Con esfuerzos inútiles para prohibir la música rap en Rusia, el presidente Vladimir Putin sugirió que sería más productivo que el tema fuese tratado como una política de Estado.

Putin habló sobre el tema durante una reunión del Consejo para la Cultura y el Arte, y dijo que era «imposible detener algo», y que un enfoque alternativo sería que el gobierno se ”haga cargo de él».

Los últimos acontecimientos que generaron esta polémica fueron los del rapero Husky, cuyo nombre real es Dmitry Kuznetsov.

Es que el concierto de diciembre último de Husky, desarrollado en Krasnodar, una ciudad en el sur de Rusia, fue suspendido debido al «extremismo» de sus fans.

Kuznetsov fue posteriormente encarcelado durante 12 días después de que actuara para los fanáticos en el techo de un automóvil.

Ante la escena de la música rap, Putin explicó que este género musical, junto con otras formas contemporáneas de arte, se basa en los tres pilares de sexo, drogas y protestas.

Del trío, Putin reveló que él era el más preocupado por las drogas y su abuso entre los jóvenes, y agregó que de esta manera se llevaba a la nación a la destrucción.

El líder ruso agregó que la blasfemia en el rap era otra causa de preocupación.

También te puede interesar: Spotify lanza Wrapped, para escuchar tu selección de 2018

 

Siguientes artículos

Senado entrega a Carlos Payán la medalla Belisario Domínguez
Por

El máximo reconocimiento del Congreso mexicano fue entregado en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.