Esta phablet de gama media es la apuesta de la taiwanesa para entrar al mercado de teléfonos inteligentes de pantalla media. ¿Dará el ancho?

 

La primera reacción que tuve al probar por primera vez un smartphone Acer, durante su presentación en México hace un par de meses, fue de una grata sorpresa. No estaban nada mal para ser producidos por una compañía con muy poca —por no decir nula— experiencia en el campo de la telefonía móvil. Después de probar durante un par de días el Liquid S1, el encanto se ha diluido. Éstas son mis impresiones:

 

PUBLICIDAD

Lo bueno

  • El S1 es una phablet —o tabletófono, el término tropicalizado—, que con una carcasa de policarbonato, detalles en metal a los costados y Gorilla Glass, se siente bien al tacto. A pesar de su tamaño es un equipo ligero y manejable.
  • Su pantalla de 5.7 pulgadas entrega colores vibrantes, pero al ser HD (1320 x 720 p), la densidad de pixeles (256 ppi) permite que se noten algunos detalles como el contorno de las letras cuando es usado como lector.
  • La cámara principal, de 8 megapixeles (MP), y la secundaria, de 2 MP, son lo que se esperaría de un equipo de gama media. Cumplidoras en velocidad, contraste y colores, y suficientes para entablar una videoconferencia. La cámara trasera es capaz de grabar video a 1080 a 30 fps, el estándar.
  • La interfaz es simple y directa. Uno de los objetivos de Acer al entrar al negocio de los smartphones es entrometerse lo menos posible en la experiencia Android, y lo hacen con éxito. Se agradecen en especial sus aplicaciones flotantes, que permiten elegir cuatro apps para tener a la mano como “capas” sobre el home del teléfono, así como un mayor número de opciones de configuración rápida desde el menú deslizable superior. Todos los fabricantes deberían tener la opción de bloqueo de autorrotación de la pantalla a la mano.

 

Lo malo

  • Las phablets son dispositivos grandes que requieren de recursos para brindar una experiencia de calidad tanto para el entretenimiento como la productividad. El procesador cuádruple a 1.5 GHz y su GB de RAM cumplen con las tareas de forma solvente, pero no pueden evitar comprometerse bajo presión. Sin embargo están dentro del rango considerando que se trata de un equipo de 8,000 pesos.
  • Podría pensarse que los 8 GB de almacenamiento interno, más un máximo de 32 GB que pueden añadirse a través de una tarjeta microSD, podrían resultar suficientes, pero si hay algo mejor que 32 GB eso es 72 GB, especialmente cuando se trata de un teléfono que entre sus funciones principales tiene al entretenimiento.
  • El S1 no corre en redes 4G.

 

Lo feo

En lo que respecta al diseño, los materiales no son el problema, sino los pequeños detalles que delatan la inexperiencia del equipo que ideó el S1. Hay tres detalles en la configuración de este smartphone que me parecen imperdonables:

1. El botón de encendido/desbloqueo se encuentra del lado izquierdo. Si encuentran otro modelo que tenga la misma característica, por favor cuéntenmelo.

2. Ese error de ubicación del botón es grave pero no catastrófico, pero adquiere un matiz de surrealismo cuando se usa la tapa con cubierta, incluida en la caja del S1. No se trata de una tapa magnética, de tal forma que no bloquea/desbloquea el equipo al cerrarse/abrirse, así que es necesario poner el teléfono en stand by de forma manual. Todo es risas y diversión hasta que te das cuenta de que ese botón está debajo del pliegue de la tapa. Es como poner una escalera que no lleva a ninguna parte. No sólo te ganaste una espantosa equis, Acer, también inauguraste la categoría del teléfono semiinteligente.

El botón de la vergüenza.

El botón de la vergüenza.

3. A riesgo de sonar delicado o demasiado exigente, el conector de carga, ubicado en la base del equipo, está de cabeza comparado con el resto de teléfonos Android en el mercado. El camino de los estándares ha sido largo y tortuoso. Muchos usuarios hemos padecido a los fabricantes que históricamente instalaban sistemas de carga exclusivos para sus equipos (recuerdan el “¿tienes cargador de Nokia?”), hasta que llegó el microUSB, un único cable para cargarlos a todos. También, si son observadores, los cables de carga tienen normalmente una marca en el costado superior para evitar tener que darle vuelta al cable. Esa clase de pequeños detalles son difíciles de alcanzar. Ignorarlos no sólo exhibe la inexperiencia de los diseñadores, también es una falta de respeto al usuario.

¿Por qué, Acer?

¿Por qué, Acer?

4. A pesar de contar con el emblema de DTS Sound, el altavoz incorporado en el equipo dista mucho de ser una experiencia Premium. Sólo con audífonos puede experimentarse un cambio entre el modo normal de reproducción de audio y el DTS. Es terrible que te engañen de esa manera.

 

Balance

El S1 es un smartphone con prestaciones y desempeño de media tabla, con pocos rasgos que lo hagan destacar entre sus competidores. La etiqueta de 7,999 suena un poco excesiva cuando se ponen en la balanza los pros y contras. Como primer experimento, Acer tiene varios aciertos, pero el valor que generan no contrarresta lo grave de sus errores. El S1 está condenado al olvido.

 

Especificaciones técnicas:

• Peso: 195 gramos
• Dimensiones: 163 x 83 x 9.6 mm
• Procesador: Mediatek de cuatro núcleos a 1.5 GHz
• Memoria RAM de 1 GB
• Memoria interna de 8 GB y ranura de expansión microSD de hasta 32 GB
• Cámara de 8 megapixeles con flash LED
• Grabación de video en Full HD (1080p)
• Pantalla de 5.7 pulgadas
• Bluetooth 4.0
• Google Android 4.3 (Jelly Bean)
• Compatibilidad con redes GSM y 3G
• Disponible en negro, rojo y plata

a_03a_0a_02acer_2acer_1

 

 

Siguientes artículos

Qué significa Apple Pay para eBay y los pagos móviles
Por

A pesar de lo que pudiera pensarse, el éxito del sistema de pago sin contacto de Apple podría, más que robar participaci...