Música

PRIMERO LA CONFESIÓN: aún duele escribir algunas líneas sobre el genial Allen Toussaint. Verán: la mañana del 10 de noviembre de 2015, o sea, apenas hace ocho meses, tras terminar un concierto en Madrid, moría de forma abrupta este grandioso pianista, compositor y cantante. Con su muerte se marchaba una leyenda de la música mundial.

1Por eso cuando se filtró la noticia de que había dejado un disco concluido, la confusión de sentimientos salió más a flote y se volvió más evidente.

Pero así es: ya está aquí el último disco, el álbum póstumo del pianista estadounidense, llamado American Tunes. Y sí: está sensacional, como podría esperarse de un maestro y músico de su clase, habitual a entregarnos verdaderas joyas discográficas durante su trayectoria.

PUBLICIDAD

Por supuesto, el álbum tiene la esencia de Joe Henry, el productor con el que hizo el alabado The Bright Mississippi, y con el que trabajó muy a gusto. También están sus colaboradores habituales: Jay Bellerose en la batería, y David Piltch al contrabajo. Pero, además, los invitados que cayeron a las sesiones de grabación incluían a músicos de ligas mayores: Bill Frisell, Charles Lloyd, Greg Leisz, Rhiannon Giddens y Van Dyke Parks.

¿El resultado? Ya lo dije: un disco hermoso, de una factura impecable, que combina temas del propio Toussaint con revisiones de Fats Waller y Paul Simon, y que hace especial hincapié en el Real Book (Bill Evans, Billy Strayhorn, Duke Ellington, Earl Hines y hasta el “Confessin’” de Daugherty/Reynolds). Además, rinde homenaje a admirados músicos de su New Orleans natal: Earl King, Professor Longhair, Louis Moreau Gottschalk. (Por cierto, la versión de “Danza Op 33” de Gottschalk es, simple y sencillamente, colosal.)

Así que no espere, en esta ocasión, jazz en estado puro. Más bien, aquí está un abanico (precisamente) de la música americana, un disco lleno de jazz y blues y soul, con el espíritu inquieto del maestro Allen.

Suena raro escribirlo así, pero es cierto: American Tunes es un álbum lleno de vida, cargado de la vieja escuela. Sin duda, un disco póstumo a la altura de su gran leyenda.

Nonesuch, el sello que edita el disco, ha compartido un par de tracks: “Confessin” y “Big chief”.

§§§

LA NOTICIA cayó de improviso: Tom Petty regresaba con nuevo álbum, pero esta vez no volvía con los Heartbreakers, su legendaria banda de cabecera. Esta vez, el guitarrista y compositor retornaba acompañado de Mudcrutch…

En efecto: Petty ha resucitado a Mudcrutch, el grupo precursor de los  Heartbreakers y con los que se inició, literalmente, en la música. Y ya lo decíamos, traen consigo un nuevo trabajo llamado simplemente 2.

2Más de 30 después de su formación, y sólo ocho de haber publicado el primer álbum oficial del grupo (fue 2008), Mudcrutch retorna con más fuerza que nunca y de forma más sorprendente si cabe. Porque esto se nota de inmediato en este segundo material: bajo las coordenadas que han convertido a Petty en uno de los más importantes músicos del rock estadounidense del último medio siglo, la banda suena perfectamente engrasada, contundente, en mejor forma, con una energía envidiable.

Eso sí, y mejor advierto: en el fondo, Mudcrutch tiene mucho de Petty y Heartbreakers: su ADN y sus señas particulares están y corren por el cuerpo del disco. Se cuelan sonidos del mejor rock, el mejor country y el mejor folk estadounidense, dándole a este trabajo un clima muy sureño.

Aunque abundan las composiciones optimistas, también dejan espacio para la melancolía y la introspección. (Por cierto, los cinco miembros: Petty, Mike Campbell, Tom Leadon, Randall Marsh y Benmont Tench contribuyen con temas por separado.)

No hay duda: editado por Reprise, Mudcrutch 2 es un disco contagioso y vital, por el que brota la raíz de la música estadounidense. Incluyendo eso que antes llamaban rock.

Desde el sitio oficial de la banda en YouTube, aquí puede escuchar dos temas: “Trailer” y “Beautiful world”.

§§§

LO SÉ: quizá suena tajante pero tiene mucho de cierto: hoy por hoy son pocos los que podrán discutir que Parquet Courts es una de las bandas de rock más representativas de la escena musical. No sólo eso: también son ya una de las más prolíficas.

De hecho, con Human Performance, su nuevo trabajo, Parquet Courts registra ya cinco discos en cinco años (cuatro firmados con su nombre, y uno más utilizando un alías: Parkay Quarts).

3Lo mejor: Human Performance mantiene la calidad de la agrupación. Aclaro: el cuarteto neoyorquino ha sabido conquistar al público y crítica gracias a que recoge, y fusiona, lo mejor del punk, el garage y el rock más clásico, con sonidos industriales y sucios, construyendo, así, canciones que además de ser contundentes y poderosas muestran una lírica muy crítica e inteligente, también fascinante, al igual que filosa.

Quizá, por eso, algunas publicaciones musicales ya colocan al grupo a un ladito de los santísimos Velvet Underground, o REM, Sonic Youth, o Pavement.

Perdón por la digresión. Regreso al álbum: en Human Performance la banda lo vuelve a hacer: sudan punk y sudan rock, y se filtran baladas y un sonido sucio y, por momentos, áspero. Manteniendo la frescura y ese extraño magnetismo —y ese pesimismo sarcástico y filoso— de su mejor versión.

