Es un error hacer recortes generacionales echando para fuera a las personas con mayor edad, pues es una medida que debilita a las organizaciones, aseguró Marisa Salanova, socia fundadora de la Sociedad Española de Psicología Positiva y consultara de empresas.

Las personas con mayor edad saben cómo liderar los procesos y esas es una experiencia que no tienen los jóvenes recién egresados, dijo en entrevista, tras participar en el Wellbeing 360º organizado por el Instituto de Ciencias de la Felicidad de la Universidad Tecmilenio, la semana pasada.

Ante la pandemia y la posibilidad de nuevos brotes, las empresas deben actuar con rapidez para evitar mayores daños que provoquen más recortes de personal y la pérdida de productividad. 

Salanova, autora del libro “Organizaciones saludables”, advierte que es importante dejar que operen las nuevas fórmulas para superar la pandemia y no sólo criticarlas, especialmente si vienen avaladas por investigación y ciencia.

Uno de los grandes obstáculos que se enfrentan hoy, y que están haciendo más dura la lucha contra el Covid-19, son los intereses políticos que todo critican, especialmente los opositores a los gobiernos.

Salanova fue entrevistada desde su país de origen, España, vía remota.

Recién el Foro Económico Mundial compartió una encuesta que revela que 54% de los adultos de todo el mundo temen perder su trabajo en los próximos 12 meses, ¿cómo enfrentar la amenaza desde el punto de vista de las empresas y de los trabajadores?

Hay que actuar rápidamente. 

Siempre que hay crisis se suele recortar personal. Pero hay formas. Las hay saludables y esas requieren de una planificación, comunicación, velocidad y medida necesarias. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Muchas veces la noticia llega a través de rumores. Por eso es importante planificar y hacerlo con rapidez para que no se forme la incertidumbre, como también hacerlo correctamente a nivel económico, para que la gente pueda vivir durante algún tiempo.

Debe evitarse que quienes se quedan sufran el síndrome del sobreviviente y pase el tiempo esperando el momento en que a él lo toque el recorte. Se puede evitar tomando las acciones debidas lo más rápido posible y comunicando adecuadamente.

Por otra parte, como lo están haciendo algunas empresas que están trabajando con nosotros, seguir implementando intervenciones psicológicas positivas para reducir el estrés y manejar la ansiedad en esta época.

A veces, muchas organizaciones piensan “como estamos mal, no vamos invertir nada”, pero por el contrario se debe intentar que la transición sea más suave.

Es un error no invertir en el bienestar organizacional.

En la parte individual de los trabajadores, de las personas, hay muchas maneras de enfrentar las amenazas de la pandemia, como practicar mindfulness para reducir las emociones negativas y aumentar las positivas; tener hábitos saludables, como una alimentación balanceada, un buen sueño y hacer ejercicio físico.

Es vital el procurar no aislarse, intentar tener una conducta responsable frente a la situación que está pasando. 

Por último, vivir el momento, aceptar la situación, yo sé que es difícil decirlo, pero no nos queda otra más que aceptar lo que está pasando. No significa resignarte, pero sí aceptar que las cosas están como están. 

Tener una visión lo más objetiva de la realidad e intentar ir viviendo el día el día. No sabemos qué va pasar mañana. 

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Es muy importante tener un propósito de vida, pero también saber manejarnos en el corto plazo en este momento.

La pandemia aceleró la automatización de tareas lo que amenaza los puestos laborales, y algunos sugieren que los trabajadores se capaciten en nuevas habilidades para tener oportunidades en los siguientes años, ¿pero qué hay de quienes son adultos y les queda poco tiempo de plenitud laboral?

Esto ya pasaba antes, desde las otras crisis que venimos soportando al final se prescinde de los trabajadores mayores. 

Yo conozco empresas que han adelgazado en la parte de arriba por la edad, se han cargado generaciones completas. El personal que tienen cumple 50 años cuando mucho. 

