Es una buena noticia que, aunque sea el 70%, se use el remanente del banco central para el pago de deuda. Algo es algo.

 

El lunes pasado, la Cámara de Diputados aprobó que los remanentes de operación del Banco de México (Banxico) se destinen al pago de deuda del gobierno federal. Así lo había prometido el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Ésa es la buena noticia. La mala es que no se utilizará el 100% para ese fin, pero algo es algo.

En total, 70% del remanente se destinará desde 2016 al pago de obligaciones gubernamentales federales, mientras el restante 30% irá a parar al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios.

PUBLICIDAD

Desde el año pasado en este espacio fuimos duros críticos de los intentos del banco central que preside Agustín Carstens, por tratar de “atenuar” la depreciación del peso frente al dólar. Y es que aunque de manera oficial la intervención de Banxico por medio de subastas no tiene dicha intención, la realidad es que sí la tiene.

Si hubiera un compromiso con la “libre flotación” plena se haría valer siempre, sin importar si el peso se aprecia o se deprecia.

Pero los hechos demuestran que el instituto central –o, mejor dicho, el gobierno, que es el que maneja la política cambiaria del país a través de la Comisión de Cambios– se siente cómodo con un dólar barato. La razón es que políticamente vende bien como argumento de “solidez y confianza” en la economía mexicana.

Bajo esa lógica, cada vez que se encarece el dólar tendríamos que hablar de “debilidad y desconfianza” en los fundamentos económicos del país. La realidad es que ni una ni otra cosa son ciertas del todo, pero el punto es ilustrar que acuden a cualquier caso para usarlo a su conveniencia.

En este sentido, cuando hay una depreciación continua y acelerada, como ocurrió este año, se habla siempre de que “viene de fuera”, que se debe a la “volatilidad internacional”. Con esos argumentos justifican que la libre flotación se ponga en espera. No por nada entraron en operación subastas de dólares que, reiteramos, aunque nunca se admitirá como tal, sí tienen la intención de tratar de influir –por no decir manipular– el tipo de cambio a la baja.

Aquí dijimos que no se valía una “libre flotación” sólo cuando el dólar bajara, y querer meter “mano negra” cuando subiera.

Además, se queman de manera inútil miles de millones de reservas de dólares que, por cierto, cada vez será más difícil reponer –debido a la caída de los precios y de nuestra producción de petróleo–, cuando ni siquiera atravesamos por una crisis financiera global. A ello se debe que las reservas sigan hilando semanas a la baja.

Cuando el dólar se disparaba a repetidos máximos históricos, a muchos sorprendía que ni siquiera con las subastas extraordinarias de Banxico se contuviera el alza, lo que dio un punto adicional a nuestro favor de que las reservas se quemaban “a lo tonto”. Nadie, ni Banxico ni el gobierno, tienen más dinero que el mercado. La cura para el dólar caro, sostuvimos, era el dólar caro. A determinado tipo de cambio, los dólares fluirían a raudales y el peso encontraría su nivel por las fuerzas del mercado, como debe ser.

Pero la realidad –como bien identificó Sergio Negrete Cárdenas en una de sus columnas– era que las subastas de dólares tenían una intención oculta adicional: generar los ya aludidos remanentes, producto de vender más caros dólares que se adquirieron a un precio menor. En épocas de carencias presupuestarias, estos pesos les caían del cielo.

De manera que el riesgo era que se usara ese dinero recién impreso para financiar el gasto del gobierno, pues Banxico está obligado a entregárselo. Según la ley que lo rige, sólo puede dar crédito al gobierno federal mediante el ejercicio de una cuenta corriente que lleve a la Tesorería de la Federación.

En los hechos, sin embargo, estos remanentes generados son una forma encubierta de imprimir dinero fresco, “de la nada”, al gobierno. Por eso es una buena noticia que, aunque sea el 70%, se use para el pago de deuda.

Desde este espacio hacemos un llamado a los legisladores federales para que presenten una iniciativa que dé autonomía plena al Banxico. El manejo de la política cambiaria sigue siendo una asignatura pendiente en esa materia, por lo que la Comisión de Cambios debe desaparecer. Asimismo debería quedar en la ley del banco central la obligación de usar siempre la totalidad de los remanentes, cuando los haya, para finiquitar deuda. Ojalá nos hagan caso.

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: Inteligencia Financiera Global

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial deForbes México.

 

Siguientes artículos

6 secretos de las celebridades que debe conocer todo emprendedor
Por

No importa si se trata de un negocio modesto o encabezado por una celebridad, detrás de todo emprendimiento hay una hist...