No lo dude: hablamos de rock de ligas mayores.

Desde el sitio oficial de la banda en YouTube, aquí puede escuchar dos singles de este disco, editado por Rough Trade: “Dust” y “Human performance”.

 

Libros

EDITADO ORIGINALMENTE en 2007, Ediciones Era ha puesto de nuevo en circulación —ahora en «edición de Bolsillo»— México armado: 1943 – 1981, de Laura Castellanos, eximio libro que plasma la historia del movimiento guerrillero en México durante esas casi cuatro décadas.

Aclaremos: no se trata de una novela histórica. No. Es una profunda y exhaustiva investigación, revestida en excelente crónica-reportaje, en la cual Castellanos narra y documenta esta historia nacional reciente.

4Aquí está la lucha de Rubén Jaramillo, la tenacidad de los normalistas de Chihuahua y Guerrero (cuyas ideas propiciaron el asalto al cuartel Madera), o la guerrilla rural encabezada por don Lucio Cabañas y don Genaro Vázquez. Recorre también las de corte urbano, como la Liga Comunista 23 de Septiembre, el PROCUP, y otras organizaciones más pequeñas.

Elaborada a partir de archivos privados, trabajo hemerográfico, pero, sobre todo, de entrevistas a decenas de protagonistas y familiares (de más de 30 grupos guerrilleros mexicanos), esta historia deja algo en claro: estos movimientos armados fueron, en primera instancia, de tipo popular y social, los cuales recurrieron y agotaron las vías legales para exigir justicia, un buen gobierno, derechos básicos; siendo reprimidos después.

De hecho, el libro funciona, asimismo, como retrato de los mecanismos de represión que se han utilizado, y que se siguen utilizando, contra los movimientos populares.

Gran acierto de esta «edición de Bolsillo», por cierto, es que conserva sus anexos: a saber, la bibliografía; el índice onomástico; dos mapas y un listado de la presencia guerrillera; un cronograma-organigrama de los movimientos armados, y una cronología de éstos. Además conserva el ensayo de Alejandro Jiménez, el cual funciona a manera de epílogo y llega hasta el 2006, año en que la Fiscalía creada por Vicente Fox para investigar la llamada “guerra sucia” desapareció con un rotundo fracaso.

Lo escribe la propia Laura Castellanos: “Esta historia”, la historia de los movimientos armados en México, “de ningún modo ha concluido”.

En efecto: México armado es un libro esencial para entender nuestro presente.

§§§

AUNQUE ECHARON a andar las máquinas en 2009, la editorial Blackie Books aterrizó en México prácticamente a finales de 2014 —ya casi principios de 2015—. Desde entonces, no han dejado de caer títulos… Uno de ellos es el delicioso La canción de amor de Jonny Valentine, de Teddy Wayne.

5En él, Wayne narra las vicisitudes, inquietudes, preguntas, despertares del naciente ídolo infantil ya casi preadolescente Jonny Valentine —un niño/producto de 11 años con una carrera musical iniciada en YouTube y un ascenso vertiginoso a la fama.

Desde ahí —desde la preadolescencia y la fama—, y durante el tiempo de la gira de conciertos —cada capítulo está centrado en una ciudad—, Jonny se verá a sí mismo preguntándose por su padre, sobre el sexo, la muerte, la amistad, y también la propia música: cuestionándose sobre qué hay más allá de lo que le impone el mundo adulto —iniciando por su propia (arpía) madre, y terminando por los buitres de alrededor.

Y aunque por momentos Jonny parece casi un retrato de Justin Bieber —reitero: casi—, lo cierto es que la novela de Teddy Wayne va más allá. Hablamos de una novela a ratos divertida, a ratos cruel, a ratos tierna, altamente recomendable, sobre todo tomando en cuenta estos tiempos de cantantes de factoría o escupidos desde sitios web.

 

§§§

ÉL YA LO ACEPTÓ públicamente en un par de medios periodísticos: quiere ser presidente de México. Otra cosa es que se pueda y el contexto se dé y lo permita. Sin embargo, y aun con ello, no quiere quedarse rezagado y se ha sumado al debate sobre las elecciones presidenciales (de 2018): Jorge G. Castañeda ha publicado Solo así: por una agenda ciudadana independiente.

6Bajo el sello de Debate-Penguin Random House, este “opúsculo”, como él mismo lo llama, “este largo ensayo o pequeño librito” de 86 páginas, es el primero de varios que intentará elaborar en los próximos dos años para reflexionar sobre la pertinencia e importancia de las candidaturas independientes en México, a las que él considera cruciales para sacar a nuestro país del profundo pozo.

De hecho, Castañeda sólo ve un escenario ideal para 2018, constituido por dos grandes bloques: por un lado, la partidocracia, y por otro, una candidatura independiente con una agenda clara.

Una agenda que partiría —obviamente para combatirlos— de lo que considera los peores males del sistema político mexicano: impunidad, corrupción y la sistemática violación a los derechos humanos.

Una última aclaración: el libro no es “el alegato más penetrante” y más  articulado disponible hasta hoy, como lo calificó la revista Nexos; sí es, en cambio, uno muy interesante. Lo digo porque María Amparo Casar, especialista en temas de política mexicana, ya calificó algunas ideas de Castañeda Gutman como “una ficción y un engaño”. Conste, ya avisé.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Pepedavid13

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo usar la inteligencia de redes sociales: caso Tesla Motors
Por

Un punto importante para que la compañía tuviera presencia en México son las redes sociales y el volumen de conversación...