El gobernador de Banxico, además indicó que ve señales de recuperación en el panorama económico, pese a la desaceleración de Estados Unidos.

 

Reuters

 

MEXICO DF – La reforma fiscal recientemente aprobada por el Congreso de México, que busca aumentar la recaudación tributaria a partir del próximo año, tendrá un impacto transitorio en la inflación, dijo el martes el jefe del banco central, Agustín Carstens.

La reforma fiscal, que recibió su aval final la semana pasada tras un intenso debate y en la que se fijaron nuevos impuestos y se elevaron otros, aumentaría la recaudación en un 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2014, por debajo de lo inicialmente estimado por el Gobierno, de un 1.4% del PIB.

“La reforma (…) tendrá un impacto relativamente pequeño y transitorio sobre la inflación. No generará presiones inflacionarias”, dijo Carstens tras su participación en una ceremonia en el Senado.

Carstens dijo también que ve señales de recuperación de la economía mexicana, que se ha visto afectada por el freno de Estados Unidos, su principal socio comercial, fenómenos climáticos y un menor gasto público.

La economía mexicana habría crecido un 0.9%  en el tercer trimestre con cifras ajustadas por estacionalidad, una mejoría respecto al declive de un 0.7 por ciento registrado en el período previo.

No obstante, a una tasa interanual el PIB de la segunda mayor economía de América Latina se habría expandido alrededor de un 1 por ciento en el tercer trimestre, una tasa menor que el crecimiento del 1.5% observada en el periodo previo, según recientes datos de la Secretaría de Hacienda.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo a finales de septiembre que la economía local probablemente crecerá un 1.7 % en el 2013, lo que representó la tercera rebaja a sus cálculos en lo que va del año.

 

Siguientes artículos

Recuperación de México, hasta 2014: HSBC
Por

En un estudio sobre perspectivas para la economía de México, el banco recortó su estimación de crecimiento para 2013 de...