Desde la perspectiva de la organización esto es un error grave prescindir de las personas de mayor edad porque piensan que no van a ser capaz de reciclarse por las tecnologías. En algunos casos, puede ser que sí, pero la mayor proporción de estas personas tienen un montón de conocimientos llamados procedimentales. No conocimientos tácitos, esos los tienen el chaval que se acaba de licenciar. 

Es muy bueno y muy bien visto que se gestione la pluralidad generacional dentro de las organizaciones porque su trabajo conjunto es muy positivo. 

Son procesos de mentoring que quizás pueden ir de arriba hacia abajo en cuanto hablamos de mentorazgo. ¿Cómo liderar?, eso no lo puedes saber un chaval de 20 años, eso lo tiene que saber una persona de 50 años y que ha ocupado puestos de liderazgo en su vida.

Pero también puede haber un momento ascendente, los jóvenes también le pueden enseñar a estas personas mayores cómo manejarse con las últimas tecnologías. 

Los grandes recortes generacionales suceden en todo tipo de empresas, incluso en las pequeñas. Aunque en las pequeñas y medianas se prescinde menos de ellos. Es en las grandes donde hay más cortes generacionales amplios.

Suscríbete a Forbes México

En Estados Unidos se desplegó un millonario programa de apoyo económico para ayudar directamente a trabajadores sin empleo y resulta que algunos recibieron más dinero que cuando laboraban normalmente, ¿cómo lidiar con este estímulo perverso una vez que la actividad regrese a la normalidad progresivamente?

Yo creo que los gobiernos tienen que ser creativos en buscar nuevas fórmulas. No estoy defendiendo la postura de Estados Unidos, pero si esas fórmulas son avaladas por la investigación, por la ciencia, por los expertos, tenemos que probarlas. 

Hay errores y podemos reajustar, volver atrás, pero hacen falta de verdad ideas creativas, innovadoras. 

Estamos ante un cambio estructural de la forma como nos vamos a relacionar con nosotros mismos, con los demás, entre organizaciones y las organizaciones con sus trabajadores. Entonces, se requieren respuestas muy diferentes a las que hemos tomado hasta ahora.

Aquellas iniciativas que tienden estimular a la gente para que puedan seguir trabajando en sus puestos tienen que ser aplaudidas. Sobre todo si vienen avaladas por la investigación, por el expertisede la gente, y no criticadas.

Aquí, en España, cada vez que se pone en marcha una idea, tenemos a toda la oposición del gobierno en contra. Estamos paralizados por eso. 

Sigue la información de los Negocios en nuestra sección especializada

En Australia, Nueva Zelanda, el gobierno se ha unido para combatir el virus desde la unión, no desde la separación. Sus resultados son espectaculares y debemos aprender de estos gobiernos.

Pareciera que en España hay un avance destacado en leyes para responder a las nuevas condiciones laborales, por ejemplo que las empresas paguen a sus empleados los costos de trabajar en casa. ¿qué es lo que impulsó los cambios en España y qué tan factible es aplicarlos universalmente?

Hay que ver la planificación, no me refiero a un año, pero sí hay que planificarlo. Ver a cuánta gente va afectar, qué consecuencias puede tener, hacer un diagnóstico de debilidades, fortalezas, demandas internas y externas. 

Aquí en España, trabajaba 4% de la fuerza laboral y ahora hemos llegado al 35%.

Mucha gente se ha visto, de estar trabajando en su oficina, a tener que utilizar el portátil de su hijo porque no tenía equipo.

También han sufrido ciberataques con el trabajo remoto.

Algunas empresas han reaccionado comprando equipos para sus trabajadores. 

El teletrabajo es bueno para el trabajador porque le permite estar en casa, no tiene que desplazarse, perder tiempo, pero también tiene sus consecuencias negativas, que se saben desde hace mucho tiempo, como no poder conciliar asuntos del trabajo, el aislamiento social, entre otros.

