Por Yvette Mucharraz y Cano y Karla Cuilty Esquivel

México requiere seguir avanzando en la legislación sobre el bienestar. Recientemente, se propuso una modificación al artículo 76 y 78 de la Ley del Trabajo. El objetivo es duplicar el periodo vacacional pagado. La iniciativa resalta que los trabajadores requieren vacaciones dignas que permitan la desconexión laboral y el descanso.

La propuesta contempla pasar de seis a doce días de vacaciones desde el primer año cumplido en el trabajo e ir incrementando dos días por año trabajado hasta llegar a veinte días. Además, hace hincapié en que México es el país con mayor incidencia de estrés a nivel mundial. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), México tiene 75% de prevalencia de estrés en su fuerza laboral. Estas cifras podrían relacionarse con el alto número de horas dedicadas al trabajo. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, 2020) somos el segundo país con mayor número de horas trabajadas con un total de 2,124.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Si bien la propuesta va enfocada exclusivamente al trabajo remunerado, sería conveniente incluir en este análisis al trabajo no remunerado. De acuerdo con la investigación de David Kaplan y Claudia Piras de 2019, los horarios de las mujeres mexicanas exceden a los doce países latinoamericanos estudiados. Por lo que las vacaciones podrían brindar un periodo de relajamiento tanto en el ámbito laboral como en el doméstico. El CIMAD, en el 2021, mostró que las jornadas laborales excesivas para las mujeres llegan a 18.8% y el tiempo libre por semana es de 12 horas menos que los hombres.

Los periodos vacaciones son indispensables para mantener la salud. Según una investigación de la Universidad de Boston, existe 30% mayor prevalencia de sufrir algún ataque cardiaco debido a la falta de vacaciones. Por otro lado, se sabe que los días vacacionales reducen la presión arterial, el nivel de cortisol y el estrés porque mejoran el estado de ánimo.

Desde que comenzamos a planear las vacaciones se crean expectativas positivas y se produce serotonina, hormona relacionada con la regulación de las emociones, lo que eleva el estado mental. Durante los días de descanso se da un proceso conocido como “recuperación” donde se reducen las hormonas relacionadas con el estrés por la ausencia de las condiciones cotidianas del trabajo.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

La desconexión laboral da espacio a tiempos de calidad con la familia o amigos. La unión familiar suele verse reforzada por el tiempo y las actividades llevadas a cabo, sobre todo cuando la familia completa forma parte de la decisión del itinerario.  

Un ambiente distinto encamina al cerebro para pensar de forma distinta, por lo que la inspiración y la creatividad se ven fortalecidos; asimismo, está demostrado que la productividad se incrementa después de un periodo vacacional.

En el 2021, Jan Packer mostró que los periodos de vacaciones cortos tienen ventajas sobre los extensos al tener mayores efectos en la recuperación de la capacidad cognoscitiva, por lo que sería conveniente implantar dividir las vacaciones en periodos de pocos días.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

En nuestro país es indispensable transformar la cultura respecto a la percepción negativa del que toma vacaciones como alguien que no tiene compromiso con la organización o con su trabajo. Es indispensable permear una cultura orientada al bienestar desde la Alta Dirección hasta los niveles inferiores. En el contexto actual donde la escasez de talento impera, esta puede ser una ventaja para la atracción y retención del mismo. En especial, las madres trabajadoras y empresarias requieren de cierta flexibilidad para atender también las necesidades familiares. Ellas sufren mayores niveles de desgaste laboral y presentan con mayor frecuencia conflictos en la conciliación familia-trabajo, por lo que los días de descanso son un elemento esencial para mantener su salud mental, emocional y física.

Aun cuando la propuesta para incrementar el número de días de vacaciones tiene aspectos relevantes en términos del bienestar para los trabajadores, deben analizarse los costos empresariales y establecer sistemas de implementación para que la carga no sea excesiva y no se generen consecuencias negativas en la calidad del empleo.

Ahora que se acerca el verano, es un buen momento para planear y luego disfrutar de las vacaciones, verlas como un merecido descanso, una recarga de energía para dar mejores resultados laborales y una evolución empresarial hacia el bienestar.

Suscríbete a Forbes México

Yvette Mucharraz y Cano es directora del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE Business School.*

Karla Cuilty Esquivel, Investigadora Sénior Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección.**

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes

 

Siguientes artículos

Guardia Nacional
El fracaso de la estrategia de abrazos no balazos
Por

Iniciamos mayo con la noticia de que en el primer día del mes ocurrieron 112 asesinatos en el país.