¿Y el turismo qué tiene que ver con esta discusión? Entérate en este blog.

 

 

 

PUBLICIDAD

¿Y el turismo qué tiene que ver con esta discusión?

En principio hay una incidencia evidente por el acceso de las empresas del sector a energía más barata y más limpia, condición deseable para mantener una actividad sustentable; el mismo hecho de que la economía repunte como producto de una reforma de amplio calado lleva aparejados beneficios por un aumento en la demanda, tanto por el incremento de los viajes de negocios, como por el aumento de los viajes de placer derivados de mejoras en la economía familiar.

Sin embargo, no es este el ángulo que quisiera poner sobre la mesa. Querría referirme a lo que hasta ahora ha supuesto el turismo en términos de contribución a la generación de divisas. Es claro que cuando el Estado mexicano, a finales de los años sesenta del siglo pasado, decidió impulsar el turismo, esto respondía a una delicada situación de la balanza de pagos urgida de divisas para hacer frente a las importaciones requeridas por el país; la fórmula fue muy efectiva, aunque al paso de los años y en la medida en que la economía se abrió al mundo, el peso de las divisas turísticas en el total de las actividades de exportación, aparentemente se diluyó.

Así lo indicaría el que en los primeros 6 meses del año el volumen total de las exportaciones superó los 185,000 millones de dólares y las divisas por exportaciones petroleras fueron cerca de 24,000 millones de dólares, comparados con los poco más de 7,000 millones que ingresaron como divisas por concepto de visitantes internacionales.

grafico_turismo

A primera vista, la diferencia es enorme; sin embargo, merece la pena destacar el componente estratégico de las divisas turísticas analizando su efecto en la Balanza de Pagos. En primer término, habría que señalar que la balanza comercial es deficitaria crónicamente y en el mismo periodo referido registró un déficit de 1,862 millones de dólares. Por su parte, la balanza turística reporta un superávit de 3,129 millones de dólares que compensa, ampliamente, el mencionado déficit de la balanza comercial.

La balanza comercial petrolera es superavitaria, sí, pero con un saldo en el mismo periodo de apenas 3,529 millones de dólares con lo que está, para efectos prácticos, en niveles cercanos a la balanza turística ¡ups…!

Conviene recordar, por otro lado, en un país urgido de empleos para todos y en especial para sus cerca de 8 millones de ninis, que el sector turismo es la principal fuente de trabajo para los jóvenes de menos de 24 años y que se estima que por cada empleo derivado del petróleo, en turismo debe haber entre 8 y 10 empleos.

Con estos datos no será que el turismo sí debiera ser una prioridad nacional. ¿No será que el turismo, con algunos apoyos importantes, pero sin necesidad de una reforma estructural, debería estar en un mucho mejor espacio en la agenda nacional y a lo mejor hasta tener un lugarcito en el Pacto por México?

 

 

Contacto:

Facebook: Francisco Madrid Flores

Twitter: @fcomadrid

Email; [email protected]

 

Siguientes artículos

Ventas minoristas en EU repuntan a máximo de siete meses
Por

El incremento de un 0.5% en julio fue la mayor cifra registrada desde diciembre del año pasado, lo que sugiere una acele...