Francia enfrentó este lunes su quinto día de huelgas de los trabajadores contra la reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron.

La huelga del sector público ha golpeado duramente al sector del transporte. En París, los servicios de trenes, autobuses y metro se vieron gravemente perturbados y enormes atascos paralizaron las carreteras cuando los viajeros optaron por usar sus vehículos.

Los conductores de dos líneas de metro de París votaron este lunes prolongar la interrupción de su actividad hasta el final de la semana. Nueve de las 15 líneas del metro de la capital francesa estaban completamente cerradas y sólo dos, completamente automatizadas, funcionaban normalmente.

Además, la compañía estatal de ferrocarriles SNCF canceló los viajes de entre el 80 y el 85% de los trenes de alta velocidad.

En tanto, en la ciudad de París solo un tercio de los autobuses circularon con normalidad, ya que siete de los 25 depósitos amanecieron bloqueados por los huelguistas.

La prolongación de la huelga inquieta a los empresarios, que hasta aquí habían previsto un impacto moderado, pero que ahora temen un agravamiento con bloqueos y escasez de combustibles en plenas fiestas de diciembre.

La huelga fue convocada en protesta por el “sistema universal” de jubilaciones, que prevé reemplazar a los actuales 42 regímenes de jubilación existentes para otros tantos colectivos e instaurar un sistema universal.

El Ejecutivo francés promete un dispositivo “más justo”, pero quienes se oponen a él –los sindicatos y la oposición– temen una mayor “precariedad” para los jubilados.

Lee también: Se viene un ‘tsunami’ para el retiro y las pensiones en México: Skandia

Los sindicatos han convocado a protestas masivas el martes y el gobierno estará atento para ver si las más de 800,000 personas que marcharon el jueves vuelven a salir a las calles.

El secretario general del sindicato CGT, Philippe Martínez, afirmó la víspera que están dispuestos a proseguir indefinidamente los paros si el gobierno no cancela la reforma.

Hasta el momento, el proyecto de reforma de las jubilaciones no ha sido aún revelado por completo y el gobierno prevé dar más detalles este miércoles, lo que podría proponer una transición de 10 a 15 años entre los regímenes actuales y el futuro sistema.

El primer ministro, Édouard Philippe, debe presentar los detalles de la propuesta gubernamental, donde podría incluir concesiones para algunas de las profesiones que pueden verse afectadas, como los maestros y algunas profesiones liberales, así como un calendario de aplicación progresivo que tranquilice a quienes van a jubilarse en los próximos años.

Tras meses de consultas, Jean-Paul Delevoye, responsable de las pensiones del gobierno de Macron, se reunirá con los dirigentes sindicales antes de presentar sus propuestas de reforma al primer ministro Philippe.

“Veremos si solo nos ha oído, o si nos ha escuchado”, dijo a la radio France Info Philippe Martínez, líder del sindicato CGT, el más grande de Francia para el sector público. “Tienen que retirar la reforma”.

Sin embargo, parece poco probable que eso vaya a pasar. Philippe dijo al semanario Dimanche que está decidido a llevar a cabo la revisión de lo que es uno de los sistemas de pensiones más generosos entre los países industrializados desarrollados.

Con información de Notimex y Reuters

No te pierdas: El debate de las pensiones no está en la edad, sino en el ahorro

 

Siguientes artículos

Finlandia elige a la primera ministra más joven del mundo: 34 años
Por

Sanna Marin, de 34 años de edad e integrante del partido Socialdemócrata, se convertirá en la primera ministra más joven...