John Boehner, presidente de la Cámara baja, dijo que se les permitirá a los demócratas realizar la votación, en tanto que los republicanos establecerán un mínimo de votos para que sea aprobado. El senado deberá aprobar la legislación antes del 27 de febrero.

 

Reuters

WASHINGTON  – Líderes republicanos en la Cámara de Representantes cedieron a las demandas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y acordaron en avanzar con la legislación que eleva la capacidad de endeudamiento de Washington sin fijar condiciones.

El presidente de la Cámara baja, John Boehner, anunciando a periodistas el plan de avanzar en un proyecto de límite de deudas sin cambios, dijo: “dejaremos que los demócratas voten. Nosotros (los republicanos) pondremos un número mínimo de votos para que sea aprobado”.

La Cámara de Representantes planea votar el incremento de la deuda federal el martes y no el miércoles, como estaba decidido previamente, debido a preocupaciones por una fuerte tormenta invernal, dijo un asesor republicano.

No estaba claro el momento en que el Senado -dominado por demócratas- debatirá y aprobará la legislación, pero se espera que lo haga antes del 27 de febrero, cuando se agotará la capacidad de endeudamiento del país, según las estimaciones del Departamento del Tesoro.

Sin un incremento en la autoridad de endeudamiento, el Gobierno de Estados Unidos se vería forzado a declarar una moratoria de pagos sin precedentes que podría generar un caos en los mercados financieros y cerrar muchos de los programas federales.

El representante Steny Hoyer, el segundo demócrata de mayor rango en la Cámara baja, dijo a periodistas que apoyaría la ley para elevar el límite de deuda y que sería enviada por Boehner al pleno de la instancia legislativa. Hoyer afirmó que espera que 180 o más legisladores demócratas también ofrezcan su respaldo.

Eso significaría que 38 o menos republicanos en la Cámara de Representantes de 232 miembros tendrían que apoyar la medida a fin de que sea aprobada.

Al avanzar en la legislación, los republicanos de la Cámara de Representantes despejarían de su agenda un asunto escabroso, lo que les permitiría concentrarse en buscar enmiendas para la reforma de salud del presidente Barack Obama que han estado tratando infructuosamente de cambiar o eliminar.

En un retiro el mes pasado, los republicanos tomaron una postura unificada para hacer del “Obamacare” el principal tema de conversación en la campaña para las elecciones legislativas de noviembre.

Asuntos profundamente divisivos, como el límite de endeudamiento o la reforma inmigratoria, amenazan con obstaculizar esa tarea como los tópicos de mayor debate en pleno año electoral.

 

Siguientes artículos

Inventarios mayoristas de EU suben menos de lo esperado
Por

El Departamento de Comercio dijo que las existencias subieron un 0.3% en diciembre, un ritmo menor al pronosticado por a...