Reuters.- La policía ucraniana liberó el sábado a los rehenes que permanecían dentro de una oficina de correos amenazados por un hombre que se cree que tenía explosivos adheridos a su cuerpo, y arrestó al sospechoso tras un incidente que duró varias horas en la ciudad de Járkov.

“Todos los rehenes liberados en Járkov. El atacante fue arrestado”, escribió el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, en Twitter. En tanto, el ministro del Interior, Arsen Avakov, publicó una foto del sujeto, con su rostro ensangrentado y siendo escoltado por la policía.

Ninguno de los rehenes resultó herido. Un testigo de Reuters en el lugar vio a agentes de fuerzas especiales con traje camuflado verde corriendo hacia la entrada de la oficina de correos, un edificio amarillo con blanco en una esquina en la ciudad del noreste de Ucrania, en la frontera con Rusia.

En declaraciones previas, la policía dijo que el hombre entró a la oficina de correos usando una máscara y que había tomado a 11 personas como rehenes con la intención de robar el lugar. Cinco de los rehenes, tres mujeres y dos niños, fueron liberados más temprano.

La policía informó que había estado en contacto con el hombre a través de los teléfonos de los rehenes, describió su comportamiento como calmo y afirmó que no hizo exigencia alguna.

Anton Gerashchenko, un asesor de Avakov, afirmó que entre los rehenes había empleados y los clientes de la oficina de correos. Uno de ellos logró llamar a la policía desde dentro del edificio.

“Los patrulleros llegaron al lugar del robo en pocos minutos”, escribió Gerashchenko en Facebook. “El ladrón se dio cuenta de que ahora no podría salir a salvo de la escena del crimen con el botín y decidió declarar que iba a tomar a todos como rehenes”, agregó.

Uno de los niños liberados por el sujeto dijo a medios locales que el hombre había puesto explosivos en dos botellas y que amenazó con inmolarse si la policía no lo escuchaba. El hombre también dijo que padecía de cáncer al cerebro, según el niño.

En un momento el sujeto manifestó su inquietud por un reciente intercambio de prisioneros entre las autoridades ucranianas y separatistas prorrusos y creía que deberían haberse liberado a más prisioneros, afirmó la policía.

Ucrania y los separatistas intercambiaron a cientos de prisioneros el miércoles, en la mayor operación de ese tipo desde que se desató el conflicto en la región oriental de Donbáss en que han muerto más de 10.000 personas.

Lee también:Hombre con explosivos retiene a 11 rehenes en Ucrania

 

Siguientes artículos

Salen de los escombros preguntas sobre la pobre planeación urbana
Por

El crecimiento de la ciudad sin actualizar o publicar referentes normativos básicos implica serios riesgos, advierten ur...