Hasta el 12 de marzo han regresado al país 976 millones de pesos de capitales golondrinos, dio a conocer esta mañana el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, el administrador general de Recaudación del SAT, Lizandro Núñez, dio a conocer la cifra desde que se publicó el decreto para el retorno de capitales.

A principios de marzo, Banco BASE reportó que el ingreso de capitales golondrinos siguió en aumento en el primer bimestre del año, debido a la serie de alzas en las tasas de interés decididas por el Banco de México, que elevó el premio a las inversiones financieras respecto de Estados Unidos, así como a una menor percepción de riesgo sobre el efecto de las políticas del gobierno de Donald Trump en la economía nacional.

En febrero, la inversión de extranjeros en bonos de deuda emitida por el gobierno federal en el mercado financiero local fue de 2 billones 167,314 millones de pesos, de acuerdo con datos del Banco de México, cifra superior en 62,000 mdp (2.95%) a la registrada al cierre de 2016, indicó la directora de Análisis Económico Financiero del Banco BASE, Gabriela Siller.

PUBLICIDAD

A mediados de enero, el presidente Enrique Peña Nieto firmó un decreto para estimular el regreso de capitales no declarados que se encuentran en el extranjero, para lo cual ofrece un impuesto preferente por seis meses.

La medida establece una tasa de repatriación del 8.0% a aquellos residentes en el país que mantienen capitales en el exterior, muy por debajo de las vigentes del 30% y 35% para personas morales y personas físicas, respectivamente.

Los ingresos que retornen al país podrán gozar del impuesto preferencial si son invertidos y permanecen al menos dos años en México, en un programa que los empresarios estiman que generaría inversiones por 10,000 millones de dólares, dijo un documento de presidencia.

El decreto aplica para recursos que se hubiesen mantenido en el exterior hasta el 31 de diciembre del 2016. El impuesto se deberá pagar dentro de los 15 días a la fecha de retorno.

Esta iniciativa forma parte del paquete de acciones con el que el gobierno mexicano busca hacer frente a los efectos del alza a los precios de las gasolinas y la incertidumbre sobre las medidas que tomará Trump.

La entrada de capitales a un país habla de la confianza que los inversionistas tienen en la nación en medio de finanzas públicas relativamente sanas y de sus expectativas favorables sobre la marcha de la economía, dan liquidez en mejores condiciones al gobierno, pero tienen al detectar mejores escenarios en otro lugar o percibir un clima de inestabilidad, pueden salir con igual facilidad, de ahí el nombre de capitales golondrinos.

 

Siguientes artículos

Tecnología aplicada para prevenir riesgos
Por

Administrar riesgos con ayuda de la tecnología permite formar comunidades y negocios resilientes para salvar vidas y min...