Acción Nacional considera que la energética es una de las reformas estructurales que debe abrirse a la inversión privada, será el  motor que impulsará a la economía mexicana.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

El Partido Acción Nacional (PAN)  planea presentar en pocas semanas un amplio proyecto de reforma energética, con cambios constitucionales, que permita abrir por primera vez a la inversión privada las puertas de áreas esenciales y reservadas en la estratégica industria petrolera local.

El diputado Rubén Camarillo,  negociador clave del  PAN -que el Gobierno necesita para hacer avanzar varias reformas económicas importantes- precisó que el proyecto incluirá modificar los artículos 27 y 28 de la Carta Magna para poder inyectar capitales privados en producción, exploración y explotación de hidrocarburos.

Cambiar o no el artículo 27, que reserva al Estado el dominio y la explotación de los hidrocarburos, ha sido una piedra en el zapato entre las corrientes políticas que por lustros han buscado atraer inversiones hacia la petrolera estatal Pemex, vista como un símbolo de la soberanía nacional.

“Reformas cosméticas no nos van a llevar a ningún lado, vamos a presentar una reforma muy audaz”, dijo en una entrevista con Reuters el legislador, quien participa en la elaboración del proyecto.

“La participación de la iniciativa privada en todo el procesamiento del petróleo no debe estar restringida como ahora”, agregó.

La energética es una de las reformas estructurales que el presidente Enrique Peña Nieto considera imprescindibles para impulsar a la segunda economía de América Latina y hacerla crecer a tasas del 6% cada año.

Peña  ha dicho que Pemex necesita captar inversión privada de grandes jugadores internacionales para elevar su estancada producción petrolera, que ronda los 2.5 millones de barriles por día.

El PAN dejó la presidencia en diciembre tras mantenerse en ella durante 12 años, ha estado sacudido por profundas divisiones internas, pero Camarillo aseguró que en torno a este proyecto el partido se mantiene unido.

 

Pemex haría alianzas

 

Participantes de la industria han dicho que el grado de profundidad de la reforma será clave para atraer inversiones a lo largo de toda la cadena, que va desde la exploración de hidrocarburos hasta la refinación.

El diputado dijo que el proyecto panista, que será presentado probablemente al Congreso en agosto, incluirá esquemas para que Pemex haga alianzas con empresas petroleras internacionales, pero aseguró que la “renta petrolera no se la van a llevar los extranjeros”.

No obstante, no dio detalles acerca del tipo de esquema de negocios que propondría el PAN para la industria, si se trataría de riesgos o ganancias compartidas, asociaciones con mayoría accionaria de la petrolera mexicana o de otra forma de regalías.

Camarillo coordina los negociadores del PAN para la reforma energética en el llamado Pacto por México, una alianza entre los tres principales partidos para que los proyectos lleguen con un alto grado de consenso al Congreso, donde el  Partido Revolucionario Institucional (PRI) no tiene mayoría.

Líderes de los principales partidos debaten dentro del Pacto desde hace varias semanas en busca de generar un proyecto común de reforma energética, pero hasta ahora no hay conclusiones definitivas y, según Camarillo, no es seguro que ello ocurra debido a diferencias y lo sensible del tema.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), la otra  fuerza política en el Congreso que participa en el Pacto, ha dicho que rechaza una reforma energética con cambios al artículo 27 de la Constitución, y un sector de la agrupación ha convocado a protestas para evitarlo.

Camarillo dijo que el proyecto del PAN incluirá darle autonomía de gestión a Pemex, algo que apoya la izquierda, para que la empresa paulatinamente deje de entregar la mayor parte de sus ganancias a las arcas del Estado.

Actualmente el 33%  del presupuesto nacional depende de los ingresos de Pemex.

Con pasadas reformas económicas y fiscales “logramos ‘despetrolizar’ la economía, pero no ‘despetrolizamos’ las finanzas”, agregó.

Peña y el PRI quieren que la reforma sea discutida en el periodo de sesiones de las cámaras legislativas de septiembre a diciembre junto con una reforma fiscal para elevar la débil recaudación tributaria y el presupuesto del 2014.

 

Siguientes artículos

Mercados cierran a la baja por reportes trimestrales
Por

La BMV tuvo su caída más fuerte en 18 meses. En Estados Unidos los mercados cerraron a la baja por malos resultados de C...