Los titulares del CEEY y el IMEF coinciden en que la reforma fiscal se queda corta en sus objetivos de recaudación que sustentará proyectos como el seguro universal en el país.

 

La creación de un sistema de seguridad social universal, que incluya un seguro de desempleo y una pensión universal, son avances que no pueden considerarse menores en la Reforma Hacendaria presentada por el Ejecutivo. Sin embargo, la falta de recursos para mantener estos programas es una preocupación que se mantiene latente.

Enrique Cárdenas Sánchez, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), y Víctor González Olivares, presidente del Instituto Mexicano de Finanzas (IMEF), coinciden en que la propuesta fiscal hecha por el presidente Enrique Peña Nieto puede quedarse “corta” en sus metas de recaudación.

PUBLICIDAD

“Es una reforma importante y no es una reforma light ni mucho menos… pero me preocupa mucho que no va a alcanzar el dinero, realmente es necesario homologar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), sin embargo, entiendo que hacerlo con una economía en franco estancamiento sería contraproducente”, asegura Cárdenas.

La propuesta de Reforma Hacendaria por el Ejecutivo el domingo pasado, proyecta una recaudación tributaria de 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) durante su primer año de aplicación, mientras que para 2018 podría representar el 3% del tamaño de la economía.

A pesar de que la tasa del IVA se generaliza a 16% en algunos estados del país, los expertos aseguran que resulta necesario que el impuesto también grave alimentos y medicinas con el fin de obtener más recursos, elemento que no se incluye en la propuesta presidencial.

Para el director ejecutivo del CEEY, resulta necesario que la propuesta de Reforma Hacendaria sea vea robustecida durante el 2014 con la generalización del IVA, año en el cual espera que la economía mexicana alcance crecimientos de entre 2.5 y 3.5%.

“Yo vería esto como una primera reforma de la Hacienda Pública, esta no puede ser una reforma de la Hacienda Pública del sexenio, eso es lo que queda claro para mí, tiene que venir algo más adelante”, opina Enrique Cárdenas.

Sin embargo, Víctor González advierte que no hay tiempo para complementar la reforma en el futuro: “México puede dar el salto de ser un país emergente a un desarrollado, pero la ventana es muy pequeña y no podemos estar jugando y perdiendo tiempo en ir haciendo pequeñas reformas”.

Enrique Cárdenas del CEEY advierte un temor fundamental respecto a la propuesta de Reforma Hacendaria presentada por Enrique Peña: “Cuando fue la reforma energética en el 2008  hubo bombos y platillos, y el CEEY salió diciendo que era una reforma chiquita, que era muy incompleta y, ahora, ya traemos una nueva Reforma Energética. Ojalá no nos tardemos 5 o 6 años para darnos cuenta que esta también está incompleta”.

 

 

Siguientes artículos

Los 10 ‘consentidos’ del fisco
Por

La reforma ‘social y hacendaria’, propuesta por el gobierno federal, plantea la eliminación de los privilegios fiscales,...