Las divisas más afectadas con el recorte al alivio cuantitativo de la Fed, serían el real brasileño y peso mexicano; la moneda de México cotizaría en 12.615 unidades por dólar en 12 meses, indicó un sondeo.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

SAO PAULO  – Las monedas de América Latina seguirían bajo presión durante los próximos 12 meses hasta que la Reserva Federal de Estados Unidos finalmente inicie la reducción de su programa de estímulo económico, mostró un sondeo de Reuters.

La encuesta a más de 60 firmas de investigación de todo el mundo mostró que las previsiones a 12 meses para el real brasileño y para el peso mexicano, las monedas más negociadas en la región, se mantuvieron en estables en comparación con los pronósticos de hace un mes, pese a la decisión de la Fed de postergar el retiro gradual de su programa de compra de activos.

Para las monedas de Chile y de Colombia esperan una mayor debilidad desde sus niveles actuales. En tanto que el sol peruano es improbable que borre sus recientes pérdidas mientras los inversores se preparan para una reducción de los flujos de capital hacia mercados emergentes.

“Aun cuando Estados Unidos no ha empezado a reducir la liquidez todavía, eso terminará por ocurrir. Tarde o temprano”, dijo Nathan Pincheira, economista de Banchile Inversiones en Santiago.

“Por eso no hemos cambiado nuestras estimaciones para los tipos de cambio en el mediano a largo plazo”, añadió.

Cuando la Fed explicó porque decidió no reducir por ahora su programa de compras por 85,000 millones de dólares (mdd) en activos al mes, mencionó las tensiones en la economía estadounidense, provocadas por una política fiscal estricta y por tasas hipotecarias más altas.

El banco central probablemente no empiece a retirar el estímulo sino hasta diciembre, según la mayoría de los economistas.

Y nuevamente la moneda más golpeada sería el real brasileño.

Gracias al programa de intervención del banco central brasileño por 60,000 mdd el real ha borrado la mitad del descenso por 18% que sufrió entre mayo y mediados de agosto. Pero en 12 meses más, la moneda cotizaría en 2.40 unidades por dólar, una depreciación de un 8%, según la mediana de 32 estimaciones en el sondeo.

El pronóstico es el mismo que en el sondeo de septiembre.

“La intervención será suficiente hasta que la Fed empiece a reducir su estímulo. (El retiro) tendrá un impacto global”, dijo Luiz Eduardo Portella, socio en Modal Asset Management, en Río de Janeiro.

“Todo lo que el banco central brasileño podrá hacer en ese momento será suavizar el proceso. Pero ahora está vendiendo demasiados dólares (en los mercados de futuros) a un nivel relativamente fuerte, por lo que podría no tener mucho que vender después”, agregó Portella

El analista tuvo el augurio más pesimista dentro del sondeo para el real: un nivel de 2.80 unidades por dólar en 12 meses, recortando su expectativa de 2.40 reales en septiembre.

Una escalada del dólar puede evitarse si los bancos centrales de la región suben las tasas de interés, lo que haría más atractivos a los bonos locales para los inversores extranjeros, opinó Alfredo Coutino, director para América Latina de Moody’s Analytics.

“Las tasas de interés domésticas tendrán que subir”, dijo Coutino, cuyo pronóstico para el real es que se mantendrá cerca de su nivel actual de 2.20 unidades por dólar en 12 meses.

Coutino espera que el Banco Central de Brasil suba las tasas de interés a un 10.50% el año próximo.

Un crecimiento económico más fuerte en Estados Unidos, que llevaría a la Fed a retirar su estímulo, también podría apoyar a las monedas de América Latina, al sostener el crecimiento de sus propias economías. Pero, por ahora, eso sólo ayudaría a México, que está más ligado a Estados Unidos que sus vecinos del sur.

El peso mexicano cotizaría en 12.615 unidades por dólar en 12 meses, nivel levemente más débil del que se anticipaba en septiembre, pero de todas formas más sólido que 13.16 pesos actuales.

“El año próximo, con un mejor ambiente de crecimiento en Estados Unidos, el peso mexicano debería ser la moneda más beneficiada en la región”, escribieron analistas de BNP Paribas en un comentario enviado por correo electrónico.

 

Siguientes artículos

Lagarde: Parálisis de EU afectará la economía global
Por

Durante una reunión en Washington indicó que de no elevar el techo de deuda, la economía estadounidense no sería la únic...