Tuvimos que esperar algunos meses para probar los audífonos inalámbricos que Tim Cook y compañía presentaron junto con el iPhone 7 el pasado septiembre. Y el balance es positivo.

2016 fue el año en el que nos liberamos un poco más de los cables de los audífonos. La confiabilidad de la conexión inalámbrica y una tendencia a eliminar el jack de 3.5 mm de algunos smartphones ayudaron a dar el paso. Y, aunque Apple no fue el primer fabricante en eliminar la entrada en su teléfono (antes lo hicieron HTC y Moto), sí fue el que más revuelo provocó.

El mismo día que Tim Cook y compañía presentaron al mundo el iPhone 7, también mostraron un par de audífonos inalámbricos capaces de conectarse a todos los dispositivos de Apple en un segundo. Y los AirPods cumplen con esa promesa.

Los AirPods responden a dos tendencias en aumento: La primera es la carrera por los asistentes virtuales, que se ha extendido de los teléfonos inteligentes (Siri y Google Assistant) a las computadoras (Cortana) e incluso a nuevas líneas de aparatos, como las bocinas Echo de Amazon y Google Home (con sus asistentes Alexa y Google Assistant, respectivamente). Las compañías han descubierto que los comandos de voz son una forma simple y eficiente de interacción con nuestros aparatos inteligentes, y los AirPods son el primer intento de Apple de darnos una conexión permanente y personalizada a Siri.

PUBLICIDAD

Así, esta nueva generación de dispositivos está pensada no sólo como manos libres al hacer una llamada o como audífonos para escuchar música o ver una película, la idea es que sea tu acompañante permanente, que no tengas que quitártelos nunca.

La segunda tendencia es la que señala Ben Bajarin, analista de Creative Strategies: “Mientras que los iPads y iPhones continúan creciendo en tamaño, el Apple Watch y los AirPods empujan los límites de la miniaturización”. Para Bajarin, el hecho de colocar sensores, procesadores baterías y más en un objeto fabricado a escala es algo “increíblemente importante para el futuro, y tanto el Apple Watch como los AirPods son logros de ingeniería clave” sobre los cuales Apple desarrollará sus productos en el futuro.

¿Cuán afortunado es el resultado? Los probamos para ustedes.

 

Diseño y acabados

En cuanto a materiales y diseño, Los AirPods son prácticamente idénticos a los EarPods —el modelo clásico con cable—, sólo que en esta ocasión cada audífono cuenta con su propio micrófono, acelerómetro, batería, sensor infrarrojo y procesador, de forma que puedan usarse ambos a la vez o uno solo.

Con respecto al ajuste, Apple no ofrece ningún tipo de adaptador para oídos de distintos tamaños, pero parece haber encontrado un punto medio y al menos en nuestra experiencia, el ajuste resulta más que aceptable. Aun así, es un hecho que éste es un caso que no aplicará para todos, así que recomendamos probarlos en una Apple Store antes de comprarlos.

El estuche es una idea bien resuelta. No sólo ofrece casi el quíntuple de la carga normal de cinco horas de los audífonos, sino que su diseño compacto permite cuidar los audífonos y algo aún más importante: tenerlos presentes, lo que podría ayudar a evitar perder uno.

 

Experiencia de uso

Empecemos diciendo que la idea no es de Apple. Antes de que los AirPods salieran al mercado ya había una oferta más o menos amplia: El Hint+ de Motorola, los Elite Sport de Jabra o los Icon X de Samsung tienen una función similar: Acompañarte todo el tiempo y servir de vínculo entre el usuario y el teléfono.

Apple aprendió un poco de los errores ajenos.

Dentro del ecosistema de Apple, la vinculación de los AirPods se hace casi por arte de magia. Al abrir el estuche, el iPhone los reconoce automáticamente y con un tap en pantalla están conectados y listos para usarse. Una vez vinculados con el teléfono, se vinculan automáticamente con el Apple Watch y aparecen en la lista de dispositivos disponibles en el menú Bluetooth de la Mac y el iPad.

Vincular los AirPods a tus iDevices toma NADA de tiempo. #AirPods #osom

A video posted by Carlos Morales (@spacemono) on

Si eso no parece suficientemente bueno, en el caso del iPhone y el Apple Watch, los audífonos saben qué dispositivo estás usando y reproducen el sonido del aparato que estés ocupando en el momento, permitiéndote alternar entre ellos.

Desde la perspectiva del desempeño, hay pocas cosas objetables, entre ellas que no hay una manera de hacer que pase por ellos el ruido exterior y, en caso de que quieras escuchar lo que pasa a tu alrededor, tendrás que quitártelos, algo que nos pareció raro porque después de unos minutos con ellos simplemente te olvidas de que los traes puestos.

Además del uso obvio de escuchar música —y en este departamento suenan notablemente mejor que los EarPods genéricos incluidos con el iPhone— los AirPods te dan acceso a Siri con sólo hacer un doble tap con el dedo sobre alguno de ellos, pero la experiencia resulta un tanto frustrante. Irónicamente, el principal límite de los AirPods lo impone Apple. Es cierto que estos audífonos te dan acceso a Siri, pero hay muy poca integración entre ésta y las apps de terceros, así que si quieres pedir a Siri que toque a cierto artista o adelante un track en Spotify te toparás con pared.

Creemos que aún hay algunas cosas sobre la integración de los AirPods con el teléfono que podrían resolverse en el futuro. Por ejemplo, buena parte de los audífonos Bluetooth cuentan con alguna forma de control del volumen, la reproducción musical y el manejo de llamadas (botones, touchpad, gestos), lo que en cierta forma los hace independientes del teléfono. En el caso de los AirPods, el eje sigue siendo el iPhone (o el Apple Watch), y los audífonos se mantienen como un satélite.

 

Batería

Aunque el par de audífonos tiene una autonomía de aproximadamente 5 horas, el estuche cargador te da hasta 24 horas de carga. El estuche se recarga a través de un puerto lightning, el mismo del iPhone así que no necesitas un cable adicional (aunque ya va siendo hora de que Apple migre al USB-C).

 

Precio

Es cierto que su precio de 3,599 pesos podría parecer elevado, pero es similar al de los Gear Icon X de Samsung (que rondan los 3,600) y es incluso menor que el del Hint+ de Moto (99 dólares por un solo auricular) o los Elite Sport de Jabra (249 dólares), y la integración con el ecosistema de Apple no tiene comparación.

 

Balance

Desde la perspectiva del hardware, la primera generación de los AirPods está a la altura del resto de la oferta de Apple: es confiable, su diseño es limpio y el rendimiento es excepcional.

En general, nuestro balance de estos audífonos es positivo, sólo nos gustaría que fuera posible hacer más cosas con Siri a través de los comandos de voz, pero eso es algo que afecta a todo el ecosistema de Apple y que la empresa tendrá que resolver en el futuro.

 

Más imágenes

 

 

Siguientes artículos

¿Tienes menos de 30 años?, no podrás retirarte antes de los 70
Por

Los millennials deben alistarse a trabajar (casi) por el resto de su vida, quizá sea por eso que esta generación busca l...