Desde el punto de vista regional son variados los temas sensibles que han acontecido en los distintos países durante el año, algunos de ellos muy orientados a aspectos de seguridad y justicia, en varios casos, los agravios han calado muy hondo en el tejido social dándose el supuesto muy natural que las situaciones negativas causan mayor impacto social y mediático que los aciertos mismos.

 

El fin del año 2014 ha llegado y es momento para reflexionar sobre los sucesos que impactaron tanto de manera positiva como negativa en nuestra región latinoamericana y en específico en cada uno de nuestros países, pues siempre al concluir un año resulta momento oportuno para hacer un alto en el camino a fin de meditar sobre el pasado así como también realizar una planeación para trabajar en las áreas de oportunidad que se presentan tanto a nivel país, como en el plano personal.

Desde el punto de vista regional son variados los temas sensibles que han acontecido en los distintos países durante el año, algunos de ellos muy orientados a aspectos de seguridad y justicia, en otros, los agravios han calado muy hondo en el tejido social dándose el supuesto muy natural que las situaciones negativas causan mayor impacto social y mediático que los aciertos mismos.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México, en septiembre de 2014, 67.0% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro, un disminución de un punto porcentual en comparación con el resultado de septiembre de 2013, que fue de 68.0%.

En el portal Instituto para la Seguridad y la Democracia, AC-Insyde, encontramos un  excelente ejemplo de planes a futuro de algunas organizaciones de la sociedad civil de Latinoamérica y del Caribe, que apuestan por Objetivos del Desarrollo Sustentable que coloquen la paz, la seguridad, el acceso de justicia y la gobernabilidad en el centro del desarrollo, mismas que con motivo de los Diálogos por la Seguridad Ciudadana, evento organizado por el grupo regional de organizaciones de derechos humanos firmaron un acuerdo el 7 de noviembre de 2014 en la Ciudad de México titulado “Promovamos la seguridad, el acceso a la justicia y la gobernabilidad democrática en la agenda de desarrollo pos 2015”.

En el acuerdo se mencionan, entre otros aspectos que: Latinoamérica y el Caribe están en una encrucijada. Pese al progreso político, social económico experimentado por la mayoría de los países de la región, muchos de ellos son confrontados con tasas endémicas de violencia. La región cuenta con el 8% de la población mundial, sin embargo, el 36% de los homicidios en el mundo ocurren aquí. Al menos 14 países de Latinoamérica y del Caribe exhiben las más altas tasas de feminicidio. Más de 40, entre las 50 ciudades más violentas del mundo, se encuentran aquí. Nuestra región es una de las pocas donde la violencia letal y la victimización están creciendo. Aunque los Estados no están afectados de manera homogénea, la inseguridad, la impunidad y la corrupción son preocupaciones comunes en todos los gobiernos y la sociedad civil.

Latinoamérica y el Caribe tienen un interés central en el futuro de los Objetivos del Desarrollo Sustentable. Ciertamente, representan visiones e intereses diversos, pero los países de la región comparten al menos tres prioridades comunes que deben ser reflejadas en la agenda posterior a 2015.

En primer lugar, las tasas crecientes en las manifestaciones de violencia y la inseguridad están minando las posibilidades de desarrollo en la región. En segundo lugar, la confianza pública en las instituciones estatales está erosionada por su incapacidad para abordar estos desafíos. Y en tercero, el acceso a la justicia y la gobernabilidad son hoy más una aspiración que una realidad. El crimen organizado e interpersonal, incluso la violencia contra las mujeres y niñas, está continuamente minando las libertades y los derechos fundamentales.

Cada uno de nosotros conocemos o hemos escuchado sobre cuáles son los problemas de inseguridad, nivel de confianza en nuestras instituciones estatales y acceso a la justicia que tenemos en nuestros países, definitivamente el combatir con violencia las acciones que no consideramos acertadas no es la solución a ninguno de los problemas, aunque para algunos resulte idealista y hasta absurdo, lo adecuado es el proponer y exigir soluciones de forma pacífica a través de los diversos canales institucionales formalmente establecidos siendo firmes en que efectivamente los planteamientos sólidos que se formulen tengan eco y arrojen resultados positivos sobre aquello que consideramos erróneo, este sin duda es un tema en el que debemos trabajar juntos sociedad civil y gobiernos durante 2015 redoblando esfuerzos.

Estimado lector quiero aprovechar este espacio para desear a ti, tu familia y seres queridos un muy feliz 2015 pleno de salud, éxitos y bendiciones. Octavio Paz dijo: Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio”.

 

Contacto:

Página web: www.garciagibson-consultores.com

e-mail: [email protected]

Twitter: www.twitter.com/garciagibson

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El hombre que espía tu mente y sabe lo que quieres comprar
Por

  El trabajo del doctor Robert Knight podría estar a punto de cambiar la publicidad para siempre, y todo gracias a...