La deuda en que ha incurrido la Fed es de tal proporción que no está creada con el fin de pagarse. Un default es inminente.

 

 

 

PUBLICIDAD

A principios del 2013, entrevistado por la cadena CNBC, Ben Bernanke aseguró que estaba 100% cómodo de saber salir de la actual ronda de estímulos. El gran problema es que dicho personaje no estará trabajando para la Reserva Federal (Fed) al momento que se inicie efectivamente el proceso. Su secreto se lo llevara a la tumba.

Para peor, Janet Yellen hará ver a Ben Bernanke como bebe de pecho, pues, a saber, seguramente la primera mujer presidente de la Fed incluso incrementará el programa de estímulo, ya que incluso 85,000 millones de dólares al mes no están logrando mover la rueda. La doctora es ferviente admiradora de Johannes Gutenberg.

Para peor, el desacierto comunicacional de Bernanke en mayo-junio envío las tasas a volar hasta el cielo, logrando incluso enfriar el nuevamente burbujeante mercado hipotecario de Estados Unidos, y de paso dejando a los mercados emergentes repasados por una aplanadora.

Japón lleva más de dos décadas tratando de salir de la trampa de la liquidez (de la cual sólo se sale con un buen default), por lo que es absurdo pretender que Estados Unidos saldrá en la mitad de la primera.

Como he reiterado en innumerables ocasiones: La deuda incurrida es de tal proporción que no está creada con el fin de pagarse. Se trata de un mero stock de papel adicional, creado con un pretexto de enmascarar niveles nominales.

Antes del default, por supuesto, vendrá la apropiación de las pensiones y los recortes de los depósitos. Europa va adelantándose a pasos agigantados, pero es probable que Japón le tome la delantera. Si hasta los chinos están calentando motores.

Un espectáculo triste, por cierto. Otro intento fallido, y seguimos con la misma fórmula. Sospecho un final digno de Agatha Christie.

 

 

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué hacer ante una contingencia en el negocio?
Por

En un entorno en el que los riesgos no desaparecen y las amenazas que los originan pueden presentarse es fundamental est...