La compañía automotriz Renault usó “estrategias fraudulentas” durante 25 años para manipular pruebas de contaminación de motores, detalló la dependencia francesa antifraude.

De acuerdo con un informe al que accedió la agencia informativa AFP, el presidente de Renault, Carlos Ghosn, estaría implicado en este caso.

La dependencia francesa sospecha que el fabricante automotriz creo, como hizo Volkswagen en 2015, un programa digital “cuyo objetivo era falsear los resultados” de las pruebas de contaminación.

La investigación se concentra en los motores de diésel bajo la norma Euro 5 y Euro 6, homologadas desde septiembre de 2009.

Renaul rechazó las acusasiones, de acuerdo con la versión de su vicepresidente, Thierry Bolloré. “Renault no hace trampa (…) Todos los vehículos fueron homologados de acuerdo con la reglamentación en vigor”, mencionó el directivo a AFP.

 

Siguientes artículos

Innovación disruptiva, el gigante de las ventas por televisión lo vuelve a hacer
Por

Con el aceleramiento de las tecnologías, solo un puñado de empresas han adaptado su modelo de negocio, refinando la cali...