Si revisamos los últimos acontecimientos en nuestro sistema político podemos ver que se vienen armando grandes estrategias para fragmentar el voto en preparación de las elecciones de los próximos tres años.

 

Todo esto como reacción de los cambios y nuevos caminos que está tomando el país. La pérdida de los registros de dos partidos en las pasadas elecciones también son piezas de ajedrez que obligan a nuevas estrategias políticas.

Es un hecho que los partidos políticos han perdido la brújula en los últimos años, su objetivo esencial de buscar el beneficio social se ha perdido totalmente, ya no hacen o buscan un diagnóstico social, no escuchan a sus votantes, ni analizan sus problemas; simplemente se acercan cuando los necesitan, hacen ejércitos para los días de la elección y generan un sistema de prebendas y dádivas para crear un músculo electoral. Los partidos políticos hoy están actuando como facciones políticas, buscando solamente el beneficio de sus miembros, en este caso de los que participan en el partido, los que lograron una posición de autoridad municipal, estatal y federal o una posición legislativa; los ciudadanos, la sociedad y sus problemas son parte de la chamba y un factor esencial para jugar a la política y lograr el poder.

PUBLICIDAD

De hecho, el movimiento de los independientes, digamos, es el primer intento de algunos grupos de querer medio hacerle un poco más de caso a la sociedad, es el reconocimiento tácito de que algo empieza a no funcionar y que más vale medio hacer sentir que algunos políticos arrepentidos de toda esta tendencia ponen sus barbas a remojar y se medio acercan para que la sociedad sienta que juegan en la democracia partidista. Con el tiempo ya veremos que entrarán en la lógica de las presiones de grupos de poder y económicos, lo que puede que sean rehenes del sistema otra vez.

Muchos nos preguntamos ¿qué es lo que nos ha traído hasta este momento en la política nacional? La ambición, el egoísmo y la arrogancia de los políticos?, o ¿es un proceso de descomposición institucional apurado por los efectos de la alternancia en el poder?, y/o ¿verdaderamente se dio una alternancia adecuada en México o fue como nuestra Revolución: sacaron a los que estaban, usando a “los de abajo” en la guerra, para al final quedar los mismos?

Estamos viendo cómo se recomponen las fuerzas políticas. Se están adueñando de nuevos partidos para convertirlos en nuevas islas de poder y golpeteo. Se hacen alianzas partidistas de ideologías que son contrarias, con el único fin de generar poder y, al final del día, crear opciones electorales para que el voto se fragmente. ¿Cuál será el resultado al final de estos tres años de elección? Hoy, el objetivo es no perder elecciones o ganarlas a cualquier precio, pero alguien se estará preguntando ¿cómo va a quedar nuestro sistema político, en dónde van a quedar la sociedad y los ciudadanos? ¿Cómo quedará la representación popular y qué va a hacer de la gobernabilidad en el 2018? Y, finalmente, ¿qué piensan los jóvenes de todo esto? Mucho que resolver tenemos como país en el futuro.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Después de las reformas, ¿qué sigue? Empresas responden
Por

Ahora, después de que se aprobó una serie de cambios legislativos en varios sectores, el combate a la corrupción y la in...