hay que destacar también que las disminuciones más importantes para el gasto TIC presupuestado para 2021 respecto al de 2020 se encuentran en las partidas específicas de:

Suscríbete a Forbes México

  1. Arrendamiento de equipo de telecomunicaciones (-40.4%)
  2. Refacciones y accesorios para equipo de cómputo y telecomunicaciones (-30%)
  3. Servicios integrales de telecomunicación (-28.3%) y
  4. Servicios de internet (-27.6%)

Mientras que los crecimientos más altos los encontraremos en:

  1. Bienes informáticos (315.6%)
  2. Servicios de digitalización (189%)
  3. Servicio de telefonía celular (159.2%) y
  4. Equipos y aparatos de comunicaciones y telecomunicaciones (99%)

Finalmente podemos afirmar que se observan importantes cambios dentro de la estructuración del presupuesto para el gasto TIC sobre todo orientados al logro de uno de los proyectos más ambiciosos de esta administración que es el garantizar la conectividad para todo el país, al priorizar el presupuesto orientado a Telecomunicaciones frente a las Tecnologías de la Información. Otro aspecto fundamental radica en dar continuidad y privilegiar a aquellas inversiones en tecnología que permitan al Gobierno generar mayor valor agregado en los servicios ofrecidos a la ciudadanía, teniendo en cuenta algunos elementos clave como: a) infraestructura tecnológica adecuada, b) recursos humanos (funcionarios) con capacidades digitales, c) un soporte tecnológico eficiente y d) un marco de confianza digital.

Sin embargo, es fundamental dar continuidad a la agenda digital y acelerar los proyectos basados en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) que otorguen mejores herramientas a las instituciones y además se debe contemplar un marco de optimización de costos al mismo tiempo que se aseguran entornos ágiles, flexibles y seguros.

[1] El Gasto neto excluye y el bruto incluye las aportaciones hacia el ISSSTE, subsidios, transferencias y apoyos fiscales a las entidades de control directo y empresas productivas del Estado.

[2] El Gasto TIC son partidas específicas de los distintos PPEF publicados en el Observatorio del Gasto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) relacionadas con las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y elegidas con base en la taxonomía de IDC.

Sigue la información de Emprendedores en nuestra sección especializada

Wendy Martínez es Enterprise Analyst, IDC México*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Efectos de la sequía en el Sistema Cutzamala
Por

La falta de lluvias durante este año impidió que tres de las siete presas que componen el Sistema Lerma Cutzamala llenar...