Es poco probable que la petrolera mexicana Pemex produzca algún combustible para motores comercialmente viable en su nueva refinería Olmeca en Dos Bocas antes de que acabe el año, según dijeron fuentes a Reuters, pese a la presión para que esté lista cuando termine el gobierno del presidente saliente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró la refinería de 340,000 barriles por día en julio de 2022 en su estado natal, Tabasco, y la calificó de crucial para la autosuficiencia energética de México.

Sin embargo, los retrasos en la construcción de la refinería en el puerto de Dos Bocas, cuyo costo se ha más que duplicado a unos 16,800 millones de dólares, significa que dependerá de su sucesora, Claudia Sheinbaum, intentar hacer realidad ese sueño cuando asuma la presidencia de México el 1 de octubre.

Apenas la semana pasada, el director general de la estatal Pemex, Octavio Romero, insistió que la refinería trabajaría “a plena capacidad” en julio. Ahora, cinco fuentes familiarizadas con las operaciones dijeron a Reuters que era imposible cumplir esos objetivos y que se habían exagerado los avances de cara a las elecciones presidenciales de junio. 

Ni Pemex ni la presidencia respondieron a solicitudes de comentarios.

Dos fuentes con conocimiento detallado de las operaciones señalaron que los ingenieros todavía estaban trabajando en partes individuales de la refinería y luego enfrentarán el desafío aún mayor de conectarlas.

Un ingeniero describió este último paso como un proceso enormemente complejo y “agonizante” de prueba y error que lleva meses. La otra fuente, también ingeniero, afirmó que en el escenario más optimista la primera de las dos líneas de producción de la refinería estaría lista entre octubre y noviembre.

“Técnica y operativamente, la refinería está bien hasta el momento, pero el problema son las expectativas que se han creado”, afirmó el ingeniero. Agregó que la información compartida públicamente por los funcionarios “no toma en consideración criterios más técnicos” sobre cómo funciona una refinería.

Los funcionarios de la petrolera estatal habían tratado de demostrar que la refinería estaba operativa llevando un cargamento de diésel con alto contenido de azufre a la refinería de Olmeca para convertirlo en diésel con contenido ultra bajo de azufre, pero no se produjo a partir de petróleo crudo como estaba previsto.

Las partes que aún necesitan trabajo incluyen la planta de craqueo catalítico fluido, donde las fracciones pesadas de petróleo se convierten en productos más ligeros, y la planta de hidrodesulfuración donde se elimina el azufre a alta presión y alta temperatura.

Otro desafío para los ingenieros será la planta de coquización que convierte y procesa el fueloil residual, anotó la fuente.

Lee: En 2024, déficit nacional de combustibles será de sólo 84,000 mbd: Pemex

Refinería de Dos Bocas, el orgullo nacional

La refinería es, por mucho, el mayor de varios proyectos energéticos con retraso y las dos fuentes dijeron que México no seguiría adelante con los recortes de exportación de cientos de miles de barriles de petróleo crudo y continuaría importando diésel y gasolina en su lugar.

Ninguna de las fuentes comentó que la construcción de la refinería fuera intrínsecamente defectuosa y que es demasiado pronto para determinar cómo afectará el retraso a las finanzas públicas porque no se conocen los márgenes de refinación.

Expertos independientes sostienen desde hace tiempo que Pemex, motivo de orgullo nacional para muchos mexicanos, debería de haber invertido en la más rentable exploración y producción, en lugar de refinación. 

También existe preocupación por la premura con la que se está llevando a cabo el proyecto y por el hecho de que se haya exagerado su progreso por motivos políticos, lo que ha perturbado a los mercados.

En marzo, Pemex ordenó a su brazo comercial que cancelara las exportaciones de 436,000 barriles de crudo que decía necesitar para las refinerías nacionales. En abril, anunció recortes en las exportaciones de otros 330,000 barriles, para dar marcha atrás pocos después.

A mediados de mayo, Pemex solo solicitó 16,300 barriles diarios de crudo para la nueva refinería Olmeca, apenas el 1% de lo que bombea la empresa estatal y menos del 5% de su capacidad esperada.

Una de las fuentes, un comerciante familiarizado con el programa de exportación, declaró que la refinería estaba tan retrasada que ahora ni siquiera era capaz de recibir una carga tan pequeña.

A pesar de ser productor de crudo, México importa la mayor parte de sus combustibles para motores. El año pasado, exportó crudo con valor de más de 31,000 millones de dólares e importó diversos tipos de productos de hidrocarburos -incluidos gasolina y diésel- por poco menos de 31,000 millones de dólares.

López Obrador, quien se empeñó en rescatar a la endeudada Pemex y hacer que México sea autosuficiente en energía, había prometido poco después de asumir el cargo a finales de 2018 que la refinería se construiría en un tiempo récord de tres años.

Las propuestas de varias empresas privadas fueron consideradas demasiado caras y López Obrador argumentó que los ahorros de su lucha para erradicar la corrupción harían que la refinería fuera más barata; sin embargo, el precio final será mucho más alto que esas ofertas.

En otro revés para su agenda, las nuevas plantas de coquización destinadas a aumentar la eficiencia de dos refinerías más antiguas en Tula y Salina Cruz tampoco están listas, dijeron dos fuentes distintas.

Las otras refinerías de Pemex -incluida una que entró en funcionamiento hace 118 años- tienen dificultades para procesar eficientemente el crudo pesado Maya que bombea Pemex. Dejan al país con volúmenes de combustóleo altamente contaminante que son tan grandes que superan la producción de gasolina y diésel.

Este residuo, considerado por las normas internacionales demasiado sucio para casi cualquier otro uso, ha sido quemado durante mucho tiempo por la también estatal CFE para generar electricidad, lo que es especialmente perjudicial para la calidad del aire. 

La próxima presidenta, Claudia Sheinbaum, planea invertir en las refinerías de Pemex para reducir la producción de combustibles y subproductos de bajo valor, incluido el combustóleo que la CFE utiliza para generar energía, y en su lugar aumentar la producción de combustibles para motores, según uno de sus asesores.

Con información de Reuters.

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

Mina de litio3
Registran arbitraje contra México por cancelar las concesiones de litio a Ganfeng Lithium 
Por

En agosto de 2023, la Dirección General de Minas notificó a las subsidiarias controladas por Ganfeng Lithium Group Co. l...