Los retrasos en ductos incrementarían los costos de gas, que se traduciría en un repunte de precios energéticos para los consumidores mexicanos durante este año. 

S&P Global Platts estima que un comprador mexicano de Gas Natural Licuado (GNL) tendría que ofrecer aproximadamente 7 dólares por cada millón de Btu para asegurar un cargo durante este periodo, un valor muy por encima de los precios de gasoductos.

Los productores mexicanos de energía se apoyaron mucho en combustóleo durante 2017, más caro que el gas natural, debido a los retrasos en los gasoductos, comentó en entrevista con Forbes México, Ross Wyeno, analista senior de energía de la firma estaodunidense.

Los precios de energía más altos ocurren normalmente en el verano, agregó la firma.

PUBLICIDAD

Ahora que el precio máximo de venta de primera mano (VPM) ha sido eliminado, Petróleos Mexicanos (Pemex), o cualquier otro proveedor, puede cobrar los precios de mercado para la venta de gas, probablemente más alto en mercados con un suministro restringido, como en el caso de Yucatán, comentó el analista.

“Estimamos que el retraso promedio en el 2018 en gasoductos es de 384 días, con una capacidad aproximada de 8,100 millones de pies cúbicos. Estos retrasos, combinados con los continuos declives en la producción doméstica de gas natural, podrían llevar a precios de gas natural aún más elevados en el 2018”, agregó.

S&P Global Platts estima que estas tendencias se mantendrán en el 2018 y los declives en producción impulsarían un incremento en el uso de fuelóleo por parte del sector energético, particularmente en los estados del sur y la península de México.

De acuerdo con el reporte de enero de S&P Global Platts Mexico Energy Monthly, durante el 2017. los mercados mexicanos de gas se contrajeron significativamente debido al declive en la producción doméstica y los retrasos en la apertura de gasoductos.

La producción mexicana de gas natural cayó a 2,750 millones de pies cúbicos en noviembre, llevando a un incremento mensual en importaciones por 5,100 millones de pies cúbicos en el mismo mes, un incremento del 19% comparado con el año pasado.

Los declives en la producción de gas natural fueron más drásticos en las plantas de procesamiento al sur de México, en las cuales la producción de noviembre del 2017 estuvo levemente por encima de 2,000 millones de pies cúbicos, una baja de 18% en comparación al año anterior.

En el invierno del año pasado, la dependencia de gas natural licuado se destacó, con un promedio de importaciones de casi 800 millones de pies cúbicos en noviembre, 144% más que en 2016.  

 

Siguientes artículos

Davos 2018 | Tomará 100 años terminar con la brecha de género
Por

En el marco del Foro Económico Mundial de Davos, Cindy Robins de Salesforce habla sobre la brecha de género y esta desal...