Pero también tiene ventajas para las empresas, no estás gastando nada de luz, teléfono, aire acondicionado, pues lo está pagando el trabajador de su bolsillo en casa. 

Sigue la información de la Economía y Finanzas en nuestra sección especializada

Y sus inconvenientes, cómo liderar. Los jefes han pasado de ver cómo (los trabajadores) hacían su trabajo, al online. 

El gobierno español ha sido muy sensible y está generando la nueva ley de teletrabajo lo cual debe venir amparado por las leyes y organizaciones, siempre que esté avalado por la ciencia.

Si lo hacemos por impulso, porque lo hace un país vecino y además no está avalado por la ciencia, estamos condenados a gastar un montón de recursos y que además no nos dé resultados.

La fuerza laboral femenina enfrenta una presión todavía mayor por pasar más tiempo en casa y lidiar con las exigencias del hogar y de su propio empleo, incluso se reporta que muchas mujeres de plano renunciaron a su empleo, ¿cómo evitar que la coyuntura amenace no sólo las oportunidades laborales sino también la poca equidad que se ha logrado en el mundo?

La equidad es una asignatura pendiente. Hay muchas manifestaciones en todos los países, aunque hay algunos que lo tienen más superado que otros. 

En España sigue habiendo problemas de discriminación. Las mujeres siguen sin llegar a puestos directivos de promoción importantes, siguen sin estar presentes en los consejos de administración. 

En los gobiernos, si son más de izquierda se ve más la equidad.

Ahora con la pandemia, efectivamente, las mujeres han tenido esa doble jornada que ya tenían, de casa y trabajo, pero al cerrar los colegios tienen que lidiar en casa además con los niños. 

Muchas mujeres la han pasado muy mal. Hay organizaciones que lo han tenido en cuenta y otras no.

La equidad sigue siendo un problema. Hay organizaciones más masculinizadas que otras, pero la pandemia ha venido a abrir más la brecha.

¿Y qué hay de lo que podríamos llamar Generación Covid, es decir los jóvenes que hoy estudian y deben decir sobre su futuro profesional y laboral?

Es una situación extremadamente difícil y extraña. Si bien ya era difícil la elección vocacional, con la incertidumbre e indecisión de la edad y el tiempo que vivíamos, pues ahora con la pandemia es peor.

Lo que recomendaría a los jóvenes es: observa bien qué es lo que te gusta, en qué tienes fortalezas y a partir de ahí elige esa carrera y mira tu carrera sólo de un día a otro. No planifiques qué vas hacer al final. 

Suscríbete al newsletter de Forbes México

No quiero ser pesimista respecto a cómo va acabar todo esto, de hecho soy optimista, pero ahora mismo no tenemos idea de la siguiente ola de la pandemia. Cómo van a venir los nuevos brotes, cómo va estar la nueva situación económica.

Yo diría entonces, que pienses que te vas a levantar por la mañana y decidas qué te gustaría hacer.

Seguir viviendo, aceptando lo que está ocurriendo, pero sin resignación. Te diría que con compromiso: implicarte en el día día, en las clases e ir superando los cursos y luego ya veremos. No podemos decir más porque no sabemos cómo va acabar esto. Mi visión optimista se basa en que de otras pandemias y crisis hemos salido, y hemos salido fortalecidos.

No hablo a nivel individual, hablo como planeta, como sociedad.

Soy optimista en el sentido de que esta crisis pasará, como pasó la gripe española, las guerras mundiales; aprendimos de ellas y salimos adelante.

Creo que la naturaleza humana es buena, en eso se basa mi optimismo. ¿Cuándo saldremos de la pandemia?, no lo sé.

Para mayor información: https://w360summit.com/login

Suscríbete al canal de Forbes México en YouTube

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El futuro verde de EU
Por

Tras la elección presidencial, el futuro de Estados Unidos será verde.