Groserías, enojos, berrinches, peleas… La gente suele ser menos educada en su comportamiento en Internet de lo que es en la vida real.

 

Para quienes hemos andado por las redes sociales por muchos años las hemos visto nacer, crecer, reproducirse, al igual que a sus respectivos usuarios. Hace un par de años era muy común que en Twitter usuarios de la red social hicieran publicaciones sin considerar que se estaban evidenciando a lo largo y ancho de la red social. Y no me refiero a los que se hicieron famosos por “sextuitear”, sino a aquellos que compartían cosas tan privadas como una visita al inodoro.

Si bien actualmente quedan algunos rebeldes del Time Line, se ha impuesto cierto código no escrito entre los tuiteros. Hay de todo y para todos, es cierto; las redes sociales se han convertido en un gran ágora donde se leen todas las voces y todos los puntos de vista de una amplia variedad de temas.

PUBLICIDAD

Por curioso que parezca, lo que sigue estrujando a los usuarios de las redes sociales son las peleas y las groserías, según un reciente estudio realizado a conversaciones en redes sociales.

VitalSmarts encuestó on-line a 2,700 personas y encontró que 19% de los que se pelean en redes sociales termina la confrontación dando “unfollow”, eliminando o dando “block” al usuario de la discordia. Contrario a este porcentaje, está el otro, de la misma VitalSmarts, en la que el 78% de los usuarios que respondieron la encuesta reconoce comportarse de manera maleducada en el mundo 2.0. Es decir, recurren a los insultos y groserías y a la vez no toleran el desenlace de la riña virtual.

Una de las conclusiones a las que llega la encuesta en tendencias virtuales, es que la gente suele ser menos educada en su comportamiento en Internet de lo que es en la vida real, según el 88% de los encuestados.

Joseph Grenny, ejecutivo de VitalSmarts y organizador de la encuesta, encontró con su trabajo en las redes sociales historias tan increíbles como absurdas como la de una familia que por dos años no se ha dirigido la palabra porque un hombre publicó la fotografía de un familiar que fue considerada “vergonzoza” por sus parientes y después se negó a eliminar la imagen, lo que confirma ese 81% que afirma que las discusiones en redes sociales generalmente se quedan sin resolver.

Grenny, quien también es columnista de Forbes, llega a la conclusión de que estos canales —las redes sociales— se prestan para ventilar problemas personales o laborales dado lo inmediato de los medios. “Parece existir una especie de compulsión a la hora de resolver las emociones en ese mismo instante y estos canales son muy convenientes para eso”, concluye el especialista.

Lo que el estudio de VirtualSmarts no detalla es de qué forma las personalidades —artistas, políticos, deportistas— o medios de comunicación son generadores de discursos de odio o rencillas entre usuarios.

En el mundo deportivo ha quedado expuesto que las redes sociales, principalmente Twitter, son el foro idóneo para lanzar mensajes racistas o burlas. Y en los pasados juegos Olímpicos de Londres 2012 lo vimos en más de una ocasión: casos que ameritaron la destitución del atleta de las competencias deportivas.

Como vemos las redes sociales no están libres de la violencia que actualmente azota a algunas zonas del planeta. Bienvenidos a las redes sociales, el territorio rebelde de los internautas.

 

 

Contacto:

Twitter: @miguelcolunga1

 

Siguientes artículos

Cocina de Fórmula Uno
Por

Tener un acercamiento a la cocina molecular no es una tarea difícil cuando sabes a qué sazón acudir.   Masaryk es u...