De acuerdo con el WEF, el pensamiento a corto plazo, las conductas egocéntricas y la corrupción ponen en riesgo las relaciones entre las empresas y la sociedad. ¿Cómo podemos fortalecer los aspectos motivadores y emprendedores del capitalismo de mercado a la vez que lo alejamos de sus mayores excesos?

El capitalismo de mercado ha logrado atender las necesidades de consumo de manera eficiente, pero ha tenido un impacto social negativo al generar brechas de desigualdad que han debilitado la cohesión social. El reto inmediato es reformar el capitalismo de mercado para que se ocupe eficazmente los problemas de la sociedad sin una excesiva concentración de riqueza; que atienda de origen el problema de la desigualdad, y genere un sistema económico con crecimiento inclusivo y sostenible.

De acuerdo con cifras del WEF y Oxfam, América Latina es la región más desigual del mundo: en 2014 el 10% más rico de la población de la región había amasado el 71% de la riqueza. Vale la pena revisar lo que está sucediendo en Morelia, que tiene algunas respuestas a los cuestionamientos del WEF a través de preguntas como ¿qué significa el tema para la ciudad? ¿Cómo afecta a los jóvenes? ¿Qué acciones se están tomando en su localidad?

 

PUBLICIDAD

Morelia: Reflejo de tendencias globales a nivel local

En países en desarrollo como México, las condiciones del capitalismo han logrado permear y deformar la democracia. De acuerdo con cifras de UNICEF, en el año 2008, 50.6 millones de mexicanos, jóvenes buena parte de ellos, no podían cubrir sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud, educación y transporte público. De acuerdo con el Coneval, mientras en 2012 había 53.3 millones de pobres, para 2014 la cifra subió a 55.3 millones.

Morelia, capital del estado de Michoacán, es una ciudad con alrededor de un millón de habitantes, con una economía basada en los servicios, el turismo, y la educación. Para el Hub de Global Shapers de Morelia, la reforma del capitalismo de mercado es un tema de primordial importancia por su involucramiento en actividades que ataquen problemas económicos, sociales y políticos.

En Morelia, reflejo de América Latina, existe una cleptocracia, en la que el sector político gobernante se ha enriquecido ya sea ilícitamente o haciendo fraude a la ley. El fenómeno, definido por Denise Dresser como “capitalismo de cuates”, consiste en un sector empresarial estrechamente ligado al sector público, donde los empresarios más cercanos a la administración en turno obtienen los contratos más lucrativos, utilizando un abanico de acciones de corrupción como sobornos, nepotismo, peculado, a través de mecanismos como adjudicaciones directas, empresas fantasmas, nula rendición de cuentas, entre otros.

Lo anterior ha fomentado el fortalecimiento de grupos empresariales cuya principal finalidad es construir relaciones con la administración en turno para obtener los mayores beneficios. Este vicio ha inhibido la competencia entre las empresas locales, alterando el equilibrio de un libre mercado.

En la región se puede ver una sociedad en donde los actos de corrupción son el pan de cada día, en donde ya no nos lastima el ofender o dañar al prójimo; en donde unos pocos reciben a manos llenas mientras observan cómo nuestro vecino se muere de hambre.

En su reporte Outlook on the Global Agenda 2015, el Foro Económico Mundial identifica a la corrupción como el problema más significativo de Latinoamérica, al mismo tiempo que reconoce que la corrupción se ha convertido en el mayor impedimento para el progreso y prosperidad de la región desde que ésta se convirtió en un líder de inversión extranjera directa.

Esta falta de oportunidades genera un malestar que se ve reflejado en la forma de actuar de algunos sectores deteriorados, quienes buscan por cualquier medio abrirse paso y conseguir lo que la inequidad les ha dificultado obtener. Así, inseguridad, violencia, delincuencia, vulnerabilidad y riesgos sociales son ejemplos de las reacciones que forman parte de la vida diaria de los sectores marginados, desprotegidos y con pocas o nulas oportunidades de desarrollo e inclusión.

Contrario a un pensamiento común, las y los jóvenes tienen interés en el tema y quisieran aportar a su solución. En la encuesta anual de Global Shapers se preguntó, “¿Qué es lo que más te frustra de los gobernantes en tu país?” Las primeras tres causas están altamente interrelacionadas: 84% de jóvenes mexicanos contestó abuso de poder y corrupción, seguido de falta de rendición de cuentas (43%) y deshonestidad (35%).

 

De la Nueva Valladolid a la Nueva Morelia

Los Global Shapers de la ciudad tenemos la responsabilidad de incentivar los cambios necesarios para fomentar la inclusión social y atender los problemas generados por los vicios del capitalismo de mercado. Buscamos tomar acción para mitigar los mecanismos e incentivos perversos que actualmente dan pie al conjunto de actividades nocivas que se ven dentro del mundo capitalista, colaborando con actores sociales, políticos, y económicos, para que esta reforma resulte positiva.

Ante ello, proponemos las siguientes acciones que contribuyan a la reforma del capitalismo:

  1. Un amplio combate a la corrupción para derrumbar los paradigmas que hacen que el acto corrupto se excuse en la cultura o la costumbre. Este combate a la corrupción debe ser acompañado de un marco legal sólido que permita eliminar la impunidad, logrando que funcionarios y empresarios sean castigados cuando cometan actos contrarios a la ley.
  2. Competencia económica basada en la justicia y la equidad, buscando mecanismos que brinden a cada quién las mismas oportunidades para competir, en las mismas circunstancias. Se deben promover modelos de comercio justo y eliminar barreras de entrada monopólicas que inhiben el desarrollo económico de determinadas industrias.
  3. Implementación de modelos de impuestos progresivos ligados a políticas públicas distributivas que permitan reducir la brecha de desigualdad generada por las deficiencias del capitalismo de mercado, utilizando métodos de inclusión y desarrollando programas guiados sobre ejes rectores basados en la sostenibilidad. No buscamos el asistencialismo ni una lucha de clases: buscamos un piso parejo que genere las condiciones necesarias de oportunidades equitativas.
  4. Promoción de un ecosistema emprendedor justo, equitativo, y sin vicios, en donde cualquier joven, de cualquier clase social, tenga la oportunidad de convertir sus sueños en realidad, de crear empleo, y generar un impacto económico y social positivo en su entorno.
  5. Propuesta de mecanismos que mejoren la democracia: que hagan efectiva la participación ciudadana, el ejercicio de los derechos humanos y especialmente el derecho a la seguridad. Se requiere construir y garantizar un estado de derecho que promueva las inversiones sin extorsiones, vengan del crimen organizado o de funcionarios, y con amplia participación social en la toma de decisiones públicas. La ciudad requiere que empresas y sociedad civil fomenten la colaboración y co-creación, en aras del beneficio común.

Este artículo forma parte de la serie de textos “Camino a Davos por los hubs de México,” escritos con Global Shapers en ciudades mexicanas, donde se aborda cómo afecta uno de los temas de la Cumbre Anual 2017 en Davos a su localidad.

En la redacción de este artículo contribuyeron Manuel Ochoa, Paulina Híjar, Juan Pablo Ríos y Valles, Natalya Guerrero, Jesús Gerardo Rosiles y Héctor Andrés Zavala.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jarreolar

Facebook: Javier Arreola

LinkedIn: Javier Arreola

Página web: Javier Arreola

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Estamos listos para responder a Trump?
Por

Dicen por ahí que en la vida no se obtiene lo que se merece, sino lo que se negocia.