Cuando los tanques rusos entraron en Ucrania en días pasados, tal vez lo último que nadie pensó fue cómo la guerra terrestre más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial afectaría a la naciente industria del cannabis.

Sin embargo, la realidad se ha asimilado y está claro para muchos dentro del espacio del cannabis, al menos en Europa, que los temas pendientes de reforma, tan importantes para la industria después de COVID, si no otros problemas inherentes a un mundo globalmente interconectado, puede detenerse.

Problemas de producción y cadena de suministro en Europa

Uno de los problemas que no se verá afectado es la cadena de suministro de cannabis. Actualmente, Alemania obtiene parte del cannabis que usa para el mercado médico a nivel nacional. Más allá de esto, el cannabis está llegando al país desde lugares que hasta ahora no se han visto afectados directamente por el estallido de las hostilidades. Esto incluye Dinamarca, Portugal , España, Holanda, Grecia, Colombia, Uruguay, Australia, Lesotho y Uganda, así como el goteo inicial de productos producidos en Israel.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Franziska Katterbach, presidenta para Europa de Khiron Life Sciences con sede en Fráncfort y el Reino Unido, dijo por teléfono: “No esperamos que la guerra afecte nuestra cadena de suministro”.

Dicho esto, es probable que la industria se vea afectada por mayores costos de energía, Alemania y Holanda son los dos países de Europa más afectados por la subida del precio del gas derivada directamente del conflicto; el Reino Unido también está sufriendo, el requisito para la certificación EU-GMP que se exige a todo el cannabis medicinal recetado y consumido, es que debe cultivarse en interiores, esto da como resultado aumento de energía y agua.

Algunos especialistas en Cannabis, esperan que el estallido de este conflicto afecte a toda la industria a nivel mundial, aunque no directamente, desafortunadamente, la situación ya está provocando precios de energía más altos, lo que afectará a cualquier persona de la industria que necesite transportar, almacenar o fabricar la planta o los medicamentos que se elaboran a partir de ella.

El aumento de precios son uno de los mayores problemas en el mercado médico, por lo general, en la disposición de las aseguradoras a aprobar medicamentos relacionados con el cannabis.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

El impacto en la industria del cannabis de Ucrania

La industria del cannabis tiene una larga historia aquí, durante la era soviética , el país fue uno de los mayores cultivadores de cáñamo industrial. El cannabis con un nivel más alto de THC también se cultivaba de forma rutinaria, incluso si era bajo, lo que creaba una gran base de usuarios.

En octubre de 2017, se llevó a cabo una Marcha de la Libertad del Cannabis, que dio inicio al movimiento moderno, para legalizar la droga con fines médicos y recreativos.

Según los defensores locales, la invasión rusa básicamente va a devastar la industria local del cannabis. Gracias a varios años de cabildeo, incluso por parte de la Asociación Ucraniana de Cannabis Medicinal, se han logrado algunas victorias, como obtener una receta para el cannabis medicinal, pero obtener tanto el medicamento como los suministros legales era muy difícil. 

En 2019, la Asociación Ucraniana de Cannabis presentó una propuesta al Parlamento para considerar la legalización del uso médico. En 2020, una encuesta nacional mostró que el 65% de la población estaba a favor de la reforma médica. A partir de 2021 , los medicamentos que contienen nabilona, ​​nabiximol y dronabinol estaban a la venta en el país. 

Dadas las condiciones actuales en el país, es muy posible que el mercado ilegítimo reciba un gran impulso, comenzando con la interrupción de todo durante la guerra, un mercado negro inevitable y la falta de disponibilidad de medicamentos.

Problemas políticos

Es probable que uno de los mayores impactos de la guerra más allá de Ucrania sean las consecuencias políticas en el resto del mundo. Donde la pandemia por COVID, hizo detener y retroceder la legalización en varios países, ahora la guerra viene a ser otra distracción más. 

La regulación no debe detenerse, en este momento, es fundamental que la industria del cannabis se haga cargo de su propio destino. Este sector ha sido reconocido mundialmente como bueno para las economías, un fuerte empleador y, por supuesto, está produciendo medicamentos altamente efectivos, incluso si las personas aún no están dispuestas a apoyar una reforma completa. 

Generalmente es una industria compuesta por personas que están a favor de la paz y la diplomacia. Es importante que los países no detengan esta industria en ninguno de los ámbitos que se esté desarrollando ya que eso provocaría que los medicamentos o productos no llegaran a su destino y finalmente la guerra solo aumentaría un sufrimiento que ni siquiera el Cannabis pueda resolver.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter: @anicannmx

www.anicann.org

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Futbol
Cuando el fuego llega a los estadios
Por

Lo ocurrido en Querétaro es una advertencia, una señal de que se requieren medidas de seguridad preventivas que eviten d...