Investing.- Lo único que extrañaría a los mercados cuando Amazon (NASDAQ:AMZN) publique su informe de resultados del tercer trimestre de 2018 este jueves es que el gigante del comercio electrónico no anunciara otro éxito en su informe trimestral, superando una vez más las expectativas de los analistas.

La segunda empresa más valiosa del mundo por capitalización de mercado dispone de una plataforma de comercio electrónico global inigualable, su negocio de computación en la nube está en auge y está a punto de interrumpir una serie de negocios tradicionales, incluyendo tiendas físicas de alimentación y cadenas comerciales.

Una máquina de generar ingresos, bien engrasada para el futuro crecimiento

Ahora mismo, Amazon es una enorme maquinaria de generación de ingresos, que está bien engrasada para el crecimiento futuro. Esto da los inversores un poderoso incentivo para conservar sus acciones.

En términos anuales, se prevé que Amazon genere ingresos de 234,000 millones de dólares, lo que la convertiría en la quinta mayor empresa de Estados Unidos por ingresos, detrás de Walmart (NYSE:WMT), ExxonMobil (NYSE:XOM), Apple (NASDAQ:AAPL) y Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa).

Además, después de años de crecimiento de alto octanaje, los márgenes de beneficio de Amazon están ampliándose. Durante toda la primera mitad del año, el beneficio por acción se multiplicó por más de cuatro, de 1.87 a 8.34 dólares. Esta creciente rentabilidad es una buena noticia para los inversores que llevan esperando mucho tiempo que la empresa genere beneficios.

Amazon se está expandiendo al campo de amplio margen de la computación en la nube, así como de la publicidad digital, así que los márgenes de beneficio no van a hacer más que crecer. Su suscripción Prime de 119 dólares al año se ha convertido en una fiable vaca lechera de efectivo. Ahora mismo la empresa tiene más de 100 millones de miembros por todo el mundo que pagan esta cuota para contar con el envío rápido, el servicio de streaming de video y música y el almacenamiento de fotos digitales.

Partiendo de semejantes fundamentales, creemos que la caída de casi un 19% de las acciones de Amazon —ahora cotizan a 1,664 dólares desde el cierre de ayer, frente a los máximos registrados a principios de septiembre en 2,050.5—, la empresa supone una excelente oportunidad para cualquier inversor que esté esperando un punto de entrada más propicio. Aunque su múltiplo de precio/beneficio de 151.15, uno de los más altos del mercado, pone nerviosos a algunos inversores, dada la diversificación de ingresos de la empresa, su historial de ejecución operativa y sus amplios fosos económicos justifican estas jugosas valoraciones.

En el tercer trimestre, se espera que Amazon anuncie un beneficio por acción de 3,08 dólares, pues Whole Foods Market (NASDAQ: WFM), según FactSet (NYSE:FDS), ha subido 0.52 centavos de dólar por acción el año pasado. Todo apunta a que las ventas subirán hasta 57,100 millones de dólares, frente a los 43,740 millones de dólares del mismo período hace un año.

En conclusión

Con su rápido crecimiento, incluso si sigue incluyendo más líneas de negocio lucrativo, simplemente no se puede hacer una valoración perfecta de Amazon. Pero está claro que las iniciativas en las que se ha expandido seguirán impulsando el crecimiento.

Amazon va camino de capturar casi la mitad de la totalidad de los gastos online de Estados Unidos este año, según EMarketer. Además, Amazon Web Services, su división de computación en la nube, es el servicio de más calidad de su campo, obteniendo unas ventas de 17,500 millones de dólares el año pasado en un mercado que se espera que se amplíe hasta 83,500 millones de dólares en 2021.

Esta posición de liderazgo hace de Amazon la empresa perfecta para comprar en los descensos además de una digna de mantener muchos años.

 

Siguientes artículos

Con más que caracteres, Twitter busca anuncios
Por

Melissa Barnes es directora general de Twitter para América Latina y Canadá, y su misión es mejorar los ingresos publici...