Líderes de la oposición dijeron que además de buscar un retraso del “Obamacare”, también ligarán nuevos recortes de gastos y otras iniciativas al proyecto de ley del límite de endeudamiento.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

Los republicanos de la Cámara de Representantes no cedieron  a las presiones del presidente Barack Obama para que elaboren proyectos de ley simples que mantengan funcionando al Gobierno más allá del 30 de septiembre y aumenten su capacidad de endeudamiento y evitar una cesación de pagos histórica.

En un directo desafío a Obama, los republicanos dijeron que buscarán un retraso de un año en la implementación completa de la nueva ley de salud, conocida como “Obamacare“, a cambio de aumentar el límite de la deuda lo suficiente como para permitir que el Tesoro pueda endeudarse hasta finales del 2014.

Si bien algunos representantes republicanos anticiparon que no se produciría un cierre de las operaciones del Gobierno el 1 de octubre ni ocurriría un incumplimiento de deuda el próximo mes, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, detalló un curso legislativo que lo enfrenta con Obama y los demócratas del Senado.

Al ser consultado si la Cámara baja ratificaría una ley de gasto gubernamental que se espera sea aprobado por el Senado el sábado, que simplemente extiende el actual financiamiento por seis meses, Boehner dijo: “No veo que eso ocurra”.

Con el actual año fiscal terminando en cinco días y sin leyes para financiar al Gobierno el próximo año, los republicanos de la Cámara baja también discutieron sobre la posibilidad de un cierre amplio de agencias del Gobierno que comenzaría el martes.

“Discutimos planes de contingencia en caso de un cierre. Lo que tenemos que hacer en términos de licencias (de personal) y continuidad de servicios”, dijo el representante por Luisiana John Fleming, agregando que dejar sin fondos al Gobierno, incluso temporalmente, “no era una meta en absoluto”.

Pero aún no estaba claro si la Cámara de Representantes controlada por los republicanos y el Senado controlado por los demócratas podrían solucionar sus diferencias a tiempo.

Los republicanos de la Cámara baja aprobaron una ley de gasto de emergencia la semana pasada que elimina “Obamacare”. Pero con los demócratas firmes en su posición de actuar contra esa táctica, los republicanos han comenzado a mirar otras partidas que sus miembros podrían relacionar con los proyectos.

Los demócratas intentan aprobar una ley “limpia” para mantener en funcionamiento al Gobierno desde el 1 de octubre hasta el 15 de noviembre y enviarla a la Cámara baja, justo antes de que expire el actual mandato de financiamiento en la medianoche del lunes.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, anunció que la Cámara alta programó una votación para el viernes para aprobar un proyecto de ley de emergencia sobre el gasto, acortando su debate en un intento por lograr un acuerdo con la Cámara de Representantes antes del plazo final.

El representante republicano por Oklahoma, Tom Cole, dijo que hay discusiones en la Cámara baja sobre adjuntar una medida, que no especificó, a la ley de financiamiento que cuenta con apoyo bipartidista en el Senado.

Una opción puede ser la propuesta de derogar un impuesto a dispositivos médicos que recaudaría unos 30,000 millones de dólares en 10 años y ayudaría a pagar algunos de los costos de “Obamacare”.

El senador demócrata de Nueva York Charles Schumer dijo que su partido estaba “resuelto” a actuar contra tales complementos a la ley de gasto de emergencia. De forma similar, la Casa Blanca dijo que rechazará una derogación del impuesto a cambio de mantener funcionando al Gobierno.

Los republicanos de la Cámara de Representantes también están desafiando a Obama sobre el incremento del límite de deuda que el Departamento del Tesoro dice que necesita con urgencia para el 17 de octubre.

 

 

Siguientes artículos

Sin pensión, 60% de los mexicanos mayores de 65 años
Por

Sólo cuatro de cada 10 mexicanos mayores de 65 años reciben una pensión para solventar los gastos en su retiro. Los prob...