El derecho del 5% sobre las utilidades llega en un momento en que el ciclo de la industria está perdiendo brillo, especialistas recomiendan se modifique.

 

La implementación de una regalía del 5% sobre las utilidades de las mineras que operan en México, tal y como se planteó en la Cámara de Diputados, llega en el peor momento posible para el sector.

La baja en los precios internacionales de los metales está pegando directamente en las ganancias de las compañías y las perspectivas para este año no son alentadoras, de acuerdo a análisis de corredurías, por lo que el sector se enfrenta a un ciclo a la baja, que no vería una recuperación al menos hasta el siguiente año.

PUBLICIDAD

Además de la volatilidad internacional, esta regalía aprobada por los diputados, y que se espera se discuta en el Senado en septiembre, impactaría de forma diferenciada, dependiendo de la compañía de la que se hable, pero el golpe lo resentiría toda la industria, indican especialistas.

El problema no es que se cobre un derecho sobre la extracción de un recurso natural, como se hace en la mayoría de los países con importante actividad en minas, sino que se haga sin tomar en cuenta la naturaleza cíclica de la industria y a la volatilidad por los precios internacionales a los que están sujetas.

 

Fin del ‘súper ciclo’

El ‘súper ciclo’ del cobre y otros metales, liderado por China, primer demandante mundial de estas materias, parece estar llegando a su fin. Los datos desalentadores de la economía china publicados últimamente pegaron en los precios internacionales.

En el índice de commodities del Banco Mundial, los precios de los metales básicos (cobre, aluminio, zinc, hierro) bajaron 3.7% en junio; mientras que el de los metales preciosos (oro y plata) se desplomaron 5.6%, esto provocado por las perspectivas de que acelere la recuperación económica de Estados Unidos, por lo que los inversionistas abandonarían el oro y la plata como activo refugio, indica Fernando Bolaños, analista de Monex.

La baja de los precios ya se resiente en los resultados de las compañías. Grupo México, la mayor compañía minera del país y principal productora de cobre, reportó que al segundo trimestre de este año su utilidad bajó 54% por la baja generalizada en los precios de los metales. Mientras que para Peñoles, la cual se espera reporte el próximo viernes, se espera que sus ventas bajen 38%, de acuerdo con estimaciones de Monex.

“Este año las emisoras se están viendo afectadas por los precios de los commodities y en este semestre no se vería una recuperación”, agrega Fernando Bolaños, de Monex.

Según datos del Banco Mundial, la recuperación está aún más lejos; los precios de los metales seguirían a la baja por lo menos hasta 2015.

 

Regalía completa la ‘tormenta perfecta’

El panorama para el sector minero es complicado a nivel global, pero en el caso de México, donde este sector invertirá 26,000 millones de dólares (mdd) en este año, según estimaciones de la Secretaría de Economía, la aprobación de una regalía del 5% sobre las utilidades, pegaría directamente sobre la rentabilidad de las empresas.

El pasado 25 de abril, el Congreso aprobó las reformas a la Ley Minera, que incluyen el cobro de este derecho sobre las actividades de extracción de minerales. Los recursos provenientes de esta regalía se repartirían en un 70% para las comunidades donde se encuentren las minas y el 30% restante para un fondo a repartir entre todos los estados, indica Fernando Bolaños.

En todos los países con actividad minera importante, excepto Francia, Reino Unido y México, se cobra una regalía, pero la forma en que se planteó por los diputados, y que se espera se discuta en el Senado en septiembre, no fue integral con la base gravable que tienen las compañías, comentan especialistas de Baker & McKenzie.

“La forma en que se está planteando tiene consecuencias económicas fuertes, porque no tiene aquellas conexiones a otros gravámenes que ya de por sí todas las empresas en el país lo tienen. En otros países, este derecho es deducible según la base fiscal del impuesto sobre la renta”, comenta Jorge Ruiz, socio de Grupo de Práctica Corporativo y especialista en el sector minero de Baker & McKenzie México.

El especialista agrega que si se aprueba esta regalía, tal y como se planteó en el Congreso, México se volvería de los países más caros para realizar actividades mineras.

El golpe sobre las ganancias variaría dependiendo de cada compañía. Para Grupo México, que tiene minas en Perú y Estados Unidos, la afectación de la regalía sobre el Ebitda sería de 1%, pero en el caso de Peñoles o Minera Frisco, que todas sus minas se encuentran en territorio nacional, el choque sería directo, calcula Bolaños.

 

El problema no es cobrar, sino cómo se hace

El hecho de que el Estado cobre un derecho a las mineras por extraer un recurso natural no es el problema, sino que se haría sin tomar en cuenta las características de la propia industria, como el riesgo por la volatilidad en los precios internacionales y que la inversión tiene que madurar.

“Cuando se empezó a discutir esta iniciativa, los precios de los metales estaban muy bien, ahora van en declive. Esa parte del negocio minero, que es una industria de capital intensivo, de alto riesgo, de precios que bajan, es absurdo incluir una regalía sin pensar en todo el negocio integral”, agrega Jorge Guadarrama, miembro de los Grupos de Práctica de Inmobiliario y de Infraestructura de Baker & McKenzie.

Los especialistas de la firma piensan que este impuesto tendrá que revisarse cuando se discuta en el Senado y se enlace cuando se mande la propuesta de reforma hacendaria.

“El problema es que no se hace ninguna distinción, toma parejo, se va sobre toda la actividad minera.  Incluso puede pegarles más a las grandes, porque además de extraer el mineral, tiene operaciones de beneficio, ya que hay actividades que nada tienen que ver con la extracción y se gravan también. No está pensado correctamente”, considera Jorge Ruiz.

Aunque efectivamente se modifique la regalía, lo cierto es que llegó en el momento menos idóneo para las compañías, justo cuando su ciclo está perdiendo brillo.

 

Siguientes artículos

Industria automotriz, ¿la más sustentable?
Por

No basta tener una conciencia en pro de la sustentabilidad. También es necesario predicarla. Las firmas automotrices, so...