Por: Haris Anwar | Investing

Este año ha sido un juego de nervios para los inversionistas de Facebook.

Las acciones se han acercado a máximos históricos tras un tumultuoso comienzo de año. Las acciones se desplomaron a mediados de marzo debido a una ola de acontecimientos extremadamente negativos que suscitaron dudas sobre el futuro de este gigante de los medios de comunicación social.

Lidiar con éxito con las rebajas de calificación de los analistas, el intenso escrutinio por parte de los reguladores tras el escándalo de Cambridge Analytica y la campaña «eliminar Facebook», Facebook (NASDAQ:FB) se ha vuelto a meter en el juego. Los inversionistas podrán echar otro vistazo a cómo está haciendo frente la compañía a estas presiones negativas, cuando publique su informe de resultados del segundo trimestre tras el cierre del mercado del miércoles.

Las previsiones de Wall Street indican otro trimestre excepcional, un aumento de los ingresos hasta 13,350 millones de dólares, por encima de los 9,320 mdd del año anterior, y un aumento del beneficio por acción ajustado de 1.59 a 1.71 dólares.

Creemos que hay riesgos vinculados a la valoración que podrían provenir del aumento de la regulación de los datos de usuario. Pero en general, estamos convencidos de que Facebook va a superar estos obstáculos y de que sus acciones siguen teniendo mucho margen de movimiento.

 

Instagram y WhatsApp serán grandes armas

Hasta ahora, no ha habido indicios que indiquen que esas controversias —como la propagación de noticias falsas, la interferencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos y el escándalo de Cambridge Analytica— han provocado que los anunciantes dejen de gastar su dinero en publicidad.

Facebook sigue siendo la fuerza dominante en el ámbito de las redes sociales. Las empresas no pueden permitirse ignorarlo. A medida que la plataforma de Facebook madura en Norteamérica, su CEO Mark Zuckerberg tiene muchos conductores para impulsar el crecimiento a largo plazo.

Instagram alcanzó en junio los 1,000 millones de usuarios activos al mes. Esta plataforma está atrayendo a nuevos usuarios más rápido que la web principal de Facebook y va camino de superar los 2,000 millones de usuarios en los próximos cinco años. Dirigida a un público más joven, Instagram es mucho más atractiva para los anunciantes.

Y la contribución de Instagram a los ingresos de Facebook ha sido espectacular los últimos trimestres. Instagram podría suponer aproximadamente el 16% de los ingresos de Facebook el año que viene, frente al 10.6% del año pasado, según datos de eMarketer, recogidos por Bloomberg Intelligence. Facebook no indica por separado la contribución de Instagram a sus ingresos en sus estados financieros.

Otra propiedad que va a contribuir a los resultados de Facebook es su tremendamente popular aplicación de mensajería WhatsApp, que cuenta con más de 1,500 millones de usuarios. En un anuncio a principios de este año, WhatsApp anunció que comenzará a habilitar cuentas comerciales por primera vez, un paso que sienta las bases para que este servicio gratuito empiece a reportar dinero a su sociedad matriz.

 

Gran historial de crecimiento

El reciente rendimiento de Facebook indica que ya ha pasado lo peor. Como hemos comentado en nuestros artículos anteriores, puede que haya algunas sorpresas más negativas, sobre todo cuando la empresa sigue en medio de una importante reestructuración y muchos Gobiernos siguen contemplando formas de fortalecer la regulación de la privacidad online.

Pero eso no debería desalentar a los inversionistas a largo plazo a la hora de conservar esta empresa de gran crecimiento en su cartera. Facebook tiene un montón de munición para hacer frente a estos reveses temporales.

 

Siguientes artículos

Utilidades de Bimbo se hunden por programa de retiro en EU
Por

Bimbo reportó un beneficio neto de 195 mdp en el segundo trimestre del año, 86.9% menos que en el mismo periodo de 